6 ene. 2012

roscón de reyes 2012


¿Qué tal se han portado los reyes? Espero que muy bien. En mi casa no se han portado nada mal teniendo en cuenta que Olentzero habia dejado lo suyo... se ve que este año hemos sido muy buenos. 
Y ahora toca la primera receta de este año, a estas alturas ya debéis estar un poco saturados de roscones pero hoy es lo que toca y no podía dejar de enseñaros como ha quedado el mío, para ser el primero que hago, creo que me ha quedado muy aceptable, está mal que lo diga yo, pero...

La receta que he hecho es la que hizo Iban Yarza el año pasado en el programa de David de Jorge y como este año estaba muy animada al menos a intentarlo de nuevo me he puesto manos a la masa y nunca mejor dicho.


ingredientes
para el prefermento
50 g de leche
90 g de harina de fuerza
2 gr de levadura fresca 

para la masa
340 g de harina de fuerza
15 g de levadura fresca
140 g de prefermento
ralladura de limón
70 g de azúcar
una pizca de sal
2 huevos, 110 g
120 g de infusión de leche
60 g de mantequilla


para la infusión de leche
120 g de leche
9 ml de agua de azahar
10-15 ml de ron
corteza de naranja
corteza de limón
un trocito de canela en rama 

para adornar 
azúcar humedecida con unas gotas de agua
fruta escarchada
naranja confitada
huevo batido para pintar





elaboración 
para el pre-fermento 
Lo hacemos la noche anterior a hacer el roscón, para ello colocamos en un bol 90 g de harina junto con 2 g de levadura fresca desmenuzada y le añadimos 50 g de leche, lo mezclamos bien, no hace falta amasar mucho, tan solo integrar los ingredientes. Si nos queda muy seco podemos añadir un poquito más de leche (yo he necesitado poner una cucharadita extra) todo dependerá de la fuerza de la harina. Hacemos una pelotita que ponemos en un bol, la tapamos con film y la dejamos fermentar fuera de la nevera durante una hora, luego la metemos en la nevera toda la noche hasta su uso, acordándonos de sacarla con un poco de antelación para que no esté muy fría.

para la infusión de leche

Ponemos en un cazo la leche junto con un trocito de canela en rama, un trozo de cáscara de naranja y otra de limón. Lo ponemos a fuego suave durante unos minutos hasta que hierva.
Retiramos y dejamos templar, momento en el que lo colamos y añadimos el ron y el agua de azahar.

para la masa

En un bol ponemos primero los ingredientes secos, es decir la harina de fuerza, el azúcar, la levadura fresca desmenuzada, el prefermento en trozos, la ralladura de limón y la sal.

Después el resto a excepción de la mantequilla, es decir los huevos y la infusión de leche, teniendo la precaución de ir echándola poco a poco, pues dependiendo de la fuerza de la harina necesitará más o menos líquido (yo he tenido suficiente con 100 g).



Mezclamos los ingredientes, nos tiene que quedar una masa pegajosa, la ponemos encima de la mesa y comenzamos a amasar, notaremos que tras un breve amasado ya deja de pegarse, seguimos amasando unos 2-3 minutos más.

Ahora incorporamos la mantequilla que hemos tenido a temperatura ambiente para que esté blanda, y volvemos a amasar.

Veremos que la masa se vuelve a pegar (
no es necesario añadir más harina) tan sólo seguir amasando hasta que esté lisa y brillante, el tiempo dependerá de la destreza de cada uno, yo he necesitado unos 15 minutos, pero si tienes más maña con 10 minutos lo tendrás. 

Una vez que la masa esté lista, la colocamos en un recipiente amplio, la cubrimos con film y la dejamos a temperatura ambiente 
hasta que doble su volumen, al menos necesitaremos 1 hora y media a 2 horas, según la temperatura de la cocina.

Tras una hora y media yo he tenido lista la masa. La cual he volcado con cuidado encima de la mesa de trabajo y la he desgasificado un poco, para ello he cogido un poco de masa por un extremo la he estirado un poco y la he llevado al centro, esto lo he hecho con los cuatro lados, nos quedará una bola de masa, que damos la vuelta y dejamos reposar tapada otros 10-15 minutos.




Tras este pequeño reposo, ahora toca formar el roscón (yo sólo he hecho uno). Metemos los dedos por el centro de la bola, haciendo un agujero y vamos estirando la masa como si de una correa se tratará, el agujero se irá formando con su propio peso. Hay que tener en cuenta que con el levado este agujero se cerrará, por lo que tiene que ser un poco hermoso. Hay que intentar que el grosor de masa sea parecido en todo el contorno, a mi al final me ha salido un lado más gordito que otro, pero bueno es el primero (…y seguro que no será el último dicen por aquí).



Una vez formado el roscón lo ponemos encima de la bandeja de horno que tenemos cubierta con papel de horno. Es el momento de meter la sorpresa y el haba (que no os vean donde los colocáis). Lo pintamos con huevo batido y lo dejamos reposar cubierto durante una o dos horas (según temperatura).

Tras la primera hora tenemos que estar atentos para que no nos suba demasiado (yo en hora y cuarto lo tenía).

Una vez levado el roscón, lo pintamos de nuevo con huevo batido y lo decoramos con la fruta elegida, yo a parte de cerezas, ciruelas y peras escarchadas he puesto unos gajos de naranja confitada que he hecho para la ocasión y un poco de azúcar humedecida con unas gotas de agua.




Ahora toca el último paso el horneado, tan sencillo como meter la bandeja con el roscón en el horno precalentado a 180 ºC durante unos 20 minutos, vigilando la superficie, pues al llevar mantequilla es fácil que coja color enseguida, si es así lo tapamos con papel aluminio.

Pasado este tiempo lo sacamos del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla. En cuanto se enfríe un poco ya lo podemos comer pero si lo rellenamos con nata y lo acompañamos de un chocolate bien calentito…







20 comentarios: