28 de ene. de 2012

pastel de coliflor y brócoli




Repito un pastel con coliflor como ingrediente pero esta vez acompañada con brócoli. La coliflor me gusta, no tanto el olor que deja cuando la cocemos, pero no por ello la dejo de preparar, siempre se puede poner en práctica algún que otro remedio para que el olor no sea tan intenso, poner un poco de pan con un buen chorro de vinagre encima de la tapa, un poco de leche en el agua de cocción... Este pastel lo podemos acompañar con un poco mahonesa, una salsa aurora (besamel con un poco tomate) o con una besamel clarita, bien sola o a la que podemos añadir un poco de queso azul o unas anchoas.


ingredientes
500 gr de coliflor
150 gr de brócoli
200 ml de nata líquida
4 huevos
sal y pimienta

para la besamel
20 gr de mantequilla
20 gr de harina
300 ml de leche







elaboración
Limpiamos bien tanto el brócoli como la coliflor y los separamos en ramilletes.
Cocemos la coliflor y el bróculi por separado en agua hirviendo con sal a fuego suave durante 15 minutos, no sobrecocerlos. Los escurrimos bien. Aplastamos la coliflor con un tenedor y el brócoli lo dejamos en ramilletes. Otra opción sería hacerlo puré y montar el pastel en capas.


Preparamos un molde alargado, forrándolo con papel de horno para que al desmoldar no tengamos sorpresas, lo untamos con mantequilla y lo espolvoreamos con un poco de harina, quitando el sobrante.

En un bol batimos los 4 huevos, los salpimentamos y añadimos el puré de coliflor y la nata mezclándolo todo.
Después echamos la mitad de la crema de coliflor en el molde, introducimos los ramilletes de brócoli con la flor hacia abajo y cubrimos con el resto de la crema.


Ponemos el molde al baño maría y horneamos a 250 ºC durante 15 minutos, luego bajamos a 180 ºC otros 45 minutos, estos tiempos son un poco orientativos, pues dependiendo del horno que tengamos variarán, así que a vigilar el horno, estará hecho cuando introduzcamos una varilla y esta salga limpia. Dejamos templar y desmoldamos. Servimos acompañado con una besamel clarita mezclada con un poco salsa de tomate, con un poco queso azul o con unas anchoas, cualquiera de las opciones está buena.

También he querido probar como sería el resultado si cambiaba el molde alargado y usaba las flaneras, he hecho sólo una y creo que repetiré esta opción.


Para hacer la besamel clarita, ponemos a fundir la mantequilla, añadimos la harina y mezclamos bien. Incorporamos la leche caliente poco a poco sin dejar de remover para que no salgan grumos. Salamos, dejamos cocer unos minutos y un poco antes de retirarla del fuego añadimos el ingrediente que hayamos elegido. Podemos dividir la salsa besamel y hacer un par de salsas diferentes.




27 comentarios: