11 nov. 2015

rosquillas de candil de calabaza



Rosquillas de candil ya que para hacerlas he usado un molde con ese nombre, también llamado buñolera. La receta que he usado es la misma con la que normalmente hago el bizcocho de calabaza, de ahí que se necesite usar molde. El otro día al hacer el bizcocho se me ocurrió freír un poco de esa masa e hice media docena de rosquillas y viendo el resultado, hoy me he puesto a hacerlas de nuevo... pero una buena cantidad, en total me han salido 32 rosquillas.


ingredientes
250 g de puré de calabaza
250 g de azúcar
250 g de harina
3 huevos tamaño "L"
una pizca de sal
1 sobre de levadura química
70 g de aceite de girasol
un chorrito de anís (opcional)
aceite de girasol para freír










elaboración

En un bol ponemos los huevos junto con 200 g de azúcar (el resto lo dejo para rebozarlas una vez fritas) y con ayuda de unas varillas eléctricas lo batimos bien hasta conseguir que blanqueen. A continuación añadimos el aceite y el puré de calabaza mezclándolo bien con lo anterior, cuando lo tengamos integrado añadimos el anís, la harina tamizada junto con la levadura y la pizca de sal. Volvemos a mezclar con ayuda de una espátula o cuchara de madera. Una vez que tenemos lista la masa, la dejamos reposar bien tapada unos minutos, hasta que se caliente el aceite.



Así que, en una sartén honda ponemos abundante aceite de girasol a calentar e introducimos dentro la buñolera o candil para que se caliente. 
Una vez caliente el aceite, no tiene que humear, y el candil, sacamos éste del aceite, lo escurrimos y lo rellenamos con la masa, volvemos a meter en el aceite y veremos cómo se forma la rosquilla y se desprende del molde. Repetimos esto hasta terminar con la masa. Teniendo en cuenta que las haremos en pequeñas tandas. Dejamos freír hasta que estén doradas por ambos lados. El fuego no tiene que estar muy alto para que se hagan bien por dentro.
Retiramos del aceite, dejamos escurrir sobre papel absorbente y una vez templadas las bañamos en azúcar.



No hay comentarios: