28 dic. 2011

pan con poolish y feliz año nuevo



Voy a terminar el año con una receta de pan, de nuevo me he puesto manos a la masa, esto de hacer pan engancha y sigo haciendo los panes que nos van proponiendo Salomé y Daniela, voy con un poco de retraso pues ya van con el n.º 4 y este de hoy es el n.º 2, pero no todos los intentos me salen medianamente bien como para enseñarlos, pero al final, el que la sigue la consigue, este creo que no me ha salido del todo mal.
Es un pan con poolish, palabrita que no había oido nunca y que no es más que un pre-fermento que se hace con una mezcla de harina, agua (a partes iguales) y un poco de levadura, que se deja reposar toda la noche y que al día siguiente se añade al resto de ingredientes para hacer el pan.

ingredientes
para el poolish
250 g de harina de fuerza
250 g de agua
1 g de levadura seca

para la masa
500 g de harina de fuerza
250 g de agua
14 g de sal (2 cucharaditas)
6 g de levadura seca (2 cucharaditas)








elaboración
De víspera preparamos el poolish, para ello ponemos en un bol el agua y sobre ella volcamos la harina y la levadura, lo mezclamos con ayuda de una cuchara. Cubrimos el bol con film y lo dejamos a temperatura ambiente.
Por la mañana veremos que la masa habrá aumentado de tamaño y que está llena de burbujas, por lo menos esto es lo que me ha salido a mí.





Una vez que tenemos el poolish, preparamos la masa, yo la he amasado con la panificadora pero tambien se puede hacer a mano.
En la cubeta de la panificadora, ponemos por este orden el agua, el poolish, la harina, la sal y la levadura, elejimos el programa de sólo amasado y una duración de cinco minutos, dejamos reposar durante 15 minutos y lo amasamos de nuevo durante 10 minutos más.
Nos tiene que quedar una masa que no se pegue a las paredes de la cubeta, por lo que igual necesitamos añadir un poco más de harina o un poco más de agua (aquí es donde tengo que controlar algo más para no tener que añadir nada).




Esta masa la colocamos en un bol aceitado y lo tapamos con un trapo durante 45 minutos tras los cuales retiramos el trapo y realizamos unos pliegues. Con las manos húmedas cogemos de un lado la masa, la estiramos y la dejamos caer sobre el lado opuesto, y repetimos los pliegues con todos los lados. Después de hacer estos pliegues cubrimos la masa con un film y dejamos reposar otros 45 minutos más.

Tras este reposo sacamos la masa del bol, la dividimos en dos partes, de cada parte podemos sacar bien 6 trozos para hacer 6 bollitos o bien 2 trozos para hacer 2 barras, lo que elijamos lo tapamos y dejamos reposar 10-15 minutos.




Ahora vamos dando forma a nuestros bollitos y los colocamos en una bandeja de horno previamente engrasada, los cubrimos con film engrasado y lo dejamos reposar otros 45 minutos. Un poco antes de que termine este tiempo ponemos a calentar el horno a 250 ºC.

Antes de meter los panes a hornear los pintamos con agua para que adquieran un bonito color y le hacemos unos cortes. Los metemos al horno, bajamos la temperatura a 200 ºC y colocamos en el fondo una bandeja con agua para que se produzca vapor. Los horneamos durante 20-25 minutos. Apagamos el horno y los dejamos 5 minutos más para que queden más crujientes. Los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla.




Y ya sólo me queda desearos a todos un Feliz Año Nuevo, que todos vuestros deseos se vean cumplidos.




22 dic. 2011

feliz navidad

La receta de hoy es desearos…



…Feliz Navidad a todos,
y que Olentzero, Papa Noel…
os traigan todo lo que habeis pedido y algo más.












21 dic. 2011

ensalada de patata azul


Una ensalada que no tiene mucho que contar, al ingrediente principal que es la patata en este caso azul, se le va añadiendo lo que más nos apetezca, pues admite casi todo, además con alguno de los ingredientes se pueden hacer figuritas como la que hoy he hecho, un bólido, para que los más peques la encuentren mas atractiva. Es una ensalada bien colorida, rica y completa, en casa soluciona más de una cena.



Esta es una receta que no le llegaba nunca la hora de salir, pues la veo tan sencilla que la voy dejando atrás, pero una vez hechas las fotos, por fin ve la luz, espero que os guste.





19 dic. 2011

cardo con uvas



Una verdura habitual en la época invernal y asociada a las comidas navideñas de la zona norte y en especial en Navarra.
Su textura es carnosa y recuerda algo a su pariente la alcachofa.
Las recetas con esta verdura son un poco laboriosas pero nada complicadas, lo más complicado es su limpieza pero con un poco maña se limpia en poco tiempo. En esta entrada podeís ver como se limpia.
Es una receta que encontré revisando mis recortes de revistas y es de Arguiñano.


ingredientes
4 pencas de cardo
2 dientes de ajo
2 docenas de uvas blancas
20 almendras crudas
1 cucharadita de harina
unas hebras de azafrán
caldo de coccion
harina para rebozar
huevo batido
agua, aceite y sal





elaboración
Yo he utilizado 
4 pencas, pero dependiendo del tamaño de estas y por supuesto del apetito de los comensales la cantidad variará, recordar que también podemos utilizar el cardo en conserva, con lo que la receta es menos laboriosa. Vamos a ello...


Limpiamos bien las pencas y según las vamos limpiando las cortamos en trozos de unos 4 cm, si son muy anchos los partimos en dos a lo largo. A medida que los vamos limpiando los echamos en una fuente con agua fría, para evitar que ennegrezcan, yo no añado ni limón, ni harina...
Ponemos una olla rápida al fuego con agua y sal, en cuanto rompa a hervir añadimos los trozos de cardo, cerramos la olla y en el momento que la válvula suba (o empiece a salir vapor, dependiendo de la olla de cada uno) ponemos el fuego al mínimo y contamos 4-5 minutos, es importante no pasarnos con la cocción, en cuanto pase este tiempo, quitamos la olla del fuego y la dejamos enfriar. Los escurrimos y no tiramos el caldo. Pasamos el cardo por harina y huevo batido y lo freímos en aceite caliente. Lo reservamos.


Picamos un diente de ajo y las almendras (dejaremos unas pocas sin picar), colocamos todo en un mortero y majamos bien hasta conseguir una pasta homogénea.
Picamos el otro diente de ajo y lo ponemos a dorar en una cazuela (amplia y baja) con un poco de aceite. Sin dejar que tome color añadimos el majado y dejamos que se fría brevemente, agregamos unas hebras de azafrán, después una cucharada de harina y lo mezclamos bien. Agregamos 5 o 6 cucharadas de caldo, o la cantidad suficiente como para que se vaya formando una salsa ligada y ligera, añadimos las uvas y un poco de perejil picado y lo dejamos hervir unos minutos a fuego suave. Por último añadimos los trozos de cardo rebozado, lo dejamos cocer otros cinco minutos, y añadimos las almendras picadas, que hemos reservado y que previamente hemos tostado,comprobamos el punto de sal y ya lo tenemos listo para comer.



16 dic. 2011

coctel de langostinos con uvas



Hoy os propongo un entrante perfecto para ir abriendo boca para las comidas o cenas de las próximas fiestas. Se prepara en un momento, es riquísimo y sin gastar demasiado, que no están los tiempos para derroches.


ingredientes
500 gr de langostinos
1 aguacate
1 racimo de uvas
un poco de zumo de limón


para la salsa
100 gr de mahonesa
125 gr de yogurt natural
3 cucharadas de zumo de naranja
sal y pimienta negra recién molida








elaboración
Lo primero es cocer los langostinos, para ello ponemos abundante agua salada a calentar, en cuanto comience a hervir añadimos los langostinos y a partir del momento en el que comience a hervir de nuevo los dejamos un minuto, los sacamos del agua y los ponemos en un bol con agua helada. Los pelamos y les quitamos el hilillo negro que tienen en el lomo.
Lavamos las uvas, las secamos y les quitamos las pepitas, yo lo he hecho ayudándome de un clip de papelería abierto, el extremo en U más estrecho lo introducimos en el grano de uva, por la zona que va unida al racimo y a modo de gancho vamos sacando las pepitas.




Para preparar la salsa, colocamos en un bol, la mahonesa, el yogur, el zumo de naranja, un poquito de sal y unos cuantos toques de pimienta. Lo batimos todo muy bien y reservamos, mejor en la nevera para que esté fresquita.
Partimos el aguacate por la mitad a lo largo, le quitamos el hueso y con una cuchara sacamos la pulpa y la cortamos en daditos, que vamos poniendo en un bol con un poco de limón, para que no se ennegrezcan.
Acordaros de no tirar el hueso, con un poco de paciencia podemos conseguir una planta super chula.
Ahora sólo queda mezclar todos estos ingredientes, el aguacate, las uvas y los langostinos ya partidos, yo lo he hecho con langostinos congelados, pero con gambas tampoco queda nada mal. Incorporamos la salsa, lo removemos delicadamente y lo distribuimos en cuatro copitas.











14 dic. 2011

risotto de calabaza


No pretendo aburridos con la calabaza, pero os aviso que todavía queda algún plato más con ella, es lo que toca, ya que una vez recogidas tienes calabaza para una buena temporada, aparte de lo que congeles, así que vamos haciendo platos para dar salida a la huerta.
Hoy toca calabaza con arroz, uno de los alimentos básicos de nuestra cocina, nos proporciona hidratos de carbono, proteinas y vitaminas, es el cereal más importante en la alimentación humana y el segundo cereal más cultivado en el mundo. Además resulta muy económico y admite un sinfín de posibilidades en la cocina porque combina bien con casi todo.




Dentro de estas posibilidades hoy os enseño el risotto de calabaza, que es una auténtica delicia, en casa nos encanta a todos sin excepción, hasta el más peque que siempre es el que más protesta, no veais como le gusta, esta receta la vi en el blog de Malú Cocinando y jugando entre harina, aquí os dejo el enlace para que veais como lo hizo ella.
He cambiado el tipo de arroz (he usado el de grano redondo y no el arboreo) y la terminación, yo no he puesto queso de untar pues pensé que tenía en la nevera y cuando me di cuenta de que no era así, ya era demasiado tarde para salir corriendo a comprarlo, así que lo cambié por queso graso rallado y un poco de nata.



ingredientes
1 litro de caldo de carne
325 gr de arroz de grano redondo
1 diente de ajo
100 ml de vino blanco
25 gr de mantequilla
1 cebolla hermosa
1 zanahoria pequeña
1 puerro
1 cucharada de queso graso rallado
2 cucharadas de nata a medio montar
aceite, sal y pimienta negra

para asar la calabaza
400 gr de calabaza
un chorrito de aceite de oliva
1 cucharadita de tomillo seco picado
una pizca de pimienta negra
1/2 cucharadita de orégano
sal









elaboración
Precalentamos el horno a 220 ºC y engrasamos una fuente de horno.
Limpiamos, pelamos y troceamos la calabaza en trozos no muy grandes, los colocamos en la fuente de horno y les añadimos sal, tomillo, unos toques de pimienta negra, orégano y aceite y los horneamos durante 20 minutos más o menos. Cuando esté tierna sacamos la bandeja y la dejamos templar.





Mientras se hace la calabaza podemos empezar con el risotto, para ello ponemos aceite a calentar en una cazuela y rehogamos el diente de ajo picado con cebolla, zanahoria y puerro también picados, por espacio de unos 15 minutos a fuego suave sin dejar que coja color.




Pasado este tiempo añadimos el arroz, que sofreimos un par de minutos, incorporamos el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol, a continuación añadimos la calabaza que habremos aplastado con un tenedor, salpimentamos y vamos incorporando el caldo de carne caliente poco a poco sin dejar de dar vueltas, de forma que una vez se consuma el caldo añadimos más, unas 4 ó 5 veces, de esta forma el almidón que tiene el arroz se desprenderá más fácilmente y ligará todo. Cocemos todo a fuego suave durante unos 16-18 minutos.
Pasado este tiempo, retiramos la cazuela del fuego y añadimos la mantequilla cortada en daditos, el queso y la nata dando unas vueltas al arroz de manera que sus granos queden ligados y cremosos. Animaros y probarlo que está bien rico.








12 dic. 2011

croquetas de calabaza



Hace ya mucho que no hago una entrada de croquetas, y como se pueden hacer de tantos ingredientes, no se terminan nunca, las podemos hacer de cualquier cosa que tengamos en la nevera y nos guste, son ideales para aprovechar las sobras de todo tipo de carnes, pescados y verduras.

Además las croquetas son un entrante que no faltará en muchas mesas durante estas fiestas, solo hay que ver las colas que se ven en Navidad en una de las tiendas de comida para llevar, con gran solera en Bilbao, donde las croquetas es una de sus especialidades, ver la cola que se forma cualquier fin de semana, así que en Navidad... buff!!


Con esta receta participo en el concurso que esta organizando Beatriz del blog Mis recetas de cocina, en el que hay que preparar una receta relacionada con la Navidad, si quereis participar aun estais a tiempo, el plazo finaliza el 20 de diciembre.

ingredientes
500 gr de calabaza pelada
50 gr de harina
50 gr de mantequilla
75 gr de queso camembert
500 ml de leche
25 gr de cebolla
aceite y sal






















elaboración
Precalentar el horno a 220 ºC.
Lo primero de todo ponemos a asar la calabaza, para ello la partimos en trozos pequeños y los colocamos en una bandeja de horno engrasada. Los salpimentamos y los introducimos en el horno hasta que esté blandita, yo los he tenido 20 minutos. Otra posibilidad sería cocer la calabaza en agua con sal y escurrirla bien.


Pochamos la cebolla bien picadita en una sartén con aceite y la dejamos escurrir bien.
En una cazuela amplia ponemos a fundir la mantequilla, echamos la cebolla pochada y la harina, que cocinamos unos minutos para que pierda su sabor a crudo. Vamos incorporando la leche caliente poco a poco, sin dejar de remover, para que no nos salgan grumos, hasta terminar con la leche. Seguimos removiendo esta salsa besamel por lo menos durante 20 minutos, así nos quedará la masa más rica, por lo que tenemos que tener cuidado para que no se nos pegue. Unos cinco minutos antes de terminar la cocción incorporamos la calabaza y el queso, y continuamos la cocción durante 5 minutos más. Probamos y si hace falta añadimos un poco de sal, si nos gusta la nuez moscada rallamos un poco.


Extendemos esta masa en una fuente amplia en una capa de unos 2 centímetros de grosor para formar mejor las bolitas. Para que en la parte superior no se nos forme una costra, bien la untamos con un poco de aceite o bien ponemos un film transparente. Dejamos enfriar bien, mejor si hacemos la masa de un día para otro y la dejamos reposar en la nevera. 
Para hacer las bolitas mejor si nos untamos las manos con aceite para que la masa no se nos pegue, las pasamos por harina, huevo y por último por pan rallado. Las freímos en abundante aceite caliente y dejamos escurrir bien sobre papel de cocina. A la hora de servir las acompañamos con unos trocitos de nuez.
Como veis otra manera más de aprovechar las calabazas





9 dic. 2011

flanes de borraja con salsa de anchoas



Si mirais mis recetas no es la primera vez que hago este tipo de platos utilizando verduras, pero si es la primera vez que lo hago presentándolos en raciones individuales, y el resultado me ha gustado, a la hora de presentar el plato me parece que queda más vistoso y apetecible, además se reduce el tiempo de horno.
Como siempre comento, hay que aprovechar las verduras de temporada, son más nutritivas y si hay que comprarlas, cuestan mucho menos. Al final todo son ventajas.
Estos flanes quedan tambien muy ricos si usamos cardo


ingredientes
500 gr de borrajas limpias
4 huevos
125 gr de queso parmesano rallado
1 cucharada de harina
aceite
sal
pimienta

para la salsa de anchoas
1 lata de anchoas en aceite
3 dientes de ajo
3 cucharadas de aceite
200 ml de nata




elaboración
La borraja es una verdura que se reconoce con facilidad pues tanto sus tallos alargados como sus hojas estan recubiertos de pelillos, estos pueden dar la sensación de que su limpieza va a ser difícil, pero no es así, esos pelillos desaparecen en cuanto se cuecen. Su sabor es muy fino y suave.

La borraja la encontramos en manojos, por lo que separamos las pencas, quitamos las hojas, yo las más tiernas las dejo, las limpiamos bien y la partimos en trozos de unos 10 cm, a medida que limpiamos las pencas, las dejamos sumergidas en agua hasta el momento de ponerlas a cocer.
Las cocemos en agua hirviendo con sal durante 5-10 minutos, según lo tiernas que sean las pencas, yo las he cocido en dos tiempos para que las más tiernas no se sobrecocieran, mejor que queden “al dente”, las escurrimos bien, las rehogamos en un poco de aceite hasta que se doren y las dejamos enfriar un poco antes de añadirlas al huevo, pues sino este empezará a cuajar y la mezcla no será homogenea.
Precalentamos el horno a 180 ºC.
Cascamos los huevos, separando las claras de las yemas. Las claras las montamos a punto de nieve.
Pasamos por la batidora la mitad de las borrajas junto con la cucharada de harina, podemos pasarlas todas, pero a mí me gusta encontrar cachitos, por lo que las que nos quedan no las trituramos y las ponemos troceadas en pequeño.
Colocamos las yemas en un bol, las batimos y añadimos el queso, las borrajas, sal y pimienta.
A esto añadimos las claras montadas y mezclamos todo con suavidad, con movimientos envolventes.
Engrasamos un molde o 6 flaneras individuales con un poco de aceite y espolvoreamos con un poco de harina, eliminando el exceso. Repartimos la preparación en ellos, no llenándolos, tenemos que dejar un dedo como mínimo para que la mezcla suba y no se nos derrame de los moldes.


Introducimos las flaneras en un recipiente con agua y las metemos al horno unos 30 minutos, antes de sacarlos comprobamos que están cuajados pinchando con un palillo o varilla, nos tiene que salir limpio. Sacamos las flaneras del horno las desmoldamos y servimos con la salsa calentita.


Para la salsa, ponemos a confitar los dientes de ajo laminados en tres cucharadas de aceite, en cuanto estén blanditos, no tienen que coger color, los sacamos a un platito y los aplastamos con un tenedor, este puré lo volvemos a meter en el aceite y añadimos las anchoas escurridas y partidas, con el calor se desharán, momento en el que incorporamos la nata líquida, mezclamos y dejamos cocer a fuego muy suave unos 10 minutos. Yo he dejado unas pocas anchoas sin meter en la nata.


7 dic. 2011

galletas de chocolate



Cada día me estoy aficionando más a hacer dulces, antes los hacía muy de vez en cuando y ahora no pasa una semana que no prepare algo, cosas sencillas, como estas galletas que han sido todo un éxito, que cosa más rica con un intenso sabor a chocolate, esto de hacer galletas es todo un vicio.
Es una receta de Ane del blog Cocina Top Secret que celebra su primer año de blog con un concurso en el que hay que preparar una de sus recetas. Me ha costado decidirme y al final he preparado estas galletas, el único cambio que he hecho ha sido que he puesto todo el chocolate negro, pues con leche no tenía, aun estais a tiempo de participar, así que pinchar en el enlace y pasaros a conocerla.



ingredientes
200 gr de chocolate negro
100 gr de azucar
50 gr de mantequilla
210 gr de harina de repostería tamizada
½ cucharadita de esencia de vainilla
½ cucharadita de levadura en polvo
2 huevos
1 pizca de sal
azúcar glas para rebozar








elaboración
Troceamos el chocolate y la mantequilla y lo ponemos a fundir bien al baño maría o en el micro, si lo ponemos en el micro con cuidado de que no se nos queme, para ello cada 10 segundos lo sacamos y movemos hasta que se funda, nos tiene que quedar bien mezclado. Dejamos templar.
En un bol batimos los huevos junto con el azúcar y la esencia de vainilla hasta que blanqueen, añadimos el chocolate fundido y mezclamos hasta que se integre. Incorporamos la harina tamizada junto con la levadura y la pizquita de sal, y de nuevo lo mezclamos todo, una vez que lo tengamos listo tapamos el bol con film de cocina y lo metemos en la nevera por lo menos 1 hora.
Cuando pase este tiempo encendemos el horno a 180 ºC y colocamos papel de hornear en dos placas de horno.


Ahora solo queda ir dando forma a nuestras galletas. Sacamos el bol de la nevera y veremos que la masa ha endurecido, con ayuda de dos cucharas o con la mano vamos formando bolitas del tamaño de una nuez, las rebozamos en el azúcar glas y las colocamos en las placas de horno dejando espacio entre ellas pues con el horneado aumentaran de tamaño. Las metemos en el horno durante 10 minutos, estarán listas en cuanto se agrieten, tienen que quedar crujientes por fuera y por dentro blanditas. Las sacamos a enfriar sobre una rejilla.
Al enfriarse se endurecen.





5 dic. 2011

tarta de calabaza y nueces


Este año la nueva temporada de calabaza ha llegado fuerte, son unas cuantas y bien hermosotas las que hay para comer, al final son unos cuantos kilos que hay que ir dando salida, tanto en platos dulces como salados, ya que su sabor es bastante neutro, lo que la hace muy versatil.
Asi que ahí va la primera receta de esta temporada, en este caso dulce, una tarta que se parece bastante a un pastel de arroz si no fuera por su interior naranja y las nueces.

ingredientes
1 lámina de masa quebrada
75 gr de azúcar
150 gr de calabaza
50 gr de nueces
3 huevos grandes
20 gr de harina
100 ml de leche
100 ml de nata





elaboración
Extendemos la masa brisa y la colocamos en un molde engrasado pegándola bien a las paredes para que tome la forma de este y recortamos la masa sobrante pasando un rodillo por los bordes del molde. Con un tenedor pinchamos el fondo y ponemos encima papel de horno, o el papel que viene con la masa. Echamos unas legumbres encima para evitar que suba y lo metemos al horno precalentado a 190 ºC durante 10-15 minutos. Pasado este tiempo la sacamos del horno, retiramos la legumbre, que guardaremos para posteriores usos y la dejamos enfriar.


Mientras se hace, preparamos el relleno. Ponemos a cocer la calabaza en agua con un poco azúcar, una vez que está blanda la escurrimos bien y la aplastamos con un tenedor.
En un bol ponemos el azúcar y los huevos batiéndolo muy bien, añadimos el puré de calabaza, la harina, la leche y la nata, lo mezclamos todo muy bien y por último incorporamos las nueces en trocitos. Toda esta mezcla la echamos sobre la base de pasta brisa y la metemos en el horno a 190 ºC, durante 45-50 minutos.


Aprovecho esta entrada para comentaros que los proximos dias 9 y 10 de diciembre la Asociación Merindades de Multilabores Textiles junto con otras asociaciones de la comarca (zona norte de Burgos) van a organizar en Trespaderne (ayuntamiento), Villarcayo (Centro Cívico San Roque) y Medina de Pomar (Casa de Cultura) de forma simultanea un “Maratón Solidario” con la idea de realizar 
"almohadas del corazón" para las mujeres operadas de cáncer de mama, las cuales se entregarán en el Hospital Santiago Apóstol de Miranda de Ebro, para su distribución gratuita a las pacientes mastectomizadas. Esta almohada es un cojín que por su peculiar forma de corazón se adapta perfectamente bajo el brazo, lo que permite paliar el dolor y el malestar del postoperatorio de las enfermas operadas de cirugía mamaria. Quién no tiene una familiar, una amiga, una conocida...

 

3 dic. 2011

bizcocho de chocolate y regalo


Con pocos dias de diferencia he vuelto a recibir otro paquete, esta vez es de Ani, del concurso que organizó en su blog La cocina de Ani para celebrar sus 200 seguidores, concurso en el que había que elejir una de sus estupendas recetas y hacerla, y del que fui la ganadora, no podeis dejar de visitarla tiene unas recetas deliciosas, asi que pinchar en el enlace. Ane muchísimas gracias 
de nuevo, los regalos son chulísimos, estoy encantada, las recetas de este libro ya las iré compartiendo con todos.


Este bizcocho de chocolate también es de Ani, no os podeis hacer idea de lo rico que está, es una delicia, yo ya lo he hecho dos veces, y como el molde que usé es cuadrado se me ocurrio hacer un guiño a la baldosa de Bilbao, una imagen muy representativa de la ciudad que se reproduce en toda clase de objetos, pasteles, pañuelos...


ingredientes
1 yogur de trufa de la lechera (tarrito de cristal)
110 ml de aceite de girasol
2 medidas del yogur de azúcar
2 medidas del yogur de harina
1 medida del yogur de cacao en polvo
1 sobre de levadura en polvo
3 huevos

elaboración
Precalentamos el horno a 180 ºC.
El cacao que utilizamos es el de hacer chocolate a la taza y el molde que yo he usado ha sido uno cuadrado de 20x20 cm que engrasamos con mantequilla.
En un bol ponemos los huevos junto con el azúcar y con ayuda de unas varillas eléctricas lo batimos bien hasta conseguir que blanqueen, a continuación añadimos el aceite y el yogur mezclándolo bien con lo anterior, cuando lo tengamos integrado añadimos, el cacao, la harina tamizada junto con la levadura y volvemos a mezclar con ayuda de una espatula. Vertemos esta masa en el molde y lo horneamos durante 40-45, antes de sacarlo comprobamos que está hecho metiendo una varilla, si esta sale limpia lo sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla y si la varilla sale sucia lo dejamos en el horno unos minutos más.
Animaros y probarlo es una delicia.


30 nov. 2011

tortilla de borraja



En casa hace unos cuatro años que empezamos a comer borraja y desde entonces no falta nuestra hilera de plantas en la huerta, esta es una verdura muy consumida en Navarra y Aragón pero poco conocida en el resto de España, donde no es costumbre su consumo, aunque poco a poco se van viendo más en las fruterías, aunque por supuesto siempre quedan las magníficas conservas.
El aspecto que presenta en fresco no llama a consumirla, pues tanto los tallos (unidos a un pedúnculo) como las hojas están recubiertas de pelos largos, erizados y desagradables al tacto, que nos dan la sensación de que su limpieza va a ser dificil, pero no es así, pues con tan solo separar los tallos de la borraja y quitar las hojas, los pelillos desaparecerán al cocerse.

borrajas y cardos
Y aquí pasa como con el resto de la verdura de temporada, que cuando hay "hay", y no la vamos a comer siempre del mismo modo, hervidas con refrito de ajos, con patatas, gratinadas... así que hoy toca en tortilla, y de paso como ya he dicho otras veces, las camuflamos para que los peques (o mayores) se vayan haciendo a ella.

ingredientes
6 huevos grandes
350 gr de patatas
500 gr de borrajas
5 dientes de ajo
50 gr de jamón cocido picadito
2 cucharadas de queso rallado
aceite, sal

elaboración
Las pencas de las borrajas están unidas formando manojos, por lo que separamos las pencas, retiramos las hojas (yo dejo las tiernas), las limpiamos bien, las troceamos y las ponemos a hervir en agua hirviendo con sal, no las tenemos que sobrecocer, yo las he cocido unos 12 minutos. Las escurrimos y reservamos.
Pelamos las patatas, las lavamos, secamos y las cortamos en trozos laminados y a ser posible del mismo tamaño.


En una sartén con abundante aceite ponemos a confitar los dientes de ajo, a fuego suave, no tienen que coger color. Cuando los ajos estén muy tiernos los retiramos y hacemos un puré aplastándolos con ayuda de un tenedor. Podeís prescindir del ajo o poner menos, eso según el gusto de cada cual, a nosotros nos gusta bastante, además viene muy bien para ahuyentar los vampiros...
En ese mismo aceite ponemos la patata con sal, cuando la tengamos lista la dejamos escurrir.


En un bol batimos los huevos ligeramente, sin que forme espuma, así nos quedará más jugosa. Añadimos las patatas, las borrajas partidas en trozos pequeños, el puré de ajos, el jamón y el queso, lo mezclamos y lo echamos todo en una sartén con un poco de aceite bien caliente. Dejamos cuajar primero por un lado y luego le damos la vuelta para que se haga por el otro lado.
Nosotros solemos acompañar esta tortilla y los revueltos de espinacas con pan tostado untado con alioli, pero en bocadillo tampoco está nada mal, eso al gusto de cada cual…