10/10/2014

canapes variados


Los canapés son pequeños entrantes, rápidos y fáciles de preparar, por lo general compuestos de una delgada rebanada de pan de molde, natural o integral, untada de mantequilla o mahonesa y que podemos recubrir con todo tipo de ingredientes, es cuestión de imaginación. Hay que prepararlos de un tamaño lo bastante pequeño como para que se puedan coger con una mano y poder comerlos como mucho en dos bocados. Hoy he preparado unos canapés de kiwi, otros de queso y membrillo y otros de salchicha.


ingredientes
pan de molde
mahonesa rebajada con leche o nata
kiwi cortado en rodajas finas
pimiento morrón cortado en tiras
anchoas en aceite
queso fresco o queso crema
dulce de membrillo
salchichas frankfurt
mostaza y ketchup
gelatina (opcional)









elaboración

La elaboración no puede ser menos complicada. Si dejamos preparados todos los ingredientes podemos montar los canapés en el último minuto. 
Mezclamos mahonesa con un poco de leche o nata. Cortamos las rebanadas del pan de molde con un corta pastas o cuchillo sacando de cada una 4 trozos con forma circular o cuadrada.

Para los canapés de kiwi, cogemos los panes cortados en círculos, los untamos con la mezcla de mahonesa y leche, encima colocamos una rodaja de kiwi sin que sobresalga del pan, para acabar con unas tiras de pimiento y un trozo de anchoa.





Para los canapés de queso y membrillo, untamos los panes cortados en círculos con mahonesa rebajada en leche, luego colocamos una capa de queso y encima una loncha de membrillo.




Para los canapés de salchicha, untamos el pan con forma cuadrada, lo untamos con la mezcla de mahonesa y leche, encima colocamos un trozo de salchicha (o rodajas) y decoramos con pimiento rojo, 
mostaza y ketchup. Por supuesto ni que decir tiene que estos son los preferidos de mis hijos y claro está, nunca faltan en mis bandejas de canapés.



Si no los vamos a consumir inmediatamente después de su elaboración los podemos abrillantar con gelatina.




21/9/2014

tarta de queso sin horno


Tartas de queso hay una gran variedad, unas que van al horno y otras que no lo necesitan, para mí, estas últimas que se hacen a base de cuajada o de gelatina son perfectas para el verano, las preparo con antelación de forma rápida y sencilla y al horno le doy vacaciones.
Esta tarta es todo un clásico de los recetarios, con la que disfrutaremos de este último domingo de verano, que mal que nos pese se acaba. 



ingredientes
200 g de galletas
75 g de mantequilla
350 ml de nata de montar
50 m de leche entera
400 g de queso crema
100 g de azúcar
8 g de gelatina neutra, 5 hojas

mermelada de frambuesa, higos, 
    fresa, membrillo...








elaboración 
Para hacer la masa de galletas, colocamos estas dentro de una bolsa y las trituramos bien con ayuda de un rodillo. Las echamos en un bol y las mezclamos con la mantequilla reblandecida. Forramos con film transparente el fondo de un molde desmoldable para bizcochos de 24-26 cm de diámetro, extendemos la mezcla de galletas, la alisamos haciendo presión con el dorso de una cuchara o con los dedos hasta obtener una capa uniforme sobre el fondo. Guardamos en la nevera hasta que quede bien firme.



Para hacer el relleno hidratamos las hojas de gelatina en un poco de agua.
Mezclamos la nata con el queso crema y el azúcar de forma que no quede ningún grumo y calentamos un poco (la mezcla no tiene que hervir). Añadimos la gelatina remojada y escurrida a esta mezcla templada de manera que con el calor se deshaga, removemos bien hasta tener una crema homogénea y la vertemos sobre el fondo de galletas.





Dejamos enfriar bien en la nevera varias horas, hasta que todo quede bien cuajado, siendo lo más oportuno elaborarla de un día para otro.
Una vez fría la cubrimos con la mermelada de frambuesa o de cualquier otro sabor aligerada con unas gotas de agua y desmoldamos.






14/9/2014

tarta de requesón y melocotón


Una tarta que siempre he hecho con el fondo y tapa de masa quebrada, pero esta vez al no tener suficiente mantequilla para hacerla así, el fondo es de galletas con mantequilla y la tapa es un bizcocho genovés.



ingredientes
masa quebrada o masa 
    de galletas... bizcocho

para el relleno
125 ml de leche entera
100 g de azúcar
1 pellizco de sal
la corteza de 1/2 limón rallada
2 yemas de huevo
250 g de requesón
5 hojas de gelatina neutra
250 ml de nata para montar
1 lata de mitades de melocotón 

    en almibar
aceite para untar el molde
azúcar en polvo para adornar




elaboración

Para la masa quebrada trabajamos los ingredientes (250 g de harina, 125 g de mantequilla fría, 1 huevo mediano, 2 cucharadas de agua muy fría y un pellizco de sal) hasta obtener una masa elástica. Dejamos reposar durante 1 hora en la nevera. Después de este reposo, dividimos la masa en dos partes y estiramos cada parte sobre una superficie ligeramente espolvoreada de harina hasta obtener dos fondos redondos de 22 cm de diámetro. Con el horno precalentado a 180-190 ºC los horneamos en una tartera debidamente engrasada, durante unos 10 minutos o hasta que esten ligeramente dorados. Cortamos uno de los fondos en 8 porciones y dejamos enfriar.




Para hacer la masa de galletas trituramos 200 g de galletas tipo Digestive y mezclamos con 75 g de mantequilla. Si usamos otro tipo de galletas hay que añadir un poco de azúcar. Forramos el fondo de un molde desmoldable de 22 cm con film transparente y extendemos la mezcla de galletas, la alisamos y guardamos en la nevera.

Para hacer el bizcocho genovés batimos, con ayuda de unas varillas eléctricas, 2 huevos con 50 g azúcar hasta que la masa quede bien espesa y esponjosa, triplicarán su volumen. Echamos poco a poco la harina tamizada, removiendo con movimientos suaves para que no se bajen los huevos. Extendemos la masa en una bandeja plana, forrada previamente de papel de horno y horneamos a 170-180º C durante 8-10 minutos. Cortamos un fondo de 22 cm y lo dividimos en 8 porciones.




Para hacer el relleno colocamos la leche a calentar con el azúcar, la sal y la ralladura de limón y un poco antes de que rompa a hervir la retiramos del fuego.
Ponemos en un bol las yemas de huevo, las mezclamos con tres cucharadas de leche y echamos esta mezcla sobre el batido anterior.
Añadimos el requesón y la gelatina, previamente ablandada en agua. Batimos bien el conjunto y dejamos enfriar. Montamos la nata y la añadimos a la mezcla anterior. Escurrimos los melocotones y cortamos las mitades en gajos. Untamos el borde de la tartera con un poco de aceite y colocamos el fondo de la tarta en él. Distribuimos 1/3 parte del requesón y sobre él la fruta, acabando de cubrir con el resto del batido de requesón. Dejamos enfriar bien en la nevera, hasta que quede todo bien cuajado, mejor hacerla de un día para otro. Retiramos la tarta del molde y la cubrimos con las 8 porciones de bizcocho... Para terminar espolvoreamos con azúcar glas y lista para servir.