6 feb. 2015

pan de mantequilla tostada


Un pan sin apenas corteza y muy blandito. Es muy sencillo de preparar y con el que se consiguen unos bocadillos riquísimos para el desayuno, para la merienda o para que los niños se los lleven a la escuela para el almuerzo.

ingredientes
500 g de harina panificable
10 g de sal
280 ml de agua
15 g de levadura fresca
30 g de mantequilla
15 g de azúcar
10 g de leche en polvo












elaboración

Ponemos a fundir la mantequilla en un bol y la cocemos hasta que tenga un color dorado. La dejamos enfriar. Disolvemos la levadura en un poco de agua.
Amasamos en la panificadora todos los ingredientes a excepción de la levadura en el 
programa sólo amasado o, sin ningún problema, lo amasamos a mano. Cuando se haya formado una masa incorporamos la levadura y amasamos hasta obtener una masa firme, lisa y suave.
Una vez hecha la masa, la sacamos de la panificadora, formamos una bola y la dividimos en porciones de unos 85 g cada una para formar los panes redondos y de unos 125 g para formar las barritas. Les damos forma de bola sin apretarlas mucho y las dejamos reposar durante 30 minutos tapadas con un paño húmedo.





A continuación formamos los panes, para formar las barritas cogemos una de las bolas, la damos la vuelta y aplanamos un poco dando forma más o menos rectángular, la parte superior ancha la doblamos hacia el centro y presionamos un poco para que quede sellado. Ahora la parte inferior ancha la llevamos también al centro y apretamos de nuevo, y para terminar unimos ambos extremos, sellándolos bien. Hacemos rodar la pieza formada hacia delante y hacia atrás presionando un poco hacia abajo y estirándola hasta formar la barrita, si queremos una pieza con puntas finas presionamos más en los extremos. Dejamos reposar la pieza con el pliegue de unión hacia arriba sobre un trapo enharinado y tapada con otro trapo hasta que doble su volumen.
Para hacer las piezas redondas, cogemos una bola, la damos la vuelta, la aplanamos un poco hasta tener una torta gruesa y vamos doblando los extremos hacia dentro como si de un pañuelo de tratara. Colocamos el panecillo con la parte de los pliegues hacia abajo sobre el trapo enharinado y tapado hasta que doble su volumen. Así hasta formar todas las piezas.




Precalentamos el horno a 250 ºC y ponemos dentro una bandeja con agua para que se forme vapor.
Una vez que tenemos los panes levados, les damos la vuelta y los colocamos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear dejando espacio entre ellos. Damos un corte a las barritas con una cuchilla o cuchillo afilado, los pulverizamos con agua y los horneamos a 220 ºC durante 16-18 minutos. Los sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.


Fuente: del libro Pan hecho en casa y con el sabor de siempre de Xavier Barriga

No hay comentarios: