31 oct. 2011

buñuelos de viento rellenos de crema



Es un postre que aparece en las pastelerías coincidiendo con la festividad de Todos los Santos, junto con los huesitos de santo, panellets... Es una de esas recetas que tienen su día en el calendario, aunque estan buenísimos cualquier día del año y no hace falta esperar a ese día, eso sí, si los haces tú, porque si estamos esperando a las pastelerías...

Los buñuelos son pequeñas bolitas de masa frita rellenas de crema, nata, mermelada, que se sirven espolvoreadas de azúcar. Hacerlos no es difícil, tan sólo hay que respetar rigurosamente las proporciones de la receta.
También se pueden hacer salados, para eso a la masa se le añade algún ingrediente que le dé sabor más fuerte, como queso muy fino, cebolla, merluza, langostinos, bacalao...

ingredientes
75 gr de harina tamizada
125 ml de agua
35 gr de mantequilla
2 huevos
sal

crema pastelera
azúcar glass para decorar

Con estas cantidades saldrán alrededor de 16-18 buñuelos (dependiendo del tamaño), si se quieren más (seguro que sí…) se duplican, triplican... todas las cantidades.

elaboración
En un cazo se pone a hervir el agua con la mantequilla y un pellizco de sal. Cuando rompa a hervir, se añade la harina de golpe y se mueve con una cuchara de madera sobre el fuego, hasta obtener una masa lisa que se separe del fondo y de las paredes del cazo.
Se retira del fuego y se vuelca la masa unos minutos sobre un marmol, para que enfríe ligeramente.
Después, se pone en un cuenco y se añaden los huevos uno a uno, NO incorporar el siguiente hasta que esté integrado el anterior. Debe quedar una masa espesa pero fluida.


Se calienta abundante aceite en una sarten amplia y profunda o en la freidora.
Con una cuchara se toman porciones de la masa, se redondean con la ayuda de otra cuchara y se dejan caer en la sarten. Se va llenando esta dejando espacio para que los buñuelos se muevan con holgura. Se sacan todos a la vez cuando estén dorados, y se ponen a escurrir sobre papel de cocina doble.
Se continuan friendo por tandas, hasta terminar con la masa. Una vez escurrido, se cortan con unas tijeras por el lugar donde revientan, y se rellenan, esta vez con crema pastelera.


Para que salgan bien es importante la temperatura del aceite, éste no debe humear. Para saber la temperatura del aceite echa en él una miga de pan. Si esta se dora rápidamente, significa que ha alcanzado la temperatura ideal para comenzar a freír los buñuelos, si la temperatura del aceite es la correcta, cuando dejamos caer la masa, esta se va al fondo y pasados unos segundos, aumenta su tamaño y sube a la superficie. El sólo se dá la vuelta al inflarse por un lado. Se revienta por ese lado y se da la vuelta otra vez el sólo. Se deja en el aceite hasta que se dore el sitio por donde reventó.
Hay que dejarlos escurrir muy bien, de lo contrario quedarían aceitosos y desagradables al paladar.

No olvides echar en la sarten aceite en abundancia, ya que los buñuelos han de nadar en él a la hora de freirlos.
Esta receta la reedito, prometo que el martes intentaré sacar alguna foto nueva. Los buñuelos se han hecho en casa, que yo recuerde de siempre y esta es la receta, no son tan dificiles.

22 comentarios: