15 abr. 2012

flan de cardo en salsa de almendras


En la entrada del flan de borraja, os comenté que también podíamos hacerla con cardo, y aunque la temporada de este ya se ha terminado, la voy a poner ahora que sino la lista de pendientes por editar no baja.
El flan se hace de la misma manera que el de borraja, cambiando de verdura claro está. 
Y tanto uno como otro se pueden acompañar bien con salsa de almendras bien con salsa de anchoas.
En este caso con la salsa de almendras repito presentación en moldes individuales, que dan bastante juego, espero que os guste, on egin!!!


ingredientes
500 gr de cardo cocido
4 huevos
125 gr de queso parmesano rallado
1 cucharada de harina
sal y pimienta
aceite
salsa de almendras






elaboración
Precalentamos el horno a 180 ºC.
Una vez cocido el cardo lo escurrimos y lo salteamos en un poco de aceite. Con ayuda de una batidora trituramos el cardo junto con la harina, a mí me gusta encontrar cachitos, por lo que no hay que hacerlo demasiado puré. Dejarlo enfriar un poco antes de añadirlo al huevo, pues sino este empezará a cuajar y la mezcla no será homogénea.
Separamos las claras de las yemas y las montamos a punto de nieve. Colocamos las yemas en un bol, las batimos, añadimos el queso, el cardo y salpimentamos. A todo esto añadimos las claras montadas y mezclamos todo con suavidad, con movimientos envolventes.




Engrasamos un molde o 6 flaneras individuales con un poco de aceite y espolvoreamos con un poco de harina, eliminando el exceso. Repartimos la preparación en ellos, no llenándolos del todo, tenemos que dejar un dedo como mínimo para que la mezcla suba y no se nos derrame de los moldes.

Introducimos las flaneras en un recipiente con agua y las metemos al horno unos 30 minutos, (este tiempo es para estos moldes), antes de sacarlos comprobamos que están cuajados pinchando con un palillo o varilla, esta nos tiene que salir limpio. Sacamos las flaneras del horno, las desmoldamos y servimos con la salsa calentita y unos langostinos en tempura. 




salsa de almendras


Una salsa que podemos usar 
tanto para pescado como para 
verduras tipo cardo, borraja, pencas de acelga…


ingredientes
1 cebolla
2 dientes de ajo
40 g de almendras
200 ml de nata líquida
caldo de verdura o pescado
aceite
sal y pimienta






elaboración
Machacamos las almendras una vez peladas en el mortero.
En una sartén calentamos un poco de aceite y sofreímos la cebolla junto con el ajo, todo bien picadito, hasta que empiecen a dorarse. Momento que añadimos las almendras, la nata y un poco de caldo (según hagamos esta salsa para verdura o para pescado usar uno u otro). Lo salpimentamos y dejamos cocer unos minutos. Si nos ha espesado mucho añadimos más líquido, y ya está lista para agregar bien el pescado o la verdura.
También podemos sustituir las almendras por piñones, aunque estos no hay que machacarlos.


12 abr. 2012

merluza rebozada con pimientos


Es un pescado de carne blanca, de sabor suave y rico, sin apenas grasas y que aporta gran cantidad de proteinas, minerales y vitaminas. Es el pescado de régimen por excelencia, claro está según como se prepare. Es un alimento muy sano, fácil de masticar y de digerir. Su carne es tan suave que suele ser del agrado de los más peques y de las personas que tienen el estomago delicado.
Se le retira muy bien las espinas, y si la compramos en lomos no encontraremos ni una. Por supuesto se puede usar pescadilla grande o merluza congelada.
Admite todo tipo de preparaciones, se puede asar entera en el horno, rebozar, freir, cocinar a la plancha, en salsa, al vapor, en albondigas



ingredientes
4 lomos de merluza,
  sin espinas ni pieles
1 huevo
harina
aceite
ajos
pimientos rojos asados
sal y azúcar







elaboración

Preparamos con antelación los pimientos, para ello asamos los pimientos y los pelamos o más facil aún, abrimos un bote.
Ponemos en una sartén un poco de aceite y unos tres dientes de ajo laminado a fuego suave, en cuanto el ajo esté pochado pero sin que llegue a tomar color añadimos los pimientos partidos en tiras, añadimos un poco de sal y azúcar, y dejamos hacer a fuego suave durante 5–8 minutos. Los reservamos.
Ahora vamos con la merluza, la limpiamos bien de espinas y pieles. Sazonamos los trozos y los aplastamos con la palma de la mano, con cuidado de no romperlos, ni partirlos, los pasamos por harina, a continuación por huevo batido y los vamos friendo en una sartén con aceite bien caliente pero sin que llegue a humear, primero por un lado y, al cabo de unos minutos, por el otro lado hasta que la merluza esté hecha. El fuego lo iremos regulando para que no se nos haga enseguida por fuera y nos quede cruda por dentro, pero con cuidado de que no se haga demasiado para que quede jugosa.




Para finalizar sólo queda presentar el plato, para ello colocamos en el centro de cada plato unos pocos pimientos y sobre ellos la merluza recien frita.



8 abr. 2012

hamburguesa crab cake



…que traducido al castellano viene a ser hamburguesa de carne de cangrejo, es un tipo de pastelito típico del estado de Maryland (Estados Unidos), se hacen de dos tipos, uno con relleno que ellos llaman Boardwalk crab cakes y que lo sirven como hamburguesa y otro sin relleno el Restaurant crab cake que lo sirven en plato o en un sandwich abierto.
Normalmente usan carne de cangrejo azul y suelen ir acompañados de alguna salsa tipo tártara, remoulade e incluso ketchup, y su tamaño también varia desde un tamaño tipo cookie hasta una verdadera hamburguesa.
Como no tenía cangrejo azul, he optado por una versión un poco más modesta y he usado palitos de cangrejo.
Y por cierto si en casa les parece una comida rara y empiezan a hacer ascos, no hay más que recordarles a uno de los cocineros más famosos de la tele, Bob Esponja y sus “Burguer Cangre Burguer”, con las cuales voy a participar en el concurso que organiza el blog Mi cocinita de juguete. Al frente del cual está Tytania, y en el que nos muestra siempre unas recetas deliciosas, asi que no dejar de visitarla. Para concursar Tytania nos pide hacer una hamburguesa original, diferente... que puede ser de lo que cada uno quiera de carne, verdura, pescado... Al menos esta de txaka en casa ha sido una gran novedad y así le vamos dando alguna salida más a los palitos de cangrejo que normalmente sólo los usaba para ensaladas, sandwiches y cremas. Espero que os guste.



ingrediente
para los crab cake
250 gr palitos de cangrejo
2 cucharadas de mahonesa
3 cucharaditas de cebolla picadita
perejil picado
un diente de ajo pequeño
3 cucharadas de miga de pan del día anterior o pan de molde
1 huevo


para la hamburguesa
4 crab cake
4 panecillos de hamburguesa
lechuga
huevo duro
2 lonchitas de jamón cocido
4 lonchas de queso
salsa de tomate o 4 lonchas de tomate


elaboración
Para los pastelitos, ponemos en un bol los palitos de cangrejo bien desmenuzados, nos podemos ayudar de un tenedor, añadimos la mahonesa, el perejil, la cebolla, las migas de pan y el huevo batido y removemos bien para que todos estos ingredientes se mezclen. Dejamos reposar un poco esta masa en la nevera. La dividimos en cuatro porciones, y con cada una formamos una bola que pasamos por harina, la aplastamos dando forma de hamburguesa y las vamos friendo en una sartén con aceite a fuego moderado hasta que estén doraditas.
Para hacer la hamburguesa, bien sencillo, abrimos el pan y sobre la base del pan ponemos la salsa de tomate, un poco de jamón cocido, lechuga, queso, el huevo cocido y la crab cake. Añadimos ketchup o mahonesa, lo cubrimos con la tapa del pan y todos a la mesa.
Otra manera de presentar estos pastelitos es acompañarlos con una ensalada en este caso con maiz, pimientos rojo y verde, taquitos de jamón de pavo y tomate, aliñada con una vinagreta de mostaza.




Fuente: Cocina visual Anne Willan y http://es.wikipedia.org/wiki/Crabcake





6 abr. 2012

pastel de bacalao


En estas fechas el bacalao es un pescado que está presente en muchas recetas, en salsa bizkaina, al pil-pil, en buñuelos, croquetas, pimientos rellenos, potajes, arroces... la lista sería bien larga y hoy viernes santo en muchas casas no faltará de una o de otra forma.
Esta costumbre de comer bacalao sobre todo en zonas del interior alejadas del litoral y de las orillas de los grandes ríos se debe a que durante estas fechas es común, debido a la prohibición de comer carne que se consuman comidas con el pescado como base y como no era fácil por los problemas de conservación y transporte, se introdujo el bacalao seco y salado, por lo que se convirtió en el ingrediente ideal para los platos cuaresmales. 

La base de este pastel es igual a la que tengo ya en el blog para el pudin de bacalao, tan solo le he puesto unos pimientos en el interior y lo he acompañado de una salsa de tomate y pimiento choricero.


ingredientes 
para el pastel
400 gr de bacalao desmigado
  y desalado 
4 huevos
250 ml de nata
1 bote de pimientos del piquillo
un poco de cebolla
aceite
sal 

para la salsa
1 cebolla
1 cazo de salsa de tomate
2 dientes de ajo
una guindilla de cayena (opcional)
pulpa de 3 pimientos choriceros
caldo
aceite y sal

elaboración 
Desalamos el bacalao, para ello lo primero que hacemos es quitar el exceso de sal bajo el chorro de agua fría, lo cubrimos con agua y dejamos en la nevera 24 horas, en ese espacio de tiempo cambiamos el agua 2 ó 3 veces.
Antes de utilizarlo como siempre secamos bien los trozos.
Pasamos los pimientos del piquillo enteros por la sartén.

Preparamos el molde para el horno, uno tipo plumcake, lo untamos con mantequilla y ponemos un poco de papel de horno para facilitar el desmoldado.



En una sartén con un poco aceite sofreímos la cebolla bien picada hasta que esté tierna pero sin dejar que tome color, momento en el que añadimos el bacalao bien desmigado, lo rehogamos todo durante unos minutos y si suelta mucho líquido lo escurrimos y reservamos ese caldo para la salsa.
En un bol batimos los huevos, incorporamos el bacalao y todo ello lo pasamos un poco por la batidora, para que quede más suave. A esta mezcla añadimos la nata y mezclamos todo bien. Después vamos echando al molde una capa de la mezcla y otra capa de pimientos alternativamente, hasta rellenar el molde. Lo introducimos en el horno al baño maría durante 45 minutos o hasta que esté cuajado.




Vigilamos la superficie del pastel, si toma demasiado color ponemos por encima papel de aluminio. dejamos enfriar y desmoldamos. Para servir lo acompañamos de la salsa de pimientos choriceros y tomate. También le viene bien una salsa bizkaina o una salsa de txipiron.


Fuente: idea sacada de las recetas de Arguiñano, de la revista Supertele.


5 abr. 2012

calabacines rellenos de pollo


Una hortaliza de sabor suave, baja en calorías y que se adapta a un gran número de preparaciones como pistos, tortillas, tartas, bizcochos, cremas, sopas, fritos, gratinados, empanadillas y por supuesto son perfectos para prepararlos rellenos.
Hoy los he rellenado con carne de pollo y aunque pueda parecer una receta compleja, es fácil.

ingredientes
3 calabacines
250 g de carne de pollo
50 g de jamón serrano
125 g de cebolla

2 zanahorias pequeñas
3 cucharadas de salsa de tomate
1 huevo
1 ½ cucharadita de harina
2 huevos batidos
harina para rebozar
aceite y sal






elaboración
Quitamos la piel a los calabacines, esta vez para hacer la salsa no voy a utilizarla como cuando hice los rellenos con gambas. Los cortamos en trozos de unos 5 cm hasta tener 12 trozos.
Con ayuda de un cuchillo los vaciamos, sin llegar hasta el fondo. La carne de calabacín que retiramos la reservamos ya que la utilizaremos para el relleno y para hacer la salsa.
Una vez vacíos, los ponemos a cocer en abundante agua hirviendo con sal durante un par de minutos, tras los cuales los refrescamos y los dejamos escurrir.





Para la salsa, ponemos a sofreír en una sartén con aceite dos zanahorias y media cebolla bien picadito todo, en cuanto la verdura esté blandita añadimos el resto de la carne de calabacín reservada (unos 200 g). Rehogamos, añadimos 2 cucharadas de vino blanco y medio vaso de agua o caldo si tenemos y dejamos cocer hasta que esté hecho. Lo trituramos y añadimos 4 cucharadas de salsa de tomate, la salsa nos tiene que quedar ligera por lo que igual necesitamos añadir más líquido.



Para preparar el relleno, ponemos a pochar en una sartén con aceite la cebolla picada, hasta que esté tierna pero no dorada. Añadimos el jamón y la carne de pollo bien picadita (si está cruda la sofreiremos un poco antes) y lo rehogamos. A continuación ponemos la harina, las tres cucharadas de salsa de tomate y 200 g de la carne de calabacín que hemos reservado, removemos y seguimos cocinando a fuego suave durante 5 minutos más. Después añadimos un huevo crudo. Lo unimos con todo lo anterior y con esta pasta resultante rellenamos los trozos de calabacín, los pasamos por harina y por huevo batido y los freímos en abundante aceite. Los escurrimos bien, los introducimos en la salsa y los dejamos cocinar unos minutos para calentarlos bien. 
Los servimos con unas tiras de jamón bien tostaditas.
Estos calabacines redondos los hice hace ya ni os cuento, cuando los vi en la frutería me llamaron la atención pues era la primera vez que los veía y compré dos para probar, los rellené también con esta farsa de pollo y en lugar de rebozarlos los gratiné en el horno unos minutos, como solo eran dos con la mitad de ingredientes es suficiente, claro está dependiendo del tamaño de las piezas. 



Fuente: del libro "La esencia de la cocina vasca" José Castillo.


1 abr. 2012

pan de hamburguesa


Estos panecillos de hamburguesa los he hecho siguiendo la receta de Martín Berasategui, cocinero de todos conocido, me encanta verlo todos los jueves en la tele junto con otro gran cocinero como es David de Jorge y me gusta recortar los fines de semana sus recetas de la revista XL Semanal, y es de aquí de donde he sacado estos panes, he variado las cantidades pues las he dividido por cuatro, y en cuanto a la levadura he puesto un poco menos, ya que deberían ser 15 gr si seguimos la receta. Sin ninguna duda mucho mejores que los industriales y aunque estos me han gustado mucho, seguiré probando alguna de vuestras recetas. Poco a poco voy consiguiendo una hamburguesa totalmente casera.