23 feb. 2014

pan de chocolate en panificadora


Un pan que huele a chocolate pero cuyo sabor no es tanto, antes de hacerlo pensé que el sabor a chocolate se notaría más, pero bueno, salvo ese detalle está muy bueno, y salió muy esponjoso, dimos parte de él en el desayuno acompañado de mermelada casera, unos de naranja y otros de ciruela. Y lo terminamos con unos sandwiches para merendar, esta vez con queso crema y jamón. La receta la saqué del libro, Delicias al horno, y aunque he usado la misma cantidad de ingredientes, el pan lo he hecho en la panificadora, y esta vez con poolish (creo que acordarse de hacer esta mezcla la noche anterior vale la pena).


ingredientes
450 g de harina de panadería
25 g de cacao en polvo
1 cucharadita de sal
14 g de levadura fresca
25 g de azúcar moreno
1 cucharada de aceite
300 ml de agua tibia (+-)











elaboración
La noche anterior preparamos el poolish, para ello ponemos en un bol 125 ml de agua, disolvemos en ella 4 g de la levadura, sobre ello volcamos 125 g de harina y lo mezclamos con ayuda de una cuchara. Cubrimos el bol con film y lo dejamos a temperatura ambiente durante 1 hora, luego lo metemos a la nevera toda la noche.
Ya por la mañana, sacamos el poolish de la nevera, dejamos que se atempere un poco y lo vertemos en la cubeta de la panificadora, a continuación añadimos parte del agua con la levadura disuelta, dejamos un poco en reserva, ya que no todas las harinas absorben lo mismo, después ponemos el aceite, la harina restante (325 g), el azúcar y la sal. Programamos la maquina, la mía de la marca Silvercrest, elegímos el programa 2, esponjoso, tueste medio y 750 g de peso. Ponemos en marcha y en el amasado veremos si necesitamos añadir el resto del agua. Después del último amasado retiramos las palas y dejamos que finalice el programa. Sacamos el pan de la panificadora y dejamos enfriar sobre una rejilla.





Para hacerlo en el horno, ponemos en un bol la harina y el cacao tamizado, y añadimos el resto de ingredientes, mezclamos bien hasta obtener una pasta que colocamos en una superficie ligeramente enharinada y la amasamos hasta que quede lisa. La ponemos a un bol engrasado, la cubrimos y la dejamos fermentar hasta que doble su tamaño. Una vez fermentada la desgasificamos, damos forma de pan y la dejamos en un molde rectangular de 1 litro de capacidad. La cubrimos de nuevo y la dejamos fermentar durante otra media hora. Cocemos el pan en el horno precalentado a 200 ºC unos 25-30 minutos o hasta que suene a hueco al golpear la base. Cuando esté cocido, desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.




No hay comentarios: