18 ene. 2015

dulce de manzana con queso y nueces


Una manera de conservar las manzanas que recogemos en el otoño es transformarlas en dulce del que podremos disfrutar durante el invierno. A la hora de comerlo, podemos acompañarlo de un buen trozo de queso y de unas nueces, con lo que tendríamos un postre muy de esta tierra, típico de las sidrerías.



ingredientes
1 kg de manzana reineta
750 g de azúcar
1 cucharada de zumo de limón
queso y nueces













elaboración
Lavamos bien las manzanas, las troceamos sin pelarlas, eliminamos los corazones con sus pepitas, las cubrimos con el azúcar y añadimos el zumo de limón. Lo removemos todo bien y lo dejamos reposar durante toda la noche.
Ya por la mañana, ponemos la cazuela al fuego y esperamos a que hierva, removiendo regularmente para que no se pegue. Una vez que empiece a hervir, bajamos la intensidad del fuego progresivamente hasta conseguir que la mezcla cueza a fuego lo más bajo posible durante unos 60 minutos o hasta que adquiera cierta densidad.

Lo retiramos del fuego, trituramos y vertemos en moldes, dejamos que se enfríe y guardamos en la nevera hasta que endurezca.
Así es como yo hago también la mayoría de las mermeladas y el dulce de membrillo.







No hay comentarios: