30 nov. 2011

tortilla de borraja



En casa hace unos cuatro años que empezamos a comer borraja y desde entonces no falta nuestra hilera de plantas en la huerta, esta es una verdura muy consumida en Navarra y Aragón pero poco conocida en el resto de España, donde no es costumbre su consumo, aunque poco a poco se van viendo más en las fruterías, aunque por supuesto siempre quedan las magníficas conservas.
El aspecto que presenta en fresco no llama a consumirla, pues tanto los tallos (unidos a un pedúnculo) como las hojas están recubiertas de pelos largos, erizados y desagradables al tacto, que nos dan la sensación de que su limpieza va a ser dificil, pero no es así, pues con tan solo separar los tallos de la borraja y quitar las hojas, los pelillos desaparecerán al cocerse.

borrajas y cardos
Y aquí pasa como con el resto de la verdura de temporada, que cuando hay "hay", y no la vamos a comer siempre del mismo modo, hervidas con refrito de ajos, con patatas, gratinadas... así que hoy toca en tortilla, y de paso como ya he dicho otras veces, las camuflamos para que los peques (o mayores) se vayan haciendo a ella.

ingredientes
6 huevos grandes
350 gr de patatas
500 gr de borrajas
5 dientes de ajo
50 gr de jamón cocido picadito
2 cucharadas de queso rallado
aceite, sal

elaboración
Las pencas de las borrajas están unidas formando manojos, por lo que separamos las pencas, retiramos las hojas (yo dejo las tiernas), las limpiamos bien, las troceamos y las ponemos a hervir en agua hirviendo con sal, no las tenemos que sobrecocer, yo las he cocido unos 12 minutos. Las escurrimos y reservamos.
Pelamos las patatas, las lavamos, secamos y las cortamos en trozos laminados y a ser posible del mismo tamaño.


En una sartén con abundante aceite ponemos a confitar los dientes de ajo, a fuego suave, no tienen que coger color. Cuando los ajos estén muy tiernos los retiramos y hacemos un puré aplastándolos con ayuda de un tenedor. Podeís prescindir del ajo o poner menos, eso según el gusto de cada cual, a nosotros nos gusta bastante, además viene muy bien para ahuyentar los vampiros...
En ese mismo aceite ponemos la patata con sal, cuando la tengamos lista la dejamos escurrir.


En un bol batimos los huevos ligeramente, sin que forme espuma, así nos quedará más jugosa. Añadimos las patatas, las borrajas partidas en trozos pequeños, el puré de ajos, el jamón y el queso, lo mezclamos y lo echamos todo en una sartén con un poco de aceite bien caliente. Dejamos cuajar primero por un lado y luego le damos la vuelta para que se haga por el otro lado.
Nosotros solemos acompañar esta tortilla y los revueltos de espinacas con pan tostado untado con alioli, pero en bocadillo tampoco está nada mal, eso al gusto de cada cual…



15 comentarios: