7 nov. 2015

pan de calabaza para torrijas


Pan para torrijas o tostadas, porque yo lo he hecho con ese fin, pero es una masa con la que podemos hacer bollos, y si lo que queremos son unas tostadas más cuadradas, dividimos la masa en bolitas y las metemos dentro de moldes rectangulares engrasados. Y si añadimos unos arómaticos, podemos hornear un par de estupendos roscones

ingredientes
60 g de leche tibia
13 g de levadura fresca de panadería
15 g de zumo de naranja
5 g de ron o anís
50 g de manteca de vaca derretida o mantequilla
3 huevos tamaño "L"
200 g de calabaza cocida o asada triturada
100 g de azúcar
650 g de harina de fuerza
4 g de sal
huevo batido para pincelar






elaboración
Muy fácil de hacer pero hay que amasar un poco más de lo habitual porque si no la masa queda muy pegajosa e inmanejable y hay que evitar añadir más harina. Si lo hacemos con la panificadora el trabajo es más fácil.
Deshacemos la levadura en la leche tibia y colocamos todos los ingredientes en la cubeta de nuestra panificadora en este orden, la leche junto con la levadura, el zumo, el ron, la manteca de vaca, los huevos batidos ligeramente, el puré de calabaza, el azúcar y para terminar la harina y la sal.
Escogemos el programa "amasado" que dura 15 minutos, en mi máquina es el número 7 y ponemos en funcionamiento. Cuando termine lo seleccionamos 1 ó 2 veces más.
Si vemos que con el segundo amasado la masa queda muy pegajosa, añadimos poco a poco, un poco más de harina y si vemos que queda una masa seca ponemos un poco de agua, todo dependerá de la humedad que aporte el puré de calabaza, de la harina que usemos ya que no todas absorben lo mismo y del peso de los huevos.
Una vez que la masa esté lista, la sacamos de la cubeta, hacemos una bola y la colocamos en un recipiente amplio, ligeramente engrasado, lo cubrimos con papel film y la dejamos a temperatura ambiente hasta que doble su volumen, en un lugar cálido el tiempo será como de 1 hora. Si lo hacemos de víspera guardamos la masa en la nevera durante toda la noche.
Una vez que haya doblado su volumen, sacamos la masa del bol y la damos un ligero amasado para desgasarla, la dividimos en dos o tres porciones, les damos forma de bola y dejamos reposar, bien tapada, 15 minutos para que se relaje y podamos formar bien las barras.





A continuación formamos las barras, para ello cogemos una de las bolas, la damos la vuelta y aplanamos un poco dando forma más o menos rectangular, la parte superior ancha la doblamos hacia el centro y presionamos un poco para que quede sellado. Ahora la parte inferior ancha la llevamos también al centro y apretamos de nuevo, y para terminar unimos ambos extremos, sellándolos bien. Hacemos rodar la pieza formada hacia delante y hacia atrás presionando un poco hacia abajo y estirándola hasta formar la barra.
Una vez formadas las barras, las dejamos reposar sobre una fuente de horno, forrada con papel de hornear, las pintamos con huevo batido, y las tapamos con papel film ligeramente engrasado hasta que casi doble su volumen dependerá de la temperatura ambiente.
Una vez que estén listas, las pintamos de nuevo con huevo batido y marcamos, sin profundizar con un cuchillo/a, el grosor que vayamos a dar a las torrijas.
Metemos la bandeja en el horno precalentado a 180 ºC con calor arriba y abajo durante unos 25 minutos. Si vemos que cogen color enseguida lo tapamos con papel aluminio.
Pasado este tiempo sacamos la bandeja del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.




Fuente: receta basada en el roscón de calabaza de Kanela y limón.


No hay comentarios: