26 nov. 2013

pimientos rojos rellenos de carne con salsa de cebolla



Los pimientos rojos o morrones al ser carnosos también son estupendos para rellenar, y se pueden hacer bien en crudo (enteros o partidos por la mitad) o bien una vez asados. Otra opción a los pimientos del piquillo.




ingredientes
3-4 pimientos rojos asados
200 g de carne picada
1 cebolla
3-4 cucharadas de salsa de tomate
1 cucharada de vino blanco
1 huevo tamaño "L"
150 ml de nata líquida
orégano y pimienta
harina y huevo batido para rebozar
sal y aceite

para la salsa de cebolla

125 g de cebolla
1 cucharadita de coñac o vino blanco
1 cucharadita de harina
10 cucharadas del agua de los pimientos
8 cucharadas de agua







elaboración
Lavamos los pimientos y los asamos enteros en el horno. Los dejamos reposar bien tapados para que suden, los pelamos con cuidado de no romperlos, eliminamos las semillas y los filamentos blancos de dentro y los cortamos en tiras anchas.
Para hacer el relleno, ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y sofreimos la cebolla bien picadita hasta que esté tierna, pero sin dejar que coja color. Añadimos la carne, salpimentamos, removemos y la rehogamos. Cuando tome color añadimos el tomate, el vino blanco y el orégano. Retiramos del fuego y añadimos el huevo batido y la nata, acercamos de nuevo al fuego y dejamos que cueza hasta que espese. Dejamos enfriar. Tambien podemos optar por hacer este otro relleno también de carne.


Repartimos la preparación sobre las tiras de pimiento y las enrollamos sobre sí mismas. Una vez rellenos los rebozamos, pasados por harina y por huevo, y los freímos en aceite caliente a fuego moderado. Los escurrimos y los vamos colocando en una cazuela. El rebozar los pimientos va en gustos, yo siempre lo hago con los de carne.
Para hacer la salsa de cebolla podemos aprovechar el aceite de freir los pimientos si no está muy quemado, dejando solo el necesario. Sofreímos la cebolla cortada hasta que esté tierna, que no se dore mucho. Agregamos la harina, la rehogamos y añadimos el coñac (o el vino), el caldo poco a poco, y ponemos sal. Lo dejamos cocer todo unos 15 minutos, trituramos y lo vertemos encima de los pimientos. Damos un hervor a la cazuela y listo para comer.



Salsa que podemos cambiar por una salsa de setas, o por una salsa de tomate y pimientos...



No hay comentarios: