19 feb. 2011

marmitako de verdel


El marmitako no es mas que un guiso de patatas, pimientos, tomate y cebolla. Su origen se encuentra en los arrantzales (pescadores), se llama marmitako porque en euskera significa literalmente "de la marmita" que no es más que una olla de metal con tapa y era uno de los pocos cacharros de cocina que se llevaban en los barcos. El de bonito es un plato que no falta casi nunca en los concursos gastronómicos que se celebran en Euskadi, sobre todo en zona costera. Ha cogido el nombre del recipiente donde se hacía al igual que la puchera (alubias) que hacian los maquinistas y fogoneros del tren de La Robla (Bilbao-León) que aplicaban vapor de la locomotora a un recipiente para calentar o cocer la comida que consumían en las estaciones de trenes.


Es más tradicional el marmitako de bonito pero como ya ha empezado la temporada del verdel, lo he preparado con este pescado azul que es de la misma familia que el atún, tiene una carne muy sabrosa y firme y que se puede preparar de infinidad de formas y una de ellas es haciendo este marmitako. El verdel "un principe disfrazado de mendigo"; me gusta mucho esta descripción que hace Fernando Canales, pues hasta hace bien poco o incluso ahora muchos rechazan este pescado, ¿por su aspecto? ¿por haber sido un pescado barato?... pero en casa nos ha gustado desde siempre. 

huevas de verdel
ingredientes
patatas, 150 gr por persona
1 cebolla
1 pimiento verde
1 trozo de pimiento rojo
salsa de tomate
2 verdeles
caldo

elaboración
Lo primero es hacer un caldo con agua y sal, a la que añadiremos las cabezas, pieles, colas y espinas. Lo dejamos cocer todo unos 10 minutos, tras los cuales colamos y reservamos.
Reservamos también los filetes de verdel partidos en trozos regulares, totalmente limpios y sin espinas.
En una cazuela con un poco de aceite ponemos a pochar la cebolla a la que añadiremos los pimientos, todo ello bien picado. Cuando lo tengamos bien rehogado, agregaremos las patatas que trocearemos haciendo "cras" (meter el cuchillo y romper la patata con un golpe seco), lo sazonamos echamos medio vaso de tomate y todo lo dejamos rehogar unos minutos. Añadimos el caldo que hemos preparado hasta cubrirlas y dejamos que se hagan a fuego lento hasta que esten tiernas, moviendolas con cuidado para que no se rompan, durante más o menos 20 minutos. Un poco antes incorporaremos los trozos de verdel que se harán en un par de minutos. Ya solo queda probarlo por si necesitamos rectificar de sal.
Y claro, antes de comer nos hemos regalado un pintxito de huevas de verdel.
Y como siempre... riquísimo (y no lo digo yo, me lo están diciendo por aquí al lado).
En la pescadería que yo voy suelen dar unos folletos con recetas del pescado de temporada, si teneis oportunidad echarles un ojo para sacar ideas...






14 comentarios: