25 ene. 2015

guisantes con jamón


Comer guisantes recién cogidos de la mata es una gozada pero hasta que en unos meses llegue la nueva temporada, no queda otra que comerlos congelados, que es como los conservamos cuando la cosecha es abundante, de esta forma los disfrutamos el resto del año. Para congelarlos es tan sencillo como desgranarlos, colocarlos en bolsas, cerrarlas bien y directos al congelador.
Y si comenzamos la semana con un segundo plato muy del día a día, hoy con los guisantes preparamos un primer plato también muy de diario, una receta muy sencilla y rápida de preparar, hoy con jamón, pero tranquilamente podemos sustituirlo total o en parte por chorizo, beicon, txistorra...


ingredientes
500 g de guisantes congelados
150 g de cebolla
2-3 dientes de ajo
75 g de jamón serrano
100-150 ml de caldo
1-2 cucharadas de salsa de tomate












elaboración
Ponemos una cazuela al fuego con agua y sal. Cuando hierva añadimos los guisantes poco a poco y los dejamos cocer a fuego medio hasta que estén tiernos, con cuidado de que no se revienten. Una vez cocidos los escurrimos y reservamos un poco del caldo.
Calentamos un poco de aceite en una cazuela, echamos la cebolla bien picada y los dientes de ajo también picados y dejamos que se pochen a fuego suave. Cuando la cebolla esté tierna, añadimos el jamón en trocitos y lo freímos un poco. Incorporamos la harina, mezclamos bien, y la rehogamos sin que llegue a coger color, sazonamos (teniendo en cuenta que lleva el jamón) y añadimos los guisantes, un poco del caldo que hemos reservado de la cocción o simplemente agua y el tomate. Removemos, y dejamos que hierva todo unos 4-5 minutos para que la salsa espese y ya están listos para servir.
Redondearíamos la receta si servimos los guisantes acompañados de un huevo escalfado.






No hay comentarios: