15 may. 2011

lasaña de morcilla




Plato contundente, acompañarlo con algo suave, tipo ensalada, porque sino...
En lugar de hacerlo con pasta he utilizado pencas de acelga, por lo que igual estoy cometiendo un error llamándolo así, pues la lasaña es con pasta, pero no vamos a ser tan triquismiquis. Seguimos dando salida al producto fresco que tenemos ahora en la huerta, y para no repetir siempre las mismas preparaciones esta vez cambiamos la pasta por acelga y la carne por morcilla.

La idea de hacer lasaña de morcilla me la dió mi hermana y yo para aprovechar las pencas pues eso... 
a ver si os gusta, a nosotros nos ha encantado.


ingredientes 
1 morcilla
pencas de acelga o placas de lasaña
queso rallado
1 cebolla
1 pimiento verde
pimientos del piquillo
8 cucharadas de salsa de tomate

aceite y sal

para la besamel
35 gr de harina
35 gr de mantequilla
500 ml de leche





elaboración 
Si la hacemos con placas de lasaña, sólo hay que cocerlas o hidratarlas según las que elijamos.
Para cocerlas, ponemos abundante agua con sal a calentar en una cazuela grande. Cuando el agua empiece a hervir, añadimos las placas de lasaña de una en una con cuidado para que no se peguen y las cocemos el tiempo que indique el envase para que queden al dente. Una vez cocidas, las sacamos y las dejamos escurriendo sobre un paño bien extendidas hasta que se enfríen.

Si usamos pasta precocinada nos evitamos todo este trabajo.

Si sustituimos las placas de lasaña, por pencas de acelga, a estas las quitamos los hilos y las ponemos a cocer en la olla con abundante agua caliente y sal. Tapamos y cuando suba la válvula las tenemos 4 minutos. Si las cocemos sin tapar necesitarán unos 20 minutos. Antes de escurrir comprobamos que están cocidas pinchándolas con la punta de un cuchillo, el filo de este las tiene que atravesar con facilidad. Una vez cocidas las dejamos escurrir y templar.




Para el relleno ponemos en una sartén con aceite, la cebolla y el pimiento bien picados con un poco sal, a fuego suave, durante 20 minutos por lo menos, hasta que cojan un ligero color. Cuando lo tengamos, añadimos la morcilla desmenuzada (sin piel) y se mezcla bien con las verduras, al principio cuesta pero con el calor la morcilla se va separando, cuando ya esta hecha, se le añade el tomate frito espesito, se deja cocer un rato y lo dejamos templar.

Para la besamel, ponemos a fundir la mantequilla, echamos la harina que cocinamos unos minutos, pero sin dejar que tome color. Vamos echando poco a poco la leche caliente, sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica, y lo cocinamos unos minutos, hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme, ponemos sal e incluso un poco de nuez moscada si os gusta, le va muy bien a la besamel.




En  una fuente para horno, ponemos una capa de besamel y encima las pencas de acelga, las cubrimos con besamel, con parte del relleno y encima unos piquillos, de nuevo penca, capa de besamel, relleno y pimientos. Terminamos con una capa de pencas y lo cubrimos con salsa besamel. Añadimos un poco de queso rallado y metemos la fuente al horno a 200º C durante 15 minutos.



12 comentarios: