21 nov. 2013

canelones rellenos de coliflor



Estaba cantado que detrás de la receta de como hacer pasta fresca de espinacas tocaba la receta de cómo la habíamos preparado, pues ya veis una receta de camuflaje en toda regla, perfecta para los que son poco amigos de la verdura y en especial de la coliflor, al ir con besamel y queso su sabor queda muy suavizado. En casa la coliflor así gusta mucho, pero al ir con la pasta verde no las tenía todas conmigo, sabía que alguna protesta iba a tener pero pasó todo lo contrario, mi hijo pequeño no paró de decir: anda pero si está muy rico...
Eso sí, hacer la pasta de los canelones lleva su tiempo, así que merece la pena hacer cantidad y congelar, ahorraremos tiempo y dinero.



ingredientes
500 g de coliflor
60 g de mantequilla
60 g de harina
750 ml de leche
325 g de pasta fresca de espinacas
queso emmental rallado
1-2 cucharaditas de perejil fresco picado
16 lonchas de jamón cocido
aceite y sal








elaboración
Dividimos la coliflor en ramilletes, la cocemos al vapor durante 10 minutos y una vez cocida, la trituramos con un tenedor.
Cocemos por tandas las placas de canelones durante 2-3 minutos en abundante agua hirviendo con sal, las escurrimos y las estiramos, sin superponerlas, para que se sequen sobre un trapo de cocina.






Para hacer la besamel fundimos la mantequilla en una cazuela, añadimos la harina que rehogamos durante unos minutos, para que pierda su sabor a crudo, pero sin dejar que tome color. A continuación vamos echando poco a poco la leche, sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, así hasta terminar la leche, ponemos una pizca de sal y cocinamos la besamel a fuego suave durante unos 15 minutos, con cuidado de que no se pegue al fondo de la cazuela. Retiramos la mitad a un bol y reservamos, a la otra mitad añadimos unos 25 g de queso, el perejil y la coliflor. Mezclamos bien.







Sobre cada canelón ponemos una loncha de jamón, una porción de la besamel de coliflor con queso y formamos rollitos.
Ponemos un poco de la salsa besamel que tenemos reservada sobre el fondo de una fuente que pueda ir al horno y colocamos encima los canelones uno al lado del otro y los cubrimos con el resto de la salsa. Espolvoreamos con queso rallado y los horneamos a unos 200 ºC durante 20 minutos o hasta que veamos que el queso ha fundido y esté doradito. Hemos comido 8 canelones, el resto ha ido al congelador.




Fuente: la cocina es... astucia, de Paola Loaldi.



No hay comentarios: