15 may. 2013

helado de queso fresco


Para la gente menuda la mejor manera de terminar una comida es con un helado, y no les importa que caigan chuzos de punta o haga un frío que pela. Y aunque cada uno tiene sus preferencias, a este de queso fresco no le ponen ninguna pega.



A la hora de servirlo lo podemos acompañar con unas virutas de cáscara de limón, con una salsa de fresas o frambuesas o con dulce de membrillo, una combinación que nunca falla, o por el contrario el helado puede ser el acompañante de un flan de membrillo.


ingredientes
250 gr de queso fresco de Burgos
200 ml de nata para montar
1 yogur griego
100 ml de leche
3 cucharadas de
azúcar invertido
140 g de azúcar









elaboración
Montamos la nata, que debe de estar bien fría.

Aplastamos el queso fresco de Burgos con un tenedor y lo ponemos en un bol junto con el azúcar y el azúcar invertido, lo trituramos con ayuda de una batidora y después añadimos el yogur y la leche, mezclamos todo bien y vamos incorporando la nata montada con suaves movimientos envolventes, para que no se baje. Esta mezcla se tiene que enfriar bien, por lo que la pondremos unas cuantas horas en el frigo.



Una vez bien fría es el momento de ponerla en la heladora, hasta obtener la consistencia deseada, tras lo cual se vierte en un molde y se guarda bien tapado en el congelador.



helado de queso con flan de membrillo




No hay comentarios: