29 dic. 2013

leche frita de turrón


La leche frita, en casa, es un postre de los de toda la vida, una auténtica delicia en cualquier época del año, que se hace tan solo a base de leche, azúcar y harina, y al que hoy le hemos dado un aire navideño. 


ingredientes
500 ml de leche
125 g de turrón blando
un poco de piel de limón
60 g de maizena
65 g de azúcar
harina y huevo batido para rebozar
aceite de oliva para freir
azúcar y canela en polvo para decorar











elaboración

En 125-200 ml de leche mezclamos la maizena, el azúcar y el turrón.
Calentamos el resto de la leche con la piel de limón hasta que rompa a hervir. Retiramos la piel de limón e incorporamos la leche, colada, poco a poco sobre la papilla de turrón. Lo mezclamos bien y ponemos de nuevo a fuego suave, sin dejar de remover, hasta que se forme una crema espesa.



Pasamos la crema a una fuente plana, formando una capa de por lo menos un par de centímetros, y la dejamos enfriar.
Una vez fría, cortamos la masa en cuadrados o rectángulos y los pasamos por harina y huevo batido. Los freimos en aceite de oliva a fuego medio y los dejamos escurrir sobre papel de cocina.
Las tostadas de crema las servimos embadurnadas con el azúcar y la canela mezcladas.




Una rica manera de aprovechar el sobrante de turrón de las fiestas navideñas.

Fuente: Angelita Alfaro.



23 dic. 2013

langostinos al horno


En casa un plato de langostinos no lo rechaza nadie, se preparen como se preparen se acierta siempre. Pero pensando en las comidas y cenas que se aproximan hay que prepararlos de manera que todo el mundo pueda estar sentado en la mesa participando de la fiesta. Y al horno es una buena manera de hacerlos, no siempre los vamos a comer cocidos, ya que hacerlos a la plancha está descartado sí o sí, y más si somos muchos a la mesa. El plato de hoy está para chuparse literalmente los dedos, es una receta que vi hace tiempo en el blog de Olí, Entre Barrancos.




ingredientes
800 g de langostinos grandes
1 cuchara de las de servir de sal gruesa
1 cuchara de las de servir de ajo picadito
1 cuchara de las de servir de perejil   

  fresco picado
50 ml de zumo de limón
100 ml de aceite de oliva virgen extra.










elaboración
Colocamos los langostinos, sin amontonar, en una fuente de horno y añadimos, por este orden, la sal, los ajos, el perejil, el limón y por último el aceite. Metemos la fuente al horno precalentado a 180 ºC durante unos 10-15 minutos o hasta que estén sonrosaditos y comiencen a dorarse. 



La salsita está de toma pan y moja, así que no hay que privarse de untar. 




¡¡¡FELICES FIESTAS!!!




22 dic. 2013

croquetas de puerro y gambas


En el mercado tenemos puerros todo el año y en la huerta casi, por lo que cuando hay les saco el máximo partido, preparando ensaladas, pasteles, cremas, tortillas... y como veis también croquetas. 
A la masa de croquetas siempre la pongo cebolla, pero hoy la he sustituido por puerro, y la croqueta es otra. Esta receta va también con gambas, pero sin ningún problema podéis cambiar las gambas por langostinos, mejillones, jamón... 
Un rico entrante para estas comidas o cenas.


ingredientes
50 g de harina
50 g de mantequilla
450 ml de leche
50 ml de caldo de gambas
150 g de gambas limpias
125 g de puerro (parte blanca)
sal y aceite de oliva











elaboración

En una sartén con un poco de aceite ponemos a pochar a fuego suave el puerro bien picadito, con una pizca de sal. En cuanto esté tierno y empiece a tomar color, lo retiramos y escurrimos bien.
Pelamos las gambas, (podemos cambiarlas por langostinos, por mejillones, por jamón...) y con las cabezas y cáscaras hacemos un caldo. Lo hacemos con poca agua para que tenga más sabor.
En una cazuela ponemos una fina película de aceite, salteamos las gambas troceadas y las retiramos. En esa misma cazuela, sin retirar el aceite, ponemos a fundir la mantequilla, con cuidado de que no se caliente demasiado. Una vez fundida le añadimos el puerro pochado, y la harina, que rehogamos durante unos minutos, para que pierda su sabor a crudo, pero sin dejar que tome color. A continuación vamos echando poco a poco la leche y el caldo calientes, sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, y lo cocinamos unos 15 minutos con cuidado de que no se nos pegue, después añadimos las gambas (o los langostinos, mejillones...) que tenemos en espera, lo mezclamos todo bien y dejamos cocinar todo otros 5-10 minutos más.



Ponemos esta masa a enfriar en una fuente, formando una capa de por lo menos un par de centímetros para después formar mejor las croquetas. Lo cubrimos con papel transparente de cocina, y para que no se forme costra y para que no halla condensación lo ponemos en contacto con la masa. Lo dejamos enfriar bien en la nevera, mejor durante toda la noche, y una vez fría formamos las croquetas, que pasamos por harina, huevo batido y pan rallado, y las freímos en aceite bien caliente en el momento de comerlas, cuando estén doraditas las sacamos y dejamos escurrir en papel de cocina.
A la hora de servirlas las podemos acompañar con mahonesa o de una salsa de pimientos de piquillos salteados y triturados con un chorrito de nata líquida. Y todo esto con una buena ensalada verde o con una ensalada de tomate y cebollita.







21 dic. 2013

bizcocho cuatro cuartos con manzana



Un bizcocho tradicional conocido como cuatro cuartos al que hemos añadido manzana. Se llama así porque se hace, a partes iguales, de huevos, azúcar mantequilla y harina. Un bizcocho muy parecido al pan de manzana, la diferencia está en la posición de las capas de manzana.


ingredientes
5-6 manzanas reinetas
200 g de mantequilla reblandecida
200 g de harina de repostería
200 g de azúcar
200 g de huevos, pesados sin cáscara
1 cucharada de coñac
una pizca de sal
2 cucharaditas de levadura en polvo
2 cucharadas de mermelada de albaricoque o de melocotón
mantequilla y harina para engrasar el molde





elaboración

Preparamos un molde redondo desmontable de 24 cm de diámetro, para ello lo untamos con mantequilla hasta el borde, espolvoreamos harina y lo ponemos boca abajo dando unos golpecitos para quitar el sobrante de harina. Precalentamos el horno a 180 ºC.
Para hacer la masa del bizcocho, ponemos en un bol la mantequilla, añadimos el azúcar y con ayuda de unas varillas eléctricas lo batimos hasta obtener una mezcla ligera y esponjosa. A continuación añadimos los huevos, de uno en uno, batiendo bien entre uno y otro. La mezcla puede cortarse pero luego se arreglará. Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal y la incorporamos en un par de veces a la mezcla anterior con ayuda de una cuchara de madera, hasta conseguir una masa homogénea. 
Por último añadimos la cucharada de coñac.



Pelamos las manzanas, las quitamos el corazón y las cortamos en medias lunas finas. 

Ponemos en el fondo del molde la mitad de esta masa, colocamos encima una capa de manzana que cubrimos con el resto de la masa, y para terminar colocamos otra capa de manzana de forma decorativa empezando por el borde y poniendo las láminas ligeramente superpuestas.

Lo metemos al horno durante 45-50 minutos. Antes de sacarlo comprobamos que esté hecho, introduciendo un palillo en el centro, este tiene que salir limpio. Dejamos reposar 10 minutos dentro del molde, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla. Una vez frío lo cubrimos con mermelada de albaricoque o de melocotón aligerada con un poco de agua aunque también la podemos servir directamente sin nada.






20 dic. 2013

pastel de calabaza y queso con caramelo y nueces


Aquí tenéis el pequeño tuneo que hice al flan de calabaza y queso que os enseñe hace unos días. Como veis le he puesto una base de bizcocho como si se tratara de un pastel de queso y el caramelo en lugar de ponerlo en el molde lo he puesto una vez horneado.


ingredientes
para el bizcocho
2 huevos, 100 g pesados sin cáscara
100 g de harina
100 g de azúcar
100 g de mantequilla blanda
1 pizca de levadura en polvo
1 pizca de sal

para el relleno

450 g de calabaza asada
250 g de queso crema
2 yogures griegos
4 cucharadas de azúcar, 80 g
2 cucharadas de maizena, 20 g

para el caramelo

100 gr de azúcar
6 cucharadas de agua
nueces peladas para adornar

elaboración

Para preparar la masa del bizcocho, ponemos en un bol pequeño la mantequilla, añadimos el azúcar y con ayuda de unas varillas eléctricas lo batimos hasta obtener una mezcla ligera y esponjosa. A continuación añadimos los huevos, de uno en uno, batiendo bien entre uno y otro. La mezcla puede cortarse pero luego se arreglará. Tamizamos la harina junto con la levadura y la sal y la incorporamos en un par de veces a la mezcla anterior con ayuda de una cuchara de madera, hasta conseguir una masa homogénea. Esta masa la vertemos en el fondo de un molde de 22 cm de diámetro con las paredes altas, la extendemos bien y ponemos el molde en el horno precalentado a 180 ºC hasta que se dore, unos 10-15 minutos. Una vez dorado lo sacamos del horno y dejamos enfriar.



Precalentamos el horno a 210 ºC y mientras preparamos el relleno, que hacemos batiendo ligeramente en un bol todos los ingredientes, la mezcla que obtenemos la ponemos sobre la masa de bizcocho horneada y ya fría, y horneamos unos 15 minutos a 210 ºC y luego unos 35-40 minutos más a 180 ºC o hasta que esté cuajado. Antes de desmoldar 
dejamos enfriar, y antes de servir añadimos el caramelo líquido por encima junto con unas nueces peladas.




Y que tal si variamos el bizcocho y lo hacemos de chocolate, para ello sustituimos parte de la harina por cacao en polvo.





Fuente: El flan de calabaza y queso, del blog Hecho en casa

19 dic. 2013

pasta choux con queso rellena de espinacas con champiñones, gougères farcies



Rosquillitas y bollitos hechos con pasta choux salada, que en esta ocasión van rellenos de espinacas y champiñones. Para variar el relleno pero sin dejar de lado las espinacas podemos cambiar los champiñones por salmón ahumado, por gambas o por langostinos. Con este relleno también he preparado cruasanes, algún quiché, así como empanadas y empanadillas.


ingredientes
300 g de espinacas frescas 
1 cebolla pequeña
1-2 dientes de ajo
125 g de champiñón 
pasas o piñones (opcional)
75 g de queso de cabra
20 ml de leche o nata
aceite de oliva, sal y pimienta









elaboración
Preparamos la pasta choux y horneamos los bollitos y las ruedas.
Aquí tenéis como hacer la pasta choux salada.
Lo siguiente será preparar el relleno, para ello lavamos bien las espinacas, retiramos el tallo y la parte fibrosa de las hojas, las escurrimos y troceamos un poco. Quitamos la parte terrosa de los champiñones y los limpiamos bajo el chorro de agua, mejor que sumergirlos pues son muy porosos y absorben mucha agua, una vez limpios los picamos.





En una sartén con aceite caliente ponemos a pochar la cebolla picada hasta que esté tierna pero sin que coja color. Añadimos los champiñones con el ajo, un poco de sal y pimienta, y los salteamos hasta que estén hechos y pierdan el agua que sueltan, añadimos las espinacas, removemos y dejamos que vayan mermando de volumen y terminen de cocinarse, soltarán un poco de agua que dejaremos evaporar.
Añadimos el queso de cabra, removemos hasta incorporarlo y a continuación añadimos la nata o la leche, que dejamos reducir hasta que quede una mezcla homogénea vigilando bien para que no se agarre.
Rellenamos los bollitos o las rosquillas justo en el momento de servirlas.







17 dic. 2013

tartaletas de calabaza con queso roquefort



Unas mini quichés, que al igual que sus hermanas mayores, admiten muchas variaciones, y dependiendo del tamaño, ya de por sí pequeño y de la cantidad que hagamos, nos pueden servir como aperitivo, entrante o ser un buen primer plato para una comida o una cena. Y en una cesta de mimbre para una merienda en el campo...


ingredientes
12 tartaletas de masa quebrada
1/2 calabacín pequeño, 125 g
200 g de calabaza asada o cocida
1 cebolleta
1 diente de ajo
100 ml de nata líquida
80 g de queso roquefort
1 huevo tamaño "L"
queso rallado
aceite, sal y pimienta









elaboración

Para las tartaletas no es necesario hacer la masa quebrada en casa, podemos usar también la comprada, yo lo hago la mayoría de las veces, para ello la extendemos y cortamos círculos de 10 cm de diámetro, esta medida es para forrar mis moldes, aquí cada uno tendrá que hacerlos según su medida. Yo para hacer 12 tartaletas necesito usar un poco más de 1 lámina de masa.
Pinchamos la masa de las tartaletas, las cubrimos con papel de hornear y las refrigeramos durante 15 minutos, las rellenamos con legumbres para evitar que la pasta suba y las horneamos unos 15-20 minutos en el horno precalentado a 180 ºC. Retiramos las legumbres y las dejamos enfriar. También es posible comprar las tartaletas listas para rellenar.




Para hacer el relleno, en una sartén con un poco de aceite caliente, ponemos a pochar la cebolla y el ajo picaditos hasta que se ablanden. Añadimos el calabacín cortado en laminitas y lo rehogamos hasta que esté tierno. Incorporamos la calabaza, triturada con un tenedor, salpimentamos y lo dejamos a fuego bajo 5 minutos más. Fuera del fuego añadimos la nata, el queso y el huevo. Mezclamos todo bien, rellenamos las tartaletas previamente preparadas y las cubrimos con un poco de queso rallado. Las metemos de nuevo al horno durante 15-20 minutos o hasta que veamos que el relleno está cuajado y el queso ligeramente dorado. 

El queso se puede cambiar por queso cabrales, por un queso azul o por cualquier otro que no te resulte tan fuerte.






16 dic. 2013

masa choux con queso, gougères




Partiendo de la misma masa dulce que usamos para buñuelos, relámpagos, choux... se hacen salados, perfectos para servirlos, una vez rellenos, de entremés o aperitivo. La única diferencia es que a la masa tradicional se le añade algún ingrediente que le dé un sabor más fuerte, cebolla rallada o en polvo, paté, jamón serrano o cocido, muy picadito, pero el ingrediente que más se emplea para ello es el queso, gougères, sobre todo el gruyère, parmesano o manchego.
Dependiendo de la forma que demos a la masa podemos hacer bollitos, ruedas, relámpagos, choux... y con el relleno que más nos guste.



ingredientes
125 ml de agua
35 gr de mantequilla
½ cucharadita de sal
75 gr de harina tamizada
2 huevos tamaño "L"
60 g de queso rallado
huevo batido para pincelar











elaboración
Ponemos a hervir en una cazuela el agua con la pizca de sal y la mantequilla. Es importante que la mantequilla se funda antes de que hierva el agua o la evaporación variará las proporciones de la masa.
Una vez que el agua hierva volcamos de golpe la harina y movemos con una cuchara de madera con el fuego muy bajo, hasta obtener una bola de masa lisa que se separa de las paredes del cazo.



Se retira del fuego y se vuelca la masa unos minutos sobre una superficie fría para que se enfríe ligeramente, yo la pongo sobre el mármol de la encimera.
Después, colocamos de nuevo la masa en el cazo o en un cuenco y añadimos los huevos uno a uno (NO incorporar el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado), batiendo bien hasta que la masa quede suave y lisa, debe quedar una masa espesa pero fluida. Para comprobar que se ha añadido suficiente huevo cogemos un poco de pasta con la cuchara y esta deberá caer en el cazo antes de poder contar hasta tres. El último huevo mejor si lo incorporamos poco a poco, pues dependiendo de su peso igual no es necesario echarlo entero, o de igual manera podemos necesitar un poco de un tercer huevo. Yo he usado 2 huevos de 64 g cada uno, pesados con cáscara.



Una vez hecha la masa, añadimos la mitad del queso rallado y mezclamos bien. Preparamos una bandeja de horno con papel de hornear y si hacemos los bollitos, con ayuda de dos cucharas ponemos montoncitos de masa sobre la placa de horno, dejando espacio entre ellas pues aumentarán de tamaño.
Si hacemos las rosquillas o ruedas ponemos la masa en una manga pastelera con una boquilla, rizada o lisa, de 1 cm de grosor y sobre la placa de horno hacemos círculos de unos 8-10 cm de diámetro, y después hacemos otro círculo encima de cada uno. Para hacer los relámpagos ponemos porciones alargadas de unos 8-10 cm sobre la placa de horno, separándolas unas de otras ya que luego aumentan de tamaño.
Hay que tener en cuenta que cuando usemos la manga pastelera, el queso tiene que estar rallado muy fino, para que al pasar por la manga esta no se atasque.



Con la pasta en la placa del horno, la pincelamos con el huevo batido, y de paso la alisamos, ponemos por encima el queso rallado restante y los cocemos en el horno precalentado a 200 ºC durante 15-20 minutos o hasta que tengan un color ligeramente dorado.
Una vez cocidos los retiramos del horno, los dejamos sobre una rejilla, y con un cuchillo de sierra les cortamos la parte superior o los partimos para que salga el vapor y queden crujientes. Los dejamos enfriar y listos para rellenar.




14 dic. 2013

bizcocho de queso mascarpone




A la hora de hacer algo dulce para los desayunos, nada más sencillo que un bizcocho, cuya única dificultad radica en vigilarlo mientras se enfría. Y como no hay que conformarse con un solo tipo, hoy toca hacerlo con queso mascarpone el cual podemos cambiar por queso de kefir, por nata o por otro tipo de queso crema.



ingredientes
1 envase de queso mascarpone, 250 g
1 envase de queso mascarpone
   de azúcar, 200 g
2 envases de queso mascarpone

   de harina, 220 g
1/2 envase de queso mascarpone

   de aceite de girasol, 100 g
4 huevos tamaño "L"
1 sobre de levadura en polvo
una pizca de sal

mantequilla y harina para preparar
   el molde






elaboración 

Precalentamos el horno a 180 ºC, engrasamos un molde, en mi caso he usado uno profundo y redondo de 23 cm de diámetro, lo espolvoreamos con un poco de harina, eliminamos el exceso de esta golpeando un poco el molde y reservamos en la nevera mientras preparamos la mezcla.



Con ayuda de unas varillas eléctricas batimos los huevos junto con el azúcar hasta conseguir que blanqueen, a continuación añadimos el aceite y el queso mascarpone, mezclándolo bien con lo anterior. Cuando lo tengamos bien integrado, dejamos de batir y con una cuchara de madera o espátula incorporamos poco a poco la harina tamizada junto con la levadura y la pizca de sal.
Vertemos esta masa en el molde y lo horneamos durante 35-40 minutos, antes de sacarlo comprobamos que está hecho metiendo una varilla en el centro, si sale limpia lo sacamos, dejamos que repose fuera del horno y dentro del molde unos 10 minutos y lo desmoldamos sobre una rejilla para que se enfríe. Si la varilla sale sucia lo dejamos en el horno unos minutos más, y si vemos que coje mucho color en la superficie lo cubrimos holgadamente con papel de aluminio.











13 dic. 2013

pan brioche con pasas y frutas escarchadas


En una de las panaderías del barrio hacen un pan de fruta muy rico que de vez en cuando traía a casa para el desayuno del domingo, eso era en la época en la que hacía repostería de tarde en tarde. Ahora eso ha cambiado y no hay semana que no haga algo. Así que acordándome de este pan busqué por la red una receta para intentar hacerlo y me quede con la de Dolores, Al calor de un bizcocho, con un resultado muy bueno, tan solo he modificado la cantidad de agua, que he usado un poco menos, y parte de la leche la he sustituido por un poco de ron. 




ingredientes
250 g de harina de panadería
20 ml de agua
90 ml de leche
10 ml de ron
10 g de levadura fresca
1 yema de huevo tamaño "L"
40 g de azúcar
60 g de mantequilla
50 g de pasas
50 g de fruta escarchada









elaboración 
Ponemos la harina y el azúcar en un bol, lo mezclamos, hacemos un hueco en el centro y en él ponemos la yema de huevo, el ron, la levadura desleída en la leche tibia y un poco de agua. Lo vamos mezclando todo hasta unirlo, echamos más agua, lo volcamos sobre la mesa o encimera y seguimos amasando hasta tener una masa lisa que deje de pegarse en las manos. La cubrimos con un paño de cocina y la dejamos reposar unos 10-15 minutos. Pasado ese tiempo estiramos la masa, añadimos la mantequilla troceada y amasamos de nuevo hasta tener una masa lisa y elástica. Veremos que la masa se vuelve muy pegajosa (pero no es necesario añadir más harina), con el amasado se volverá manejable, y será más fácil si en medio del amasado dejamos reposar la masa.



Una vez que tenemos la masa lista, la extendemos y agregamos las pasas y la fruta picadita, amasamos un poco para que se distribuya bien, y formamos una bola que dejamos reposar en un bol ligeramente engrasado y bien cubierto con film de cocina hasta que doble su volumen. 
Una vez la masa levada la volcamos sobre la encimera, la desgasificamos con un pequeño amasado y con las manos ligeramente enharinadas, formamos tres bolas iguales, que colocamos en un molde de cake de 25 cm. Lo cubrimos con un film y dejamos reposar de nuevo hasta que doble de volumen. Vamos precalentando el horno a 220 ºC.
Pintamos los bollitos con huevo batido y lo horneamos unos 20 minutos, si vemos que se dora demasiado lo cubrimos con papel de aluminio.
Una vez cocido lo dejamos reposar hasta que se enfríe y desmoldamos.


El amasado yo lo he hecho a mano, pero os recomiendo usar algún tipo de máquina amasadora.




11 dic. 2013

flan de calabaza y queso


Este postre de calabaza se lo he cogido prestado a Mª Jose, de su blog Hecho en casa, y deciros que es una delicia. Una receta que he seguido tal cual, aunque en alguna ocasión la he tuneado un poco, poniéndola una base de bizcocho, pero eso será para una próxima entrada. 
Para hacer este flan unas veces he usado calabaza tipo cacahuete y otras la calabaza "vasca", con ambas queda muy bien, cambia más el color que el sabor.



ingredientes
450 g de calabaza asada o cocida
2 huevos tamaño "L"
250 g de queso crema
2 yogures cremosos
4 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de maizena

nueces para decorar
caramelo líquido











elaboración

Este postre no puede ser más sencillo, lo primero, hacemos el caramelo y cubrimos con él el fondo y las paredes de un molde y lo dejamos enfriar. 
Mientras se enfría, batimos ligeramente en un bol todos los ingredientes, la mezcla que obtenemos la vertemos en el molde preparado, lo colocamos en una fuente con agua y lo cocemos al baño María en el horno precalentado a 170-180 ºC durante 50-60 minutos, o hasta que esté cuajado.




Dejamos enfriar primero a temperatura ambiente fuera del agua y después en la nevera. No lo desmoldamos hasta que esté completamente frío, por lo que es mejor hacerlo de un día para otro. Para desmoldarlo, pasamos un cuchillo o una espátula por todo el borde.



En lugar de un flan grande también podemos hacer flanes individuales, en este caso hay que tener en cuenta que el tiempo de cocción será menor.







También podemos hornearlo directamente en el horno, sin el baño María, como hace MªJose.






10 dic. 2013

empanada de chorizo


Esta es otra versión de la rosca que hacemos para Pascua, en casa a esta empanada siempre la llamamos rosca, la diferencia es que esta no lleva huevo. Una masa de pan que también utilizo para hacer choripanes (preñaos), otras empanadas...


ingredientes
325 g de harina de panadería
12 g de levadura fresca
160 ml de agua
8 g de sal
1 cucharadita de azúcar
20 g de manteca
5 g de aceite de oliva
chorizo en lonchitas







elaboración
Para preparar esta masa ponemos los ingredientes en un bol y los mezclamos hasta unirlos. Volcamos la mezcla sobre la mesa o encimera y seguimos amasando hasta que la masa quede lisa y elástica. Hacemos una bola y la dejamos reposar en un bol ligeramente engrasado y cubierto con un film transparente hasta que doble su volumen. En un lugar cálido tardará alrededor de una hora.
Una vez que haya levado la masa, la volvemos a colocar en una superficie ligeramente enharinada y la aplastamos con los nudillos para desgasificarla, la dejamos reposar unos minutos y la dividimos en dos partes, una algo mayor que otra.



Cogemos el trozo más grande y lo estiramos a nuestro gusto, dándole forma ovalada, colocamos las rodajas de chorizo bien juntitas y lo cubrimos con el otro trozo de masa estirada, enroscamos los bordes y la dejamos levar de nuevo, la pinchamos con un tenedor y al horno precalentado unos 20-25 minutos a 200 ºC. Sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.