18 feb. 2015

pastel de patata, beicon, jamón y queso



Un pastel de patata que podemos servir con una ensalada verde o como guarnición de carne.
Si queremos dar a este pastel un toque dulce, ponemos en el fondo del molde, antes de forrarlo con el beicon, una capa de caramelo líquido. El resultado es delicioso.
Y si queremos convertirlo en una quiché forramos un molde de tarta con masa quebrada u hojaldre y continuamos con la receta.
También podemos eliminar las patatas y poner pan, ya sea de molde o utilizando pan que nos haya quedado del día anterior. Al igual que el jamón, que lo podemos sustituir por cualquier otro tipo de embutido loncheado, por carne, por pescado o por verdura que tengamos en la nevera, todo ello cortado en trocitos pequeños.


ingredientes
1 paquete de beicon
4-6 lonchas grandes de jamón cocido
6-8 patatas medianas cocidas (800 g)
queso rallado o queso en lonchas
3 huevos grandes
200 ml de nata
50 ml de leche
sal y pimienta










elaboración
Precalentamos el horno a 190-200 ºC. Ponemos a cocer las patatas con su piel en agua con sal durante 10-15 minutos, a fuego suave para que no revienten. No estarán muy cocidas pero en el horno terminarán de hacerse, quitamos el agua y las dejamos templar bien tapadas en la misma cazuela donde las hemos cocido.




Mientras, cascamos los huevos en un bol, los batimos ligeramente y los mezclamos con la nata y la leche. Salpimentamos y reservamos.
Embadurnamos un molde con mantequilla (yo he elegido uno de 26 cm de diámetro, pero se puede hacer también en uno tipo plumcake) y lo tapizamos con las lonchas de beicon.





Una vez que podemos manipular las patatas, las pelamos y cortamos en láminas del grosor de una moneda. Colocamos en el fondo del molde una primera capa de patata (tapando bien los huecos), una segunda capa de queso rallado o en lonchas y una tercera de jamón cocido. A continuación formamos otra capa de patatas, queso y jamón para terminar con una capa de patatas. 




A continuación vertemos la mezcla de huevos, nata y leche y movemos el molde para que el líquido penetre bien hasta el fondo del pastel. Espolvoreamos con queso rallado y metemos en el horno 
precalentado, calor arriba y abajo, colocándolo en la zona media durante 25-30 minutos o hasta que el pastel se cuaje y se dore ligeramente la superficie. Si el molde es largo y estrecho tardará más tiempo.
Ya fuera del horno dejamos que repose y pierda un poco de calor y una vez templado, desmoldamos y servimos.



No hay comentarios: