9 abr. 2014

pasta fresca de calabaza



ingredientes
200 g de harina
harina para estirar la masa
100 g de calabaza asada
1 huevo, 36 g sin cáscara

sal


elaboración
Asamos la calabaza en el horno, cuando esté tierna la escurrimos bien y la trituramos. El puré tiene que quedar seco, si no es así lo ponemos en un cazo al fuego durante unos minutos.
Tamizamos la harina y la ponemos encima de una mesa (reservamos una cucharada), formamos con ella una corona, añadiños la sal y en el centro colocamos el puré y el huevo ligeramente batido. Se va mezclando poco a poco hasta tener una masa homogénea, lisa y fácil de manipular. Si vemos que la masa queda pegajosa añadimos poco a poco un poco más de la harina que hemos reservado e incluso más y si vemos que queda una masa seca ponemos un poco más de huevo o agua, todo dependerá de la humedad que aporte el puré de calabaza y de la harina que usemos ya que no todas absorben lo mismo.
Envolvemos la masa con film de cocina para que no se seque y la dejamos reposar unos 10 minutos.

Para hacer las placas de canelones o lasaña, cogemos una porción de masa (el resto lo dejamos envuelto en el film de cocina para que no se reseque), la enharinamos un poco, pero sin usar demasiada harina para que no nos quede pesada y dura, y empezamos a estirarla, en mi caso con el rodillo, hasta dejarla de unos 3 mm de grosor, le damos la vuelta y seguimos estirando en sentido contrario hasta tener una hoja tan fina como el papel de la que sacamos rectángulos. Los vamos reservando cubiertos con film.

Una vez cortados los rectángulos, los vamos cociendo por tandas, unos pocos cada vez durante 2-4 minutos en abundante agua hirviendo salada, los escurrimos, los estiramos sin superponerlos sobre un trapo de cocina para que se sequen y ya los tenemos listos para rellenar.
Con esta cantidad de ingredientes me han salido 350 g de láminas de pasta.




No hay comentarios: