18 dic. 2017

cardo con besamel y nueces



El cardo es una verdura invernal y aunque es muy popular en algunas regiones españolas, como La Rioja, Navarra o Aragón, en el resto de regiones en general, no es una verdura muy utilizada.
Los cardos son de la misma familia que la alcachofa, y tienen un sabor característico, con notas dulces y amargas, que los hace verdaderamente únicos. Una vez cocidos están estupendos simplemente arreglados con aceite y ajo, pero para ocasiones más especiales los podemos acompañar con almejas, o hacer con la clásica salsa de almendras o con una salsa besamel.
En el plato de hoy el cardo va acompañado de besamel, y servido con unas nueces y polvo de jamón. Si queremos podemos cambiar las nueces por otro fruto seco; piñones, almendras, anacardos...



ingredientes
600 g de cardo cocido
20 g de mantequilla
20 g de harina
400-450 ml de leche
½ cebolla pequeña
1 diente de ajo
1-2 cucharadas de nueces molidas
1 puñado de nueces tostadas troceadas
2 lonchas de jamón serrano
sal y pimienta








elaboración

Antes de su consumo, hay que limpiar el cardo de forma adecuada, para ello cortamos con un cuchillo la base del tronco más dura, después empezamos a deshojarlo separando uno a uno los tallos o pencas y eliminando los más exteriores, por lo general mas duros. Cogemos una penca cada vez y, con una puntilla eliminamos los filamentos duros estirándolos hacia abajo, de igual manera que hacemos con las pencas de acelgas.
Una vez las pencas limpias las troceamos e introducimos rápidamente en un bol con agua fría. Los cardos en contacto con el aire, ennegrecen muy deprisa. Los cocemos en agua hirviendo hasta que estén tiernos. Una vez cocidos, los conservamos con el agua de cocción hasta el momento que vayamos a consumirlos.



Una vez que tenemos el cardo cocido preparamos una besamel clarita, para ello, ponemos la mantequilla a calentar y pochamos la cebolla y el ajo partidos en trozos muy pequeños. Se añade la harina que cocinaremos un poco para que pierda su sabor a crudo e iremos echando poco a poco la leche sin dejar de remover y para que quede una salsa suave la coceremos por lo menos 10 minutos. Salpimentamos.
Escurrimos bien el cardo y lo incorporamos a la besamel. Dejamos unos minutos a fuego muy suave.
Para hacer el polvo de jamón, ponemos las lonchas de jamón entre dos papeles de cocina y las metemos en el microondas durante uno o dos minutos a máxima potencia. Lo dejamos enfriar y machacamos en el mortero.
Si tenemos que tostar las nueces, las ponemos en una sartén con un poquito de aceite y las tostamos a fuego medio, removiéndolas constantemente con una cuchara de madera para que no se quemen y se doren por igual.
En el momento de servir, repartimos el cardo en cuatro platos, y decoramos cada uno con las nueces en polvo, los trozos de nuez y por último con el polvo de jamón.




De esta misma manera se puede preparar borraja, coliflor, brócoli, endívias...