27 feb. 2015

huevos rellenos de salmón fresco


Preparar huevos rellenos no tiene ningún secreto, en general son un plato sencillo, rápido y económico. Ahora lo complicado es elegir los ingredientes del relleno y la salsa con la que acompañarlos, en casa esto de la salsa es sencillo, mahonesa para el verano y besamel para el resto del año. El ingrediente elegido hoy, el salmón.



ingredientes
4 huevos grandes cocidos
100 g de salmón fresco cocinado
1-2 pepinillos en vinagre
un trozo de cebolleta picada
alcaparras (si os gustan)
salsa mahonesa
salsa besamel clarita










elaboración

El salmón lo podemos cocinar de la manera que más nos guste, cocido, al vapor... una vez hecho lo desmigamos, retirando la piel y las espinas.
Pelamos los huevos, los partimos por la mitad a lo largo, retiramos las yemas, las aplastamos con un tenedor (reservamos dos mitades) y las mezclamos con el salmón, la cebolleta muy picada, el pepinillo muy picado, las alcaparras si quieres ponerlas y unas cucharadas de salsa mahonesa.
Rellenamos con esta preparación las mitades de los huevos y los cubrimos con una salsa besamel clarita. Y para terminar el plato rallamos la yemas de huevo que hemos reservado. En lugar de la besamel los podemos comer con más salsa mahonesa.

Para hacer la besamel he usado 15 g de mantequilla, misma cantidad de harina y unos 225 g de leche.







24 feb. 2015

dip de mejillones y queso


Receta simple donde las haya, en la que tan sólo hay que mezclar ingredientes, por lo que en menos de dos minutos hacemos un aperitivo genial para servir junto a todo aquello que sea untable o mojable: unas patatas fritas, galletas saladas, panes variados, picos, tostadas...
Este dip tiene como base el queso crema adicionado con mejillones en escabeche, los cuales podemos sustituir por berberechos, jureles, sardinillas o filetes de caballa en escabeche.


ingredientes
200 g de queso de untar
1 lata de mejillones en escabeche, 115 g
un poco de pimienta negra molida
1 cucharada de AOVE














elaboración
Ponemos en el vaso de la batidora los mejillones escurridos, la mitad del queso crema y dos o tres cucharadas del escabeche. Lo batimos todo hasta que quede como una crema. A continuación lo mezclamos con el resto del queso y el aceite. Probamos de sal por si hace falta añadir, damos un toque de pimienta y colocamos en cuencos para servir.









23 feb. 2015

bollos rellenos de dulce de manzana y queso


Hoy el día ha cundido mucho y el madrugón ha tenido su recompensa, y no es otra que estos panes de leche con los que alegrar la merienda de esta tarde y el desayuno de mañana si hay suerte y llegan. Por supuesto se pueden hacer sin rellenar y una vez hechos abrir el pan y poner lo que más nos guste.


ingredientes
500 g de harina de fuerza
10 g de sal
40 g de azúcar
20 g de miel
1 huevo tamaño "L"
25 g de leche en polvo
250 ml de leche entera
50 g de mantequilla sin sal a Tª ambiente
25 g de levadura fresca
1 huevo batido para pintar los bollos


para el relleno
dulce de manzana
queso brie







elaboración

Vertemos la leche en la cubeta de la panificadora, a la que añadimos, el huevo ligeramente batido, el azúcar, la miel, la leche en polvo y la sal, por último añadimos la harina y la levadura desmigada. Ponemos en marcha la máquina en el programa de amasado, en la mía es el número 7 y dura 15 minutos.
Cuando se hayan mezclado todos los ingredientes incorporamos poco a poco los trozos de mantequilla y dejamos que termine el programa. Una vez que termine programamos de nuevo el mismo programa durante otros 15 minutos más. La masa quedará lisa y elástica.




Si amasamos a mano, ponemos todos los ingredientes dentro de un bol y vamos añadiendo poco a poco la leche. Una vez que la masa haya absorbido toda la leche la dejamos reposar bien tapada unos 5 minutos. Después de este pequeño descanso la sacamos del bol y comenzamos a amasarla, para ello golpeamos ligeramente la masa sobre la mesa de trabajo, la estiramos y la doblamos sobre sí misma. Repetimos estos movimientos hasta que la masa se vaya despegando de la mesa. Y si alternamos este amasado con reposos de unos 8-10 minutos, con la masa bien tapada, el trabajo de amasado se simplifica. La masa quedará lisa y elástica.





Una vez hecha la masa formamos una bola y la ponemos dentro de un bol ligeramente engrasado, lo cubrimos con film transparente y dejamos reposar hasta que duplique su tamaño, el tiempo dependerá de la temperatura ambiente.
Cuando haya levado ponemos de nuevo la masa encima de la mesa de trabajo, la dividimos en porciones de 80 g, las voleamos y dejamos reposar unos minutos bien tapadas.

A continuación aplastamos un poco cada porción, colocamos en el centro una cucharadita de dulce de manzana y un trozo de queso (en mi caso brie), cerramos los bordes del pan de fuera hacia dentro hasta cubrir el relleno y sellamos bien. Ponemos la parte fea del panecillo hacia abajo y lo voleamos un poco.
A medida que formamos los bollitos los colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear dejando espacio entre ellos. Los pincelamos con huevo batido y los dejamos reposar en un lugar cálido hasta que casi hayan doblado su volumen. Vamos precalentando el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo.




Una vez que hayan levado, los pincelamos de nuevo con huevo batido y los metemos en el horno, bajamos la temperatura de este a 180 ºC y los dejamos cocer durante 12-15 minutos. Comprobamos que están cocidos y los sacamos a una rejilla para que se enfríen.

Si no los vamos a consumir en el día los congelamos individualmente bien envueltos con film transparente. También los podemos rellenar de crema de chocolate, mermelada, manzana y pasas...

Fuente: receta bollos rellenos de manzana y arándanos del blog El cocinicas

21 feb. 2015

bizcocho esponjoso con nueces


Un buen bizcocho para desayunar o acompañar el café de la tarde, sencillo de preparar y como dice su nombre queda muy esponjoso. Esta vez le he añadido nueces, pero las podéis quitar si queréis restar calorías.

ingredientes
4 huevos tamaño "L"
150-165 g de azúcar glas
150 g de harina
15 g de harina de maíz refinada
2 cucharaditas y media de levadura química
50 g de nueces muy picaditas
80 ml de leche o agua bien caliente
10 g de mantequilla
mantequilla para el molde
harina para el molde
azúcar glass para decorar






elaboración

Precalentamos el horno a 180 ºC y engrasamos con mantequilla un molde de 22-24 cm de diámetro, lo espolvoreamos con harina y para quitar el sobrante lo ponemos boca abajo. Lo guardamos en la nevera mientras preparamos la mezcla.




Mezclamos las harinas con la levadura y lo tamizamos tres veces, reservamos.
En un bol cascamos los huevos, pesados son unos 245 g sin cáscara, y con la ayuda de unas varillas eléctricas los batimos hasta que queden espesos y espumosos. Añadimos el azúcar poco a poco, una cucharada cada vez, batiendo hasta que esté bien disuelto entre cucharada y cucharada. Batimos por lo menos durante 10 minutos, esto ayudará a airear adecuadamente la masa, por lo que es importante dar volumen a la mezcla de huevos y azúcar.





A continuación tamizamos de nuevo la mezcla de harinas y levadura, sería la cuarta vez, sobre la mezcla anterior y con una cuchara de madera o espátula la incorporamos con suavidad y con movimientos envolventes hasta tener una masa homogénea. Añadimos las nueces bien troceadas para que no vayan al fondo, echamos por un lateral del bol la leche y la mantequilla mezcladas y las incorporamos. Vertemos esta masa en el molde preparado y lo horneamos durante 40-45 minutos. Antes de sacarlo comprobamos que está cocido, será elástico al tacto y se habrá separado ligeramente del lateral del molde.

En cuanto esté listo lo desmoldamos sobre una rejilla cubierta con papel de hornear y lo volvemos del derecho para enfriar retirando el papel.




Desmoldarlo en cuanto esté listo o el calor del molde seguirá cociéndolo formando una corteza demasiado crujiente.
Presentamos espolvoreado con azúcar glass. También lo podemos rellenar.




18 feb. 2015

pastel de patata, beicon, jamón y queso



Un pastel de patata que podemos servir con una ensalada verde o como guarnición de carne.
Si queremos dar a este pastel un toque dulce, ponemos en el fondo del molde, antes de forrarlo con el beicon, una capa de caramelo líquido. El resultado es delicioso.
Y si queremos convertirlo en una quiché forramos un molde de tarta con masa quebrada u hojaldre y continuamos con la receta.
También podemos eliminar las patatas y poner pan, ya sea de molde o utilizando pan que nos haya quedado del día anterior. Al igual que el jamón, que lo podemos sustituir por cualquier otro tipo de embutido loncheado, por carne, por pescado o por verdura que tengamos en la nevera, todo ello cortado en trocitos pequeños.


ingredientes
1 paquete de beicon
4-6 lonchas grandes de jamón cocido
6-8 patatas medianas cocidas (800 g)
queso rallado o queso en lonchas
3 huevos grandes
200 ml de nata
50 ml de leche
sal y pimienta










elaboración
Precalentamos el horno a 190-200 ºC. Ponemos a cocer las patatas con su piel en agua con sal durante 10-15 minutos, a fuego suave para que no revienten. No estarán muy cocidas pero en el horno terminarán de hacerse, quitamos el agua y las dejamos templar bien tapadas en la misma cazuela donde las hemos cocido.




Mientras, cascamos los huevos en un bol, los batimos ligeramente y los mezclamos con la nata y la leche. Salpimentamos y reservamos.
Embadurnamos un molde con mantequilla (yo he elegido uno de 26 cm de diámetro, pero se puede hacer también en uno tipo plumcake) y lo tapizamos con las lonchas de beicon.





Una vez que podemos manipular las patatas, las pelamos y cortamos en láminas del grosor de una moneda. Colocamos en el fondo del molde una primera capa de patata (tapando bien los huecos), una segunda capa de queso rallado o en lonchas y una tercera de jamón cocido. A continuación formamos otra capa de patatas, queso y jamón para terminar con una capa de patatas. 




A continuación vertemos la mezcla de huevos, nata y leche y movemos el molde para que el líquido penetre bien hasta el fondo del pastel. Espolvoreamos con queso rallado y metemos en el horno 
precalentado, calor arriba y abajo, colocándolo en la zona media durante 25-30 minutos o hasta que el pastel se cuaje y se dore ligeramente la superficie. Si el molde es largo y estrecho tardará más tiempo.
Ya fuera del horno dejamos que repose y pierda un poco de calor y una vez templado, desmoldamos y servimos.



16 feb. 2015

lasaña o canelones de calabaza rellenos de carne


De nuevo la calabaza se cuela en el blog, esta vez haciendo las veces de pasta, que es una manera estupenda de comer verdura, podemos hacer lasaña, por eso de las capas, o canelonesen el blog ya hay unas cuantas recetas en las que utilizo la verdura cortada en láminas para este fin, las hay de calabacín, de berenjena, de pencas de acelga y hoy le toca a la calabaza. El relleno de hoy es de carne picada con verdura, una boloñesa hecha a mi manera y con la que podemos preparar además pizzas, pasta, o rellenar pimientos, berenjenas, calabacines... Pero rellenos hay muchos, bonito, morcilla, jamón y queso, carne cocida con tomate... así que no hay que repetir siempre el mismo. 


ingredientes
un trozo de calabaza
1 cebolla pequeña
1 pimiento verde
pimiento rojo
1 puerro
1 zanahoria
1 diente de ajo
250 gr de carne picada
salsa de tomate

queso en lonchas
queso rallado
salsa besamel
orégano

sal y aceite




elaboración

Con ayuda de una mandolina cortamos la calabaza en láminas ni demasiado delgadas, para que las podamos manipular bien después de pasarlas por la plancha, ni demasiado gruesas.
Una vez que tengamos la calabaza laminada, igualamos los trozos, haciendo rectángulos, los salpimentamos y los pasamos por la plancha unos minutos, vuelta y vuelta para quitarles la crudeza. Reservamos.

Para hacer el relleno, en una sartén con un poco de aceite, ponemos a pochar a fuego suave la cebolla, el puerro, el pimiento, el diente de ajo y la zanahoria todo bien picadito, sazonamos y lo dejamos hacer por lo menos 20-30 minutos, hasta que las verduras cojan un ligero color. Cuando tengamos la verdura pochada, añadimos la carne picada salpimentada y dejamos que se rehogue bien mezclándola con las verduras. Lo escurrimos todo para quitar la grasa y de nuevo en la sartén añadimos la salsa de tomate y el orégano, lo cocinamos unos 5 minutos para que se mezclen los sabores y ya tenemos listo nuestro relleno.


Para hacer la besamel, derretimos 35 g de mantequilla a fuego suave, añadimos 35 g de harina que rehogamos durante unos minutos, para que pierda su sabor a crudo, pero sin dejar que tome color. A continuación vamos echando poco a poco medio litro de leche caliente sin dejar de remover, sazonamos y la cocemos hasta que espese.




Para montar la lasaña, en una fuente para horno ponemos una capa de besamel y encima las láminas de calabaza, las cubrimos con parte del relleno, un poco de besamel, queso y de nuevo lámina de calabaza, capa relleno, besamel, queso... Terminamos con una capa de calabaza y lo cubrimos con salsa besamel. Añadimos un poco de queso rallado y metemos la fuente al horno a 200 ºC durante 15 minutos o hasta que el queso esté doradito.



Si en lugar de lasaña hacemos canelones, colocamos una cucharada de relleno sobre cada lámina, enrollamos y una vez formados los rollitos, los ponemos en una fuente para el horno ligeramente engrasada, los cubrimos con besamel, espolvoreamos por encima queso rallado y los gratinamos a 200 ºC hasta que el queso tome color.




12 feb. 2015

txoripanes


Hoy es jueves gordo, día de pan y chorizo, y para no olvidar esta tradición aquí os dejo estos panes rellenos de chorizo, conocidos también como bollos preñaos, esta vez hechos con una masa de pan enriquecida con leche, son puro vicio de lo ricos que quedan.



pan sin rellenar
ingredientes
500 g de harina de fuerza
180 g de leche tibia
100 g de mantequilla blanda
1 huevo tamaño "L"
25 g de levadura de panadero
1 cucharada de postre de sal
leche para pintar
chorizo, en mi caso casero










elaboración
Para preparar estos panes ponemos en un bol la sal y la harina, por encima repartimos la mantequilla troceada, hacemos un agujero en el centro y en él ponemos el huevo batido y la leche con la levadura disuelta. Mezclamos todo hasta formar una masa, si nos queda seca añadimos un poco más de leche a poquitos (no todas las harinas absorben lo mismo). Pasamos la masa a una superficie ligeramente enharinada y seguimos amasando hasta tener una masa bien lisa y elástica. La damos forma de bola y la colocamos en un bol ligeramente engrasado, lo cubrimos con un film transparente y dejamos reposar hasta que doble su volumen. En un lugar cálido tardará alrededor de una hora.





Una vez que haya levado la masa, la volcamos en la mesa de trabajo, la aplastamos un poco con los nudillos para desgasificarla y la dividimos en partes iguales de unos 80 g cada una. Voleamos cada porción sin apretar demasiado y las dejamos reposar bien tapadas durante 5 minutos.
A continuación aplastamos un poco 
cada porción, colocamos en el centro un trozo de chorizo, cerramos los bordes del pan de fuera hacia dentro hasta cubrirlo y sellamos bien. Ponemos la parte fea del panecillo hacia abajo y lo voleamos un poco.






A medida que formamos los bollos los colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear, dejando espacio entre ellos. Los pincelamos con leche y los dejamos reposar en un lugar cálido, bien tapados, hasta que casi hayan doblado su volumen. Vamos precalentando el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo.
Una vez que tenemos los panecillos levados los pincelamos de nuevo con un poco de leche y los metemos en el horno, bajamos la temperatura a 180 ºC y los cocemos durante unos 15-20 minutos o hasta que estén doraditos. Los sacamos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla.




Fuente: 
La cocina de Puri Pastor



11 feb. 2015

lomo de orza con tomate


Un plato bien sencillo y rico de verdad, que en casa siempre se ha acompañado de huevos escalfados en el mismo tomate y con el que si hay suerte y sobra lomo se pueden preparar unos estupendos bocatas, para la cena o merienda.

Un plato que se hace con lomo de cerdo conservado en una mezcla de manteca y aceite, pero antes hay que pasar el lomo entero por salmuera durante 24 horas, después se cuelga para su curación al humo y al frío durante 8-10 días, e
l lomo queda curado por fuera pero por dentro aún está blandito. 
Luego se parte en filetes como de un dedo de grosor, se fríen en aceite y se van colocando de manera ordenada en un recipiente de barro, orza, o de cristal, recubriéndolo con una mezcla de aceite frito y manteca, para que se conserve durante tiempo. De esta manera se han conservado siempre los lomos del cerdo tras la matanza.



ingredientes
4-8 lonchas de lomo de orza
salsa de tomate
4 huevos

elaboración

Hacemos la salsa de tomate y una vez triturado cubrimos sin miedo el fondo de una cazuela amplia. Escurrimos bien los trozos de lomo del aceite y como ya están fritos los colocamos directamente sobre la salsa. Dejamos cocer todo a fuego lento unos 10-15 minutos y en el momento de servir escalfamos los huevos. Para ello los cascamos en una tacita de uno en uno y los colocamos en la salsa de tomate con cuidado para que no se rompan ni se junten mucho. Los dejamos cuajar, la yema tiene que quedar blandita. 
En lugar de escalfar los huevos podemos poner también huevos cocidos. De lo que no hay que olvidarse es de tener pan suficiente para mojar.









9 feb. 2015

salsa con berenjena


Esta es una salsa con la que preparar albóndigas, lengua rebozada, pasta, pimientos rellenos... y si la dejamos un poco más espesa nos sirve para napar canelones, pechugas, berenjenas rellenas, pimientos, huevos rellenos... a modo de besamel, una besamel de berenjena.



ingredientes
125 g de cebolla
200 g de berenjena
pimiento rojo asado o piquillos al gusto
200 ml de nata para cocinar
caldo si es necesario













elaboración
Pelamos la cebolla y el ajo, lo picamos todo y ponemos a sofreír en una cazuela o sartén con un poco de aceite, cuando esté tierna añadimos la berenjena pelada cortada en trozos. Cuando la verdura esté pochada, incorporamos los pimientos del piquillo o los pimientos rojos asados, también troceados. Salpimentamos y rehogamos todo durante unos minutos más. A continuación añadimos la nata y mantenemos a fuego lento hasta que coja cuerpo. Si vemos que espesa demasiado añadimos caldo poco a poco. 
También podemos hacer la salsa suprimiendo la nata y poniendo sólo caldo, en este caso añadimos unos dos cazos de caldo.
Una vez que la salsa esté a nuestro gusto la trituramos y la ponemos en la cazuela donde tenemos en espera lo que vayamos a preparar: albóndigas, carne, pimientos rellenos, pasta... y para que los sabores se mezclen dejamos cocinar todo junto durante unos minutos más.
Y si sustituimos la berenjena por calabacín tenemos... salsa con calabacín.


lengua de ternera rebozada con salsa de berenjena

7 feb. 2015

leche frita de calabaza



La leche frita, es un postre muy casero conocido también como tostadas de crema o crema frita, que se hace a partir de una crema pastelera, algo más espesa de lo normal, y que es muy típico en todo el periodo carnavalesco junto con las tostadas de pan. Y como últimamente el color naranja predomina en mi cocina, ya que utilizo mucha calabaza, hoy también se la he añadido a esta crema, así le damos un toque diferente y puedo gastar calabazas como esas de la foto sin darnos cuenta.




Para dar otro cambio a esta crema y pasarla de dulce a salada y así tener en lugar de un postre un aperitivo añadimos un poco de queso y os quedan estas tostadas de calabaza y queso camembert.



ingredientes
500 ml de leche entera
1 huevo tamaño "L"
3 yemas de huevo

75-100 g de azúcar
150 g de puré de calabaza cocida
60 g de harina de maíz refinada
un trozo de canela en rama
un trozo de piel de limón
harina y huevo batido para rebozar
aceite para freír
azúcar y canela en polvo para adornar








elaboración
Disolvemos la maizena en una cuarta parte de la leche fría. En un cazo 
calentamos el resto de la leche con la canela y la piel de limón hasta que rompa a hervir. Mientras, batimos el huevo entero con las yemas y el azúcar, añadimos a esta mezcla el puré de calabaza y la leche con la harina, mezclándolo todo bien de forma que no quede ningún grumo. Cuando lo hayamos mezclado añadimos poco a poco la leche cocida pasándola por un colador fino, donde quedará la canela y la piel de limón, removiendo sin parar hasta mezclarlo todo. La leche tiene que estar caliente pero no hirviendo, ya que las albúminas del huevo cuajarían.
Volvemos a poner la mezcla en un cazo y la cocemos a fuego suave, sin dejar de remover, hasta que la crema espese y con cuidado de que no hierva en ningún momento, para evitar que se corte.
 Retiramos la crema del fuego y del cazo para enfriarla cuanto antes. La extendemos en una fuente plana, formando una capa de por lo menos un par de centímetros, y la dejamos enfriar.




Una vez fría, cortamos la masa en cuadrados o rectángulos y los pasamos por harina y huevo batido. Los freímos en aceite de oliva suave a fuego medio y los dejamos escurrir sobre papel de cocina.
Las tostadas de crema las servimos embadurnadas con el azúcar y la canela mezcladas. Y si en lugar de tostadas queréis hacer crema pastelera con calabaza en el enlace tenéis como hacerla.






6 feb. 2015

pan de mantequilla tostada


Un pan sin apenas corteza y muy blandito. Es muy sencillo de preparar y con el que se consiguen unos bocadillos riquísimos para el desayuno, para la merienda o para que los niños se los lleven a la escuela para el almuerzo.

ingredientes
500 g de harina panificable
10 g de sal
280 ml de agua
15 g de levadura fresca
30 g de mantequilla
15 g de azúcar
10 g de leche en polvo












elaboración

Ponemos a fundir la mantequilla en un bol y la cocemos hasta que tenga un color dorado. La dejamos enfriar. Disolvemos la levadura en un poco de agua.
Amasamos en la panificadora todos los ingredientes a excepción de la levadura en el 
programa sólo amasado o, sin ningún problema, lo amasamos a mano. Cuando se haya formado una masa incorporamos la levadura y amasamos hasta obtener una masa firme, lisa y suave.
Una vez hecha la masa, la sacamos de la panificadora, formamos una bola y la dividimos en porciones de unos 85 g cada una para formar los panes redondos y de unos 125 g para formar las barritas. Les damos forma de bola sin apretarlas mucho y las dejamos reposar durante 30 minutos tapadas con un paño húmedo.





A continuación formamos los panes, para formar las barritas cogemos una de las bolas, la damos la vuelta y aplanamos un poco dando forma más o menos rectángular, la parte superior ancha la doblamos hacia el centro y presionamos un poco para que quede sellado. Ahora la parte inferior ancha la llevamos también al centro y apretamos de nuevo, y para terminar unimos ambos extremos, sellándolos bien. Hacemos rodar la pieza formada hacia delante y hacia atrás presionando un poco hacia abajo y estirándola hasta formar la barrita, si queremos una pieza con puntas finas presionamos más en los extremos. Dejamos reposar la pieza con el pliegue de unión hacia arriba sobre un trapo enharinado y tapada con otro trapo hasta que doble su volumen.
Para hacer las piezas redondas, cogemos una bola, la damos la vuelta, la aplanamos un poco hasta tener una torta gruesa y vamos doblando los extremos hacia dentro como si de un pañuelo de tratara. Colocamos el panecillo con la parte de los pliegues hacia abajo sobre el trapo enharinado y tapado hasta que doble su volumen. Así hasta formar todas las piezas.




Precalentamos el horno a 250 ºC y ponemos dentro una bandeja con agua para que se forme vapor.
Una vez que tenemos los panes levados, les damos la vuelta y los colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear dejando espacio entre ellos. Damos un corte a las barritas con una cuchilla o cuchillo afilado, los pulverizamos con agua y los horneamos a 220 ºC durante 16-18 minutos. Los sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Fuente: del libro Pan hecho en casa y con el sabor de siempre de Xavier Barriga

4 feb. 2015

lengua de ternera con pimientos


Con este plato alguno de vosotros torceréis el gesto, al ver que se trata de lengua, pero os animo a que la probéis, es una carne muy rica y jugosa que los niños comen muy bien si no les influimos con prejuicios y que además admite muchas maneras de cocinarla.


ingredientes
(para dos personas)
6 filetes de lengua de ternera cocidos
huevo y harina para rebozar
1/2 cebolla
50 g de pimiento verde
1-2 dientes de ajo
perejil fresco picado
un chorrito de vino blanco
150 g de pimientos rojos asados
caldo de los pimientos
aceite y sal







elaboración
Pasamos por harina y por huevo batido (en este orden) los filetes de lengua, los freímos en aceite caliente y reservamos. En este enlace podeís ver cómo cocer la lengua.
Picamos al gusto la cebolla, el ajo y el pimiento verde. Ponemos todo ello en una sartén o cazuela con un poco de aceite, sazonamos y mantenemos a fuego suave hasta que todo este bien pochado. Una vez que la verdura está lista vertemos el vino blanco, dejamos que se evapore el alcohol a fuego vivo y añadimos los pimientos rojos asados cortados en tiras junto con un poco de su caldo, dejamos cocer el conjunto a fuego suave unos 10 minutos, espolvoreamos perejil picado y si es necesario ponemos mas líquido. Incorporamos los filetes de lengua y lo dejamos a fuego suave otros 10-12 minutos dándoles vuelta.