22 feb. 2016

costrada de calabaza o "kalabaza opil"


Esta tarta lleva en su interior crema pastelera de calabaza, una receta que he hecho mezclando cosas de la tarta sueca de manzana, de la sagar opil y de la costrada de Aoiz. Las costradas más conocidas, como las de Soria o las de Alcalá, están hechas a base de hojaldre pero como veís también las hay a base de bizcocho.
Tarta que se puede comer bien templada o una vez fría, de ambas maneras está estupenda.



ingredientes 
160 g de harina
40 g de almendra molida
200 g de azúcar
200 g de mantequilla
75 g de calabaza cocida
2 huevos de tamaño "M"
1 yema de huevo tamaño grande
una pizca de sal
un poco de canela en polvo
250 g de crema pastelera de calabaza
almendra laminada







elaboración

Preparamos la crema pastelera de calabaza y dejamos enfriar.
Precalentamos el horno a 180 ºC y forramos con papel de horno el fondo de un molde profundo y redondo de 20-22 cm de diámetro. Mejor si es desmontable. Todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente.
Para hacer la masa del bizcocho, ponemos en un bol la mantequilla junto con el azúcar y con ayuda de unas varillas batimos hasta obtener una mezcla ligera y esponjosa. Añadimos los huevos, de uno en uno, batiendo bien entre uno y otro. La mezcla puede cortarse pero luego se arreglará al mezclar la harina. A continuación añadimos la calabaza aplastada con un tenedor y mezclamos. Por último incorporamos con movimientos suaves y envolventes, en un par de veces, la almendra molida y la harina tamizada junto con la levadura, la sal y la canela.




Vertemos en el molde la mitad de la masa preparada y la repartimos bien con una espátula. Colocamos encima la crema pastelera de calabaza, cubrimos con la masa restante bien extendida, espolvoreamos la almendra por encima y metemos el molde en el horno durante unos 30-40 minutos. Si se dora mucho ponemos por encima papel de aluminio. Antes de sacarla comprobamos que esté cocida. Retiramos la tarta del horno, dejamos enfriar y desmoldamos. Antes de servir podemos espolvorear con un poco de azúcar glas.
Se puede prescindir de la calabaza para lo cual en ese caso, hacemos una crema pastelera "normal" y para hacer el bizcocho seguimos la receta de la tarta sueca de manzana o de la sagar opil.


11 feb. 2016

alcachofas con jamón


Hoy hemos disfrutado de un buen plato de alcachofas, son las primeras que se han recogido en la huerta y las he preparado de forma bien sencilla, con jamón y unos ajos.

ingredientes
16-18 alcachofas
jamón serrano al gusto
2-3 dientes de ajo
una cucharadita de harina
aceite y sal
caldo

elaboración
Preparamos un recipiente con agua fría donde echaremos las alcachofas a medida que las vayamos limpiando, de manera que no tengan tiempo de oscurecerse por estar en contacto con el aire. Ponemos también a calentar una olla o cazuela con abundante agua y sal.
Limpiamos las alcachofas, para ello retiramos sus hojas externas, pelamos el tallo con cuidado de no quitar mucha pulpa, cortamos las puntas, unos dos dedos por debajo del extremo y las metemos en el bol de agua fría. Cuando las tengamos todas, y el agua que tenemos calentando hierva, las añadimos a la cazuela. Tienen que quedar bien cubiertas de agua y para que en ningún momento estén en contacto con el aire, ya que tienden a flotar, las cubrimos con un trozo de papel de cocina. Las dejamos cocer durante 20 minutos más o menos, el tiempo varía en función del tamaño y la frescura de las alcachofas, lo mejor es que antes de escurrirlas comprobemos que están hechas, para ello con la punta de un cuchillo las pinchamos y si la hoja se hunde sin resistencia es que están cocidas, pero cuidado de no sobrecocerlas. Dejamos templar antes de sacarlas.
Reservamos el caldo. Las sacamos, las ponemos a escurrir con el tallo hacia arriba y las partimos por la mitad o en cuartos. 




Como veréis yo en ningún momento añado limón ni ninguna otra cosa, me gusta que mantengan su sabor natural, aunque puedan quedar un poco "más feas". Otro truco que veo que se utiliza es poner unas ramitas de perejil a la hora de cocerlas.


Ponemos un poco de aceite en una cazuela amplia, cuando esté caliente añadimos los dientes de ajo bien picaditos, antes de que tomen color echamos el jamón picado en trocitos y lo freímos un poco, pero sin hacerlo mucho. Incorporamos la harina, mezclamos bien y la rehogamos sin que llegue a coger color, sazonamos (teniendo en cuenta el jamón ) y añadimos las alcachofas, un poco del caldo que hemos reservado de la cocción o simplemente agua. Removemos y dejamos que hierva todo unos 4-5 minutos para que la salsa espese y ya están listas para servir.
Redondearíamos la receta si servimos las alcachofas acompañadas de un huevo escalfado.



Podemos poner junto a los ajos un poco de cebolla, o poner solo cebolla. También podemos sustituir los ajos por ajos tiernos o ajetes.




8 feb. 2016

canutillos de hojaldre


El hojaldre me ha solucionado de manera sencilla y rápida el postre del domingo. He hecho unos canutillos, que como veis es hojaldre horneado y relleno de crema pastelera. Otro dulce típico de Bilbao.


ingredientes
1 lámina de hojaldre
250 g de crema pastelera
azúcar glas














elaboración

Los canutillos de hojaldre son muy sencillos de hacer, tan solo hay que enrollar hojaldre sobre algo que le haga mantener la forma y esto lo podemos hacer usando tubos metálicos de pastelería, con forma de cono o con forma de caña, de mayor o menor tamaño.
Extendemos la lámina de hojaldre sobre el mismo papel en el que viene envuelta y cortamos tiras de 1 a 1,5 cm del lado más largo del rectángulo de hojaldre.
Enrollamos estas tiras en unos tubos metálicos de pastelería con forma de cono, ligeramente engrasados o cubiertos con papel de horno para facilitar el desmoldado y los pintamos con huevo batido.
Colocamos los canutillos sobre una bandeja de horno forrada con papel de hornear y los cocemos a unos 200 ºC durante 15-20 minutos o hasta que estén doraditos.
Sacamos los canutillos del horno y los dejamos enfriar sobre una rejilla. Cuando estén templados, quitamos los tubos, los rellenamos con la crema pastelera, espolvoreamos azúcar glas por encima... y listos.





Si queremos hacer los canutillos en forma de caña usamos tubos rectos y cortamos el hojaldre en tiras o bien cortamos rectángulos de 10x9 cm ó de 5x9 cm dependiendo del tamaño que queramos dar a los canutillos.








5 feb. 2016

pan de molde con calabaza


Tierno y perfecto para preparar dentro de un rato unos sandwiches para cenar y si hay suerte y sobra, mañana para desayunar unas tostadas de pantalón largo.


ingredientes
150 g de calabaza cocida
280 g de harina de fuerza
50 g de huevo
12 g de levadura fresca
5 g de sal
20 g de miel
30 g de leche entera
30 g de mantequilla a temperatura ambiente
25 g de pipas de calabaza









elaboración
Cocemos la calabaza, la dejamos escurrir bien y una vez que esté bien fría la aplastamos con un tenedor, nos debe quedar un puré espeso de 150 g de peso. Si el puré queda claro, lo calentamos en una cazuela a fuego medio unos minutos, removiendo con frecuencia.
Como siempre, podemos amasar los ingredientes a mano o con ayuda de una máquina, batidora con ganchos, panificadora... yo lo he he hecho en ésta.
Vertemos la leche en la cubeta, a la que añadimos el huevo ligeramente batido, la miel, la sal y por último la harina y la levadura desmigada. Como veis todos los ingredientes a excepción de la mantequilla y las pipas. Ponemos en marcha la panificadora en el programa de amasado (en la mía es el número 7 y dura 15 minutos).
Cuando se hayan mezclado todos los ingredientes incorporamos poco a poco la mantequilla en trozos y dejamos que termine el programa. Vemos que la masa pasa de dura a blanda, es normal, se irá arreglando a medida que se incorpore y se absorba toda la mantequilla, no hay que añadir más harina. Una vez que terminen los 15 minutos, ponemos de nuevo el mismo programa durante otros 15 minutos más. La masa estará lista cuando se despegue perfectamente de las paredes de la cubeta, deberá estar lisa y suave.




Una vez lista la masa, la sacamos de la cubeta, hacemos una bola y la colocamos en un recipiente amplio, ligeramente engrasado, lo cubrimos con papel film y la dejamos a temperatura ambiente hasta que doble su volumen, el tiempo dependerá de la temperatura ambiente.
Una vez que haya doblado su volumen sacamos la masa del bol, la pasamos a la mesa y amasamos de nuevo un poco para desgasificarla bien, de esta manera el pan nos quedará "sin ojos". Dejamos reposar unos 10 minutos la masa y la aplastamos formando un rectángulo, cogiendo la medida del molde y distribuimos las pipas de calabaza de manera uniforme. Después plegamos los extremos y empezamos a enrollar, dos o tres veces, apretando cada vez bien la masa, hasta tener un cilindro con los extremos bien sellados.
Colocamos el cilindro en el molde untado con aceite o mantequilla y dejamos fermentar hasta que doble su volumen. Pintamos con leche y metemos en el horno precalentado a 200 ºC durante 35-40 minutos. Desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.



 

Fuente: del blog "Mis recetas favoritas".





3 feb. 2016

crepes de espinacas y pollo


Los crepes son unas tortitas muy finas que se elaboran con una masa hecha a base de harina, leche, huevos y mantequilla, que una vez reposada, se cuaja en una sartén antiadherente. Son muy fáciles de preparar e ideales para preparar tanto postres como entrantes, según el relleno que elijamos, además son perfectos para aprovechar las sobras de todo tipo de carnes, pescados o verduras. Así que es una receta muy práctica y muy resultona.
Además de los diferentes rellenos también podemos darles diferentes formas, de pañuelos, canutillos o canelones, en torre, cucuruchos... Parece una receta complicada pero no lo es.



ingredientes
para los crepes
1 huevo
125 ml de leche
65 gr de harina
25 gr de mantequilla

una pizca de sal
aceite o mantequilla para engrasar sartén

para el relleno
250 g de espinacas frescas
1 cebolla mediana
150 g de pollo cocinado
100 g de queso fresco
50 g de queso rallado emmental
5-6 cucharadas de leche o nata
2-3 cucharadas de salsa de tomate
salsa besamel

elaboración

Para preparar el relleno: una vez limpias las espinacas, se pican y cuecen en agua hirviendo durante 4-5 minutos o hasta que estén cocidas. Las escurrimos y ponemos en un colador apretando para que suelten todo el líquido.
Picamos el pollo. Pelamos y cortamos la cebolla muy menudita. En una sartén, ponemos un poco de aceite a calentar y añadimos la cebolla para que se poche, a fuego suave.
Cuando esté tierna y antes de que tomen color, añadimos las espinacas y el pollo. Sazonamos, movemos y dejamos que todo se rehogue un poco. Incorporamos los dos tipos de queso y apartamos del fuego.


Para preparar la masa de los crepes: ponemos en una jarra la harina y añadimos poco a poco la leche, el huevo, la sal y la mantequilla fundida. Batimos todo con la batidora hasta que la masa quede cremosa y sin grumos, pero no espesa. Dejamos reposar por lo menos media hora.
Engrasamos ligeramente una sartén mediana, mejor si es antiadherente, con una pizca de mantequilla o con unas gotitas de aceite de oliva y ponemos a calentar a fuego medio para que el crepe no se cuaje demasiado rápido y de modo desigual. Cuando la mantequilla esté derretida, dejamos caer en el centro un poco de masa y la repartimos bien hasta que cubra toda la base de la sartén, procurando que quede muy fina. Una vez la masa cuaje y se dore por un lado, se le da la vuelta para que se dore por el otro lado, siempre a fuego suave. Continuamos de la misma manera hasta terminar con la masa. Para que se mantengan calientes y no se resequen, a medida que las vamos haciendo, las vamos poniendo en una cazuela tapada.
Hacemos una salsa besamel y mezclamos con el tomate (salsa aurora). En cada crepe ponemos un par de cucharadas de relleno. Las enrollamos formando un rulo o un pañuelo, las pasamos a una fuente de horno, añadimos por encima la salsa aurora y calentamos en el horno justo a la hora de servir.