10 jun. 2014

tartaletas de masa quebrada sin molde


En alguna ocasión queremos hacer tartaletas o quichés individuales y no tenemos moldes adecuados o suficientes, pero eso no es escusa para no poder hacerlos, ya que vasos y tazas de varios tamaños todos tenemos en casa, al igual que papel de aluminio, más fácil no puede ser.

necesitamos
un vaso o una taza 
papel de alumino
masa quebrada
legumbres secas

elaboración 
Según el tamaño de la tartaleta que queramos hacer elegimos un vaso, taza... y lo cubrimos con un trozo de papel de alumino, pegándolo bien a la superficie para que mantenga la forma.





A continuación estiramos la masa quebrada y cortamos discos mayores al tamaño del vaso o taza, lo calculamos según lo altas que queramos hacer las tartaletas. Pinchamos estos discos con un tenedor por la cara que hará de interior y los colocamos encima del papel con el que hemos cubierto el vaso o taza, pegándolo bien para que coja la forma. 
El siguiente paso es cubrir la masa quebrada de nuevo con papel de aluminio, apretándolo bien.




Para acabar, desmoldamos con cuidado y repetimos la operación tantas veces como tartaletas queramos. Una vez hecho esto los dejamos en la nevera durante 15-20 minutos. Ahora ya solo queda cocerlos en blanco, que no es otra cosa que hornearlos vacíos. Las sacamos de la nevera, colocamos legumbres secas en su interior y las cocemos en el horno precalentado a 180 ºC unos 15-20 minutos. Después retiramos las legumbres y el papel y las cocemos otros 5-10 minutos más. Si vemos que el fondo queda algo crudo las damos la vuelta y las cocemos otros 5 minutos. Se dejan enfriar sobre una rejilla y ya las tenemos listas para rellenar o para congelar.



No hay comentarios: