12 dic. 2011

croquetas de calabaza



Hace ya mucho que no hago una entrada de croquetas, y como se pueden hacer de tantos ingredientes, no se terminan nunca, las podemos hacer de cualquier cosa que tengamos en la nevera y nos guste, son ideales para aprovechar las sobras de todo tipo de carnes, pescados y verduras.

Además las croquetas son un entrante que no faltará en muchas mesas durante estas fiestas, solo hay que ver las colas que se ven en Navidad en una de las tiendas de comida para llevar, con gran solera en Bilbao, donde las croquetas es una de sus especialidades, ver la cola que se forma cualquier fin de semana, así que en Navidad... buff!!


Con esta receta participo en el concurso que esta organizando Beatriz del blog Mis recetas de cocina, en el que hay que preparar una receta relacionada con la Navidad, si quereis participar aun estais a tiempo, el plazo finaliza el 20 de diciembre.

ingredientes
500 gr de calabaza pelada
50 gr de harina
50 gr de mantequilla
75 gr de queso camembert
500 ml de leche
25 gr de cebolla
aceite y sal






















elaboración
Precalentar el horno a 220 ºC.
Lo primero de todo ponemos a asar la calabaza, para ello la partimos en trozos pequeños y los colocamos en una bandeja de horno engrasada. Los salpimentamos y los introducimos en el horno hasta que esté blandita, yo los he tenido 20 minutos. Otra posibilidad sería cocer la calabaza en agua con sal y escurrirla bien.


Pochamos la cebolla bien picadita en una sartén con aceite y la dejamos escurrir bien.
En una cazuela amplia ponemos a fundir la mantequilla, echamos la cebolla pochada y la harina, que cocinamos unos minutos para que pierda su sabor a crudo. Vamos incorporando la leche caliente poco a poco, sin dejar de remover, para que no nos salgan grumos, hasta terminar con la leche. Seguimos removiendo esta salsa besamel por lo menos durante 20 minutos, así nos quedará la masa más rica, por lo que tenemos que tener cuidado para que no se nos pegue. Unos cinco minutos antes de terminar la cocción incorporamos la calabaza y el queso, y continuamos la cocción durante 5 minutos más. Probamos y si hace falta añadimos un poco de sal, si nos gusta la nuez moscada rallamos un poco.


Extendemos esta masa en una fuente amplia en una capa de unos 2 centímetros de grosor para formar mejor las bolitas. Para que en la parte superior no se nos forme una costra, bien la untamos con un poco de aceite o bien ponemos un film transparente. Dejamos enfriar bien, mejor si hacemos la masa de un día para otro y la dejamos reposar en la nevera. 
Para hacer las bolitas mejor si nos untamos las manos con aceite para que la masa no se nos pegue, las pasamos por harina, huevo y por último por pan rallado. Las freímos en abundante aceite caliente y dejamos escurrir bien sobre papel de cocina. A la hora de servir las acompañamos con unos trocitos de nuez.
Como veis otra manera más de aprovechar las calabazas





11 comentarios: