7 feb. 2015

leche frita de calabaza



La leche frita, es un postre muy casero conocido también como tostadas de crema o crema frita, que se hace a partir de una crema pastelera, algo más espesa de lo normal, y que es muy típico en todo el periodo carnavalesco junto con las tostadas de pan. Y como últimamente el color naranja predomina en mi cocina, ya que utilizo mucha calabaza, hoy también se la he añadido a esta crema, así le damos un toque diferente y puedo gastar calabazas como esas de la foto sin darnos cuenta.




Para dar otro cambio a esta crema y pasarla de dulce a salada y así tener en lugar de un postre un aperitivo añadimos un poco de queso y os quedan estas tostadas de calabaza y queso camembert.



ingredientes
500 ml de leche entera
1 huevo tamaño "L"
3 yemas de huevo

75-100 g de azúcar
150 g de puré de calabaza cocida
60 g de harina de maíz refinada
un trozo de canela en rama
un trozo de piel de limón
harina y huevo batido para rebozar
aceite para freír
azúcar y canela en polvo para adornar








elaboración
Disolvemos la maizena en una cuarta parte de la leche fría. En un cazo 
calentamos el resto de la leche con la canela y la piel de limón hasta que rompa a hervir. Mientras, batimos el huevo entero con las yemas y el azúcar, añadimos a esta mezcla el puré de calabaza y la leche con la harina, mezclándolo todo bien de forma que no quede ningún grumo. Cuando lo hayamos mezclado añadimos poco a poco la leche cocida pasándola por un colador fino, donde quedará la canela y la piel de limón, removiendo sin parar hasta mezclarlo todo. La leche tiene que estar caliente pero no hirviendo, ya que las albúminas del huevo cuajarían.
Volvemos a poner la mezcla en un cazo y la cocemos a fuego suave, sin dejar de remover, hasta que la crema espese y con cuidado de que no hierva en ningún momento, para evitar que se corte.
 Retiramos la crema del fuego y del cazo para enfriarla cuanto antes. La extendemos en una fuente plana, formando una capa de por lo menos un par de centímetros, y la dejamos enfriar.




Una vez fría, cortamos la masa en cuadrados o rectángulos y los pasamos por harina y huevo batido. Los freímos en aceite de oliva suave a fuego medio y los dejamos escurrir sobre papel de cocina.
Las tostadas de crema las servimos embadurnadas con el azúcar y la canela mezcladas. Y si en lugar de tostadas queréis hacer crema pastelera con calabaza en el enlace tenéis como hacerla.






No hay comentarios: