31 ene. 2015

quiché de ramitos de coliflor


Comer coliflor en casa no es problema, nos gusta a todos, pero comerla dos días seguidos no gusta demasiado, así que es la ocasión perfecta para hacer recetas de despiste... y todos contentos. Otra opción sería haber hecho croquetas, canelones, pudin, tortilla ,ñoquis pero como aún faltaba esta tarta en el blog, me puse con ella. Una tarta que nos puede servir como primer plato o como segundo.



ingredientes
1 base de pasta quebrada
500 g de coliflor
40 g de mantequilla
5-6 filetes de anchoas
2 cucharadas de vino blanco
2 latas pequeñas de bonito en aceite
1 guindilla cayena
4 huevos tamaño "L"
2 cucharadas de nata para cocinar
4 cucharadas de besamel
sal y perejil picado







elaboración
Separamos la coliflor en ramitos y una vez limpios los ponemos a cocer en una cazuela con agua hirviendo con sal hasta que esté tierna, pero sin sobre cocerla para que no quede demasiado blanda, interesa mantener los ramitos enteros, y una vez cocida la escurrimos bien.
Extendemos la masa quebrada, forramos el fondo y las paredes de un molde de tarta, tapamos con papel de aluminio, lo llenamos de legumbres secas y lo metemos al horno precalentado a 180 ºC durante 15 minutos. Sacamos el molde del horno y retiramos las legumbres.





En una sartén, colocamos la mantequilla y cuando esté caliente sofreimos la guindilla y las anchoas desmenuzadas. Añadimos los ramitos de coliflor y los rehogamos unos minutos. Retiramos la guindilla, vertemos el vino blanco y dejamos que se evapore. Después incorporamos el atún desmenuzado y un poco de perejil picado. Removemos con cuidado y dejamos cocer durante unos minutos. Retiramos del fuego.





En un bol, batimos los huevos con un poco de sal y con la nata. Agregamos la salsa besamel y la mezcla de coliflor. Mezclamos con cuidado para no romper la coliflor y lo vertemos en el molde preparado. Metemos en el horno precalentado a 180 ºC unos 18-20 minutos o hasta que se dore la superficie. El secreto de toda quiché es no hacerla demasiado en el horno, el relleno deberá estar cuajado pero cremoso. Tener en cuenta que el calor del molde seguirá cocinando la tarta.




Fuente: del libro "La buena mesa"



No hay comentarios: