24 may. 2011

lengua de ternera en salsa de vino tinto

Cada vez comemos más de menos cosas, la casquería es un claro ejemplo de esto. Pero ésta forma parte de muchos platos tradicionales, callos, manos, criadillas... y por supuesto la lengua. En general son ingredientes que a unos les generan un gran rechazo y a otros lo contrario, nos gustan. Si no habeis probado la lengua os diré que guisada o estofada es una carne muy rica, muy jugosa y que los niños comen muy bien, así que fuera prejuicios y a cocinar. En este caso la he preparado con salsa de vino tinto.

ingredientes 
1 lengua de ternera
1/2 cebolla
1 zanahoria
1 puerro
una rama perejil
15-20 granos de pimienta negra 
1/2 pimiento verde
harina
huevo
aceite 
sal

para la salsa 
2 cebollas
1 vaso de vino tinto
1 vaso de caldo
sal
aceite


elaboración 
Limpiamos bien la lengua, quitamos toda la sangre que podamos y la ponemos en un recipiente cubierta con agua fría en la nevera durante unas horas, mejor de un día para otro. De nuevo la pasamos por el chorro de agua fría y la ponemos en la olla rápida cubierta de agua fría con sal y con 1/2 cebolla, 1 zanahoria, 1 puerro y los granos de pimienta. La tendremos unos 30-45 minutos contando desde que suba la válvula. Este tiempo es orientativo pues dependerá del tamaño de la pieza.
Una vez cocida retiramos la lengua y las verduras. Colamos el caldo, lo dejamos enfriar para desengrasarlo mejor y reservamos, lo usaremos para la salsa o para  un arrocito...

Pelamos la lengua antes de que se enfrie demasiado, la cortamos en lonchas que pasaremos por harina y huevo batido y la freímos, colocándola en una cazuela ancha.

Ahora preparamos la salsa, en una sartén con aceite ponemos a pochar las cebollas, las ponemos sal, cuando lo tengamos bien pochado añadimos el vino tinto que dejamos reducir durante 10 minutos para que se evapore el alcohol, a esto le añadimos un poco de caldo y lo cocinamos un poco. Pasamos la salsa, la probamos y la ponemos sobre los filetes de lengua. Dejamos dar un hervor, si hace falta aligerar la salsa ponemos más caldo o agua.




Para acompañar al plato, un puré de patatas y unas tiras de pimiento verde salteado o también con un puré y piquillos… o unos pimientos fritos del pais.

Se puede hacer partiendo de lengua ya cocida, con lo que sólo tenemos que trocearla, rebozarla y hacer la salsa que elijamos. Si no hay caldo de carne, pues agua y una pastilla de caldo.

El caldo que nos sobre de cocer la lengua lo podemos congelar bien en tarros o bien en cubiteras o bolsas de hielo. Para hacer salsa, arroz, sopa...
Si nos sobra lengua también la podemos congelar con o sin salsa o una vez rebozada, para congelar los filetes, los colocamos en una superficie plana que no se toquen unos con otros y cuando se queden duras meterlas a un bolsa, así las podemos ir sacando cuando las necesitemos y hacer la salsa en el momento.




10 comentarios: