14 dic. 2011

risotto de calabaza


No pretendo aburridos con la calabaza, pero os aviso que todavía queda algún plato más con ella, es lo que toca, ya que una vez recogidas tienes calabaza para una buena temporada, aparte de lo que congeles, así que vamos haciendo platos para dar salida a la huerta.
Hoy toca calabaza con arroz, uno de los alimentos básicos de nuestra cocina, nos proporciona hidratos de carbono, proteinas y vitaminas, es el cereal más importante en la alimentación humana y el segundo cereal más cultivado en el mundo. Además resulta muy económico y admite un sinfín de posibilidades en la cocina porque combina bien con casi todo.




Dentro de estas posibilidades hoy os enseño el risotto de calabaza, que es una auténtica delicia, en casa nos encanta a todos sin excepción, hasta el más peque que siempre es el que más protesta, no veais como le gusta, esta receta la vi en el blog de Malú Cocinando y jugando entre harina, aquí os dejo el enlace para que veais como lo hizo ella.
He cambiado el tipo de arroz (he usado el de grano redondo y no el arboreo) y la terminación, yo no he puesto queso de untar pues pensé que tenía en la nevera y cuando me di cuenta de que no era así, ya era demasiado tarde para salir corriendo a comprarlo, así que lo cambié por queso graso rallado y un poco de nata.



ingredientes
1 litro de caldo de carne
325 gr de arroz de grano redondo
1 diente de ajo
100 ml de vino blanco
25 gr de mantequilla
1 cebolla hermosa
1 zanahoria pequeña
1 puerro
1 cucharada de queso graso rallado
2 cucharadas de nata a medio montar
aceite, sal y pimienta negra

para asar la calabaza
400 gr de calabaza
un chorrito de aceite de oliva
1 cucharadita de tomillo seco picado
una pizca de pimienta negra
1/2 cucharadita de orégano
sal









elaboración
Precalentamos el horno a 220 ºC y engrasamos una fuente de horno.
Limpiamos, pelamos y troceamos la calabaza en trozos no muy grandes, los colocamos en la fuente de horno y les añadimos sal, tomillo, unos toques de pimienta negra, orégano y aceite y los horneamos durante 20 minutos más o menos. Cuando esté tierna sacamos la bandeja y la dejamos templar.





Mientras se hace la calabaza podemos empezar con el risotto, para ello ponemos aceite a calentar en una cazuela y rehogamos el diente de ajo picado con cebolla, zanahoria y puerro también picados, por espacio de unos 15 minutos a fuego suave sin dejar que coja color.




Pasado este tiempo añadimos el arroz, que sofreimos un par de minutos, incorporamos el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol, a continuación añadimos la calabaza que habremos aplastado con un tenedor, salpimentamos y vamos incorporando el caldo de carne caliente poco a poco sin dejar de dar vueltas, de forma que una vez se consuma el caldo añadimos más, unas 4 ó 5 veces, de esta forma el almidón que tiene el arroz se desprenderá más fácilmente y ligará todo. Cocemos todo a fuego suave durante unos 16-18 minutos.
Pasado este tiempo, retiramos la cazuela del fuego y añadimos la mantequilla cortada en daditos, el queso y la nata dando unas vueltas al arroz de manera que sus granos queden ligados y cremosos. Animaros y probarlo que está bien rico.








11 comentarios: