23 feb. 2013

ensalada templada de cardo y bacalao
con vinagreta de choricero


Una ensalada en la que aprovechamos productos de temporada, pero de igual manera la podemos preparar en cualquier época del año, si tiramos de una buena conseva de cardo y de bacalao desalado, y si no tenemos cardo, con borraja queda igual de rica.



ingredientes
250 g de cardo cocido
300 g de bacalao skrei con piel
2 huevos cocidos
25 g de almendras
2-3 dientes de ajo
lechuga variada
3/4 partes de aceite de oliva
1/4 parte de vinagre de sidra
1-2 cucharaditas de pulpa de choricero
sal de Añana









elaboración

Empezamos con el cardo ya cocido, si pinchais en el enlace os llevará a ver como lo hago, lo escurrimos y partimos en juliana.
Lavamos la lechuga, la escurrimos y picamos las almendras.
Preparamos la vinagreta, para ello en un bol o en un frasco, ponemos un poco de sal y el vinagre, cuando se hayan disuelto, añadimos el aceite, la pulpa de choricero y batimos hasta que la mezcla emulsiones.




Limpiamos el Skrei, lo sazonamos (si usamos bacalao desalado no sazonar), lo colocamos en una bandeja de horno ligeramente engrasada, y por encima del bacalao rociamos un hilillo de aceite, lo metemos al horno precalentado a 200 ºC durante 8-10 minutos, lo sacamos y dejamos templar. Una vez que lo podamos manipular quitamos la piel y separamos las láminas lo más enteras posible, reservando el líquido que suelta.
En una sartén con un poco de aceite ponemos los dientes de ajo laminados y en el momento que empiecen a bailar añadimos el cardo y las almendras picadas, y lo rehogamos todo unos minutos. Añadimos el líquido que nos ha soltado el bacalao y movemos para que se ligue.




Ya sólo nos queda presentar la ensalada, un aro metálico nos puede ser útil. Ponemos en el fondo de este una capa de cardo con las amendras, encima láminas de bacalao y alrededor la lechuga con el huevo partido en gajos y un poco de almendra. Rociamos con la vinagreta de choriceros y a disfrutar.


Salinas de Añana
A la hora de poner ingredientes casi nunca hago referencia a la marca de los productos que uso, pero en este caso os pongo la procedencia de la sal, tan sólo para aconsejaros la visita al valle salado de Añana, nosotros disfrutamos mucho del día y por supuesto que compramos sal, así que si tenéis oportunidad, es una visita que merece la pena.

Fuente: Escuela de Hostelería de Artxanda



No hay comentarios: