16 feb. 2013

ñoquis de coliflor con jamón


Una manera de ahorrar en la cocina es dar una segunda oportunidad a esa comida que nos sobra, y hoy le toca dar salida a un poco de coliflor, la primera opción que me viene a la cabeza siempre es hacer croquetas o cocer unas patatitas y hacer una rica crema y acompañarla con una yema escalfada, pero hoy he elegido hacer unos ñoquis, donde el sabor de la coliflor queda muy suavizado. La manera de hacerlos está sacada de los ñoquis de calabaza que vi en el programa de David de Jorge "atracón a mano armada", son tan fáciles y quedan tan bien que de momento es mi receta definitiva, con solo cambiar de verdura e incluso de salsa se consiguen una gran variedad de platos.



ingredientes
250 g de puré de coliflor
65 g patata deshidratada (para puré instantáneo)
1 huevo tamaño "L", usar sólo la mitad

100 g de harina
30 g de queso parmesano rallado

agua con sal para cocerlos

salsa rubia con jamón

elaboración

Partimos con la coliflor ya cocida, sino lo primero será cocer la coliflor. Con la coliflor muy bien escurrida la machacamos con un tenedor, nos tiene que quedar un puré seco, si no es así lo ponemos en un cazo al fuego durante unos minutos.

Con 50 g de harina formamos una corona, por el exterior hacemos otra corona con la patata deshidratada (la que usamos para hacer el puré de patata instantáneo) y 
en el centro colocamos el puré de coliflor, el queso rallado y la mitad del huevo batido.
 Mezclamos todo bien hasta tener una masa homogénea, pero sin trabajarla demasiado y la dejamos reposar unos minutos.




De esta masa, cogemos pequeñas porciones y formamos pequeños churros de 1 cm de grosor, utilizando el resto de harina para enharinar la mesa y así evitar que la masa se nos pegue a ella. Si usamos demasiada harina nos quedaran unos ñoquis pesados y más duros por lo que es mejor usar la menor cantidad posible.
Cortamos los churros en pequeños trocitos de unos 2 cm de largo, y uno a uno les damos forma, con ayuda de los dientes de un tenedor apretando con el pulgar ligeramente y los colocamos de nuevo en la mesa enharinada hasta terminar con todos. Una vez que se hacen 20 ó 30, le empiezas a coger el truco, y cada vez van saliendo más bonitos.



Cocemos los ñoquis en abundante agua hirviendo con sal 1-2 minutos hasta observar que el ñoqui flota, los escurrimos y los vamos colocando dentro de la salsa elegida, una besamel clarita tal cual o a la que podemos dar un toque de queso azul, de anchoas, de tomate... o como la de hoy una velouté o salsa rubia con jamón cocido. Dejamos cocinar todo unos minutos y… antes de sacarlos a la mesa podemos añadir unas nueces, anacardos... y ahora sí todos a la mesa que se enfrían.



No hay comentarios: