29 sept. 2012

pencas de acelga gratinadas rellenas de langostinos


En casa a las pencas de acelga rebozadas siempre las hemos llamado chuletas de huerta, y si solas están bien ricas, rellenas ya ni os cuento y con todos los rellenos que se pueden hacer, si queremos no repetimos plato en mucho tiempo, así que vamos con otra opción de relleno.



ingredientes
16 trozos de pencas de acelga 
   de unos 10 cm
16-18 langostinos
3-4 puerros
un poco caldo
120 ml de mahonesa
60 ml de nata
un chorrito de coñac
queso rallado


para rebozar

2 huevos batidos
harina y aceite





elaboración

Precalentamos el horno a 200 ºC.
Pelamos los langostinos y los partimos en dos a lo largo, con las cáscaras hacemos un poco de caldo, que necesitaremos para mojar los puerros.
La salsa, bien fácil, mezclamos la mahonesa, con la nata y el coñac.




Para nosotros la ración suele ser de dos montaditos de penca para cada uno, si estas son de un tamaño razonable, si son pequeñas... las de hoy son bien hermosas pero super tiernas, por lo que para cuatro he cocido en agua hirviendo con sal 16 trozos de pencas de unos 10 cm de largo, más o menos, por supuesto antes las separamos de las hojas verdes de las acelgas, las lavamos y las quitamos los hilos. Una vez cocidas las escurrimos y dejamos templar.
Picamos los puerros en juliana fina y los colocamos en una sartén con un poco de aceite, los rehogamos un poco a fuego suave, y de vez en cuando los mojamos con un poco caldo, para que se pochen bien.



A continuación rellenamos las pencas, sobre cada una ponemos un poco de puerro pochado y encima 4-5 mitades de langostinos, según sea el tamaño de la penca, y cubrimos con otro trozo de penca. Las pasamos por harina y por huevo batido y las freímos en una sartén con aceite bien caliente. A medida que las sacamos de la sartén las colocamos en una fuente apta para el horno.
las cubrimos con la salsa, espolvoreamos con queso rallado y al horno, unos 10 minutos o hasta que veamos que el queso esté tostadito.


Si lo prefieres puedes sustituir las pencas por espárragos blancos en conserva, una receta perfecta para compartir como entrante y con el que quedar de lujo.
Para hacerlos hay que escurrirlos muy bien, para que no suelten agua una vez cocinados. Los cortamos en dos, a modo de libro, y ya podremos seguir la receta.


9 comentarios: