19 feb. 2013

pencas de cardo rellenas de langostinos con salsa de queso


El cardo es una verdura habitual en nuestra mesa durante los meses de invierno, hasta ahora siempre lo había preparado cocido acompañado de un simple refrito de ajos, con diferentes salsas o también como ingrediente de alguna ensalada templada, pero esta vez lo he preparado relleno de una besamel espesita, y el resultado ha sido muy bueno, ha sido como comer una croqueta con una buena base de verdura, imaginaros la cantidad de variantes que podemos hacer. 



ingredientes
8 trozos de pencas de cardo
18 langostinos
4 palitos de txaka
1/2 cebolla
40 g de harina
40 g de mantequilla
300 ml de leche
100 ml de caldo
aceite
huevo batido
harina
panko o pan rallado
salsa de queso




elaboración
Cortamos cada penca de cardo en trozos de unos 10-12 cm de largo, si son muy anchas las partimos por la mitad para conseguir 8 rectángulos. Cada trozo lo limpiamos bien de hilos y telillas, a medida que los vamos limpiando los ponemos en una fuente con agua bien fría para evitar que ennegrezcan, yo no añado ni limón ni harina, para mantener su sabor natural. Ponemos en una cazuela bastante agua con sal a hervir y en el momento que hierva añadimos las pencas, tienen que quedar bien cubiertas de agua, además yo las cubro con un trozo de papel de cocina para que en ningún momento estén al aire, un truco que vi hacer en algún programa en televisión para cocer alcachofas y yo lo pongo en práctica también con el cardo y con la borraja. Dejamos cocer hasta que el cardo esté hecho, pero sin sobrecocerlo y una vez hecho, lo dejamos enfriar dentro del mismo agua.



Hacemos una besamel como si fueramos a hacer croquetas, de hecho es la misma masa de croquetas encima de una penca, pochamos la cebolla en un poco de aceite y la escurrimos bien.
Pelamos los langostimos y con las cabezas y cáscaras hacemos un caldo.
En una cazuela ponemos una fina película de aceite, salteamos los langostinos y los retiramos. En esa misma cazuela ponemos a fundir la mantequilla sin dejar que se caliente demasiado, le añadimos la cebolla pochada y la harina que rehogamos durante unos minutos, para que pierda su sabor a crudo, pero sin dejar que tome color. A continuación vamos echando poco a poco la leche y el caldo calientes, sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, y lo cocinamos unos 15 minutos con cuidado de que no se nos pegue, después añadimos la txaka bien picadita y los langostinos que tenemos en espera, lo mezclamos todo bien y dejamos cocinar todo otros 5-10 minutos más. Dejamos enfriar un poco.






Escurrimos bien las pencas de cardo y sobre cada una ponemos un poco de la besamel, y dejamos enfriar del todo. A continuación las pasamos por harina, huevo batido y por el panko o por pan rallado. Las freimos, las dejamos escurrir y al servirlas las acompañamos con salsa de queso. Hacer esta salsa es bien fácil, ponemos en un cazo 200 ml nata, añadimos queso azul al gusto y dejamos reducir, si nos espesa demasiado lo aligeramos con un poco de caldo o leche.



Como veis, con esta misma masa también se pueden hacer unas estupendas croquetas de langostinos y txaka, y si no encontráis cardo, no hay problema rellenamos las socorridas pencas de acelga.


No hay comentarios: