23 feb. 2015

bollos rellenos de dulce de manzana y queso


Hoy el día ha cundido mucho y el madrugón ha tenido su recompensa, y no es otra que estos panes de leche con los que alegrar la merienda de esta tarde y el desayuno de mañana si hay suerte y llegan. Por supuesto se pueden hacer sin rellenar y una vez hechos abrir el pan y poner lo que más nos guste.


ingredientes
500 g de harina de fuerza
10 g de sal
40 g de azúcar
20 g de miel
1 huevo tamaño "L"
25 g de leche en polvo
250 ml de leche entera
50 g de mantequilla sin sal a Tª ambiente
25 g de levadura fresca
1 huevo batido para pintar los bollos


para el relleno
dulce de manzana
queso brie







elaboración

Vertemos la leche en la cubeta de la panificadora, a la que añadimos, el huevo ligeramente batido, el azúcar, la miel, la leche en polvo y la sal, por último añadimos la harina y la levadura desmigada. Ponemos en marcha la máquina en el programa de amasado, en la mía es el número 7 y dura 15 minutos.
Cuando se hayan mezclado todos los ingredientes incorporamos poco a poco los trozos de mantequilla y dejamos que termine el programa. Una vez que termine programamos de nuevo el mismo programa durante otros 15 minutos más. La masa quedará lisa y elástica.




Si amasamos a mano, ponemos todos los ingredientes dentro de un bol y vamos añadiendo poco a poco la leche. Una vez que la masa haya absorbido toda la leche la dejamos reposar bien tapada unos 5 minutos. Después de este pequeño descanso la sacamos del bol y comenzamos a amasarla, para ello golpeamos ligeramente la masa sobre la mesa de trabajo, la estiramos y la doblamos sobre sí misma. Repetimos estos movimientos hasta que la masa se vaya despegando de la mesa. Y si alternamos este amasado con reposos de unos 8-10 minutos, con la masa bien tapada, el trabajo de amasado se simplifica. La masa quedará lisa y elástica.





Una vez hecha la masa formamos una bola y la ponemos dentro de un bol ligeramente engrasado, lo cubrimos con film transparente y dejamos reposar hasta que duplique su tamaño, el tiempo dependerá de la temperatura ambiente.
Cuando haya levado ponemos de nuevo la masa encima de la mesa de trabajo, la dividimos en porciones de 80 g, las voleamos y dejamos reposar unos minutos bien tapadas.

A continuación aplastamos un poco cada porción, colocamos en el centro una cucharadita de dulce de manzana y un trozo de queso (en mi caso brie), cerramos los bordes del pan de fuera hacia dentro hasta cubrir el relleno y sellamos bien. Ponemos la parte fea del panecillo hacia abajo y lo voleamos un poco.
A medida que formamos los bollitos los colocamos en una bandeja de horno forrada con papel de hornear dejando espacio entre ellos. Los pincelamos con huevo batido y los dejamos reposar en un lugar cálido hasta que casi hayan doblado su volumen. Vamos precalentando el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo.




Una vez que hayan levado, los pincelamos de nuevo con huevo batido y los metemos en el horno, bajamos la temperatura de este a 180 ºC y los dejamos cocer durante 12-15 minutos. Comprobamos que están cocidos y los sacamos a una rejilla para que se enfríen.

Si no los vamos a consumir en el día los congelamos individualmente bien envueltos con film transparente. También los podemos rellenar de crema de chocolate, mermelada, manzana y pasas...

Fuente: receta bollos rellenos de manzana y arándanos del blog El cocinicas

No hay comentarios: