23 ago. 2013

montadito de calabacín



El calabacín albardado (frito con harina y huevo) sin más está de vicio, pero si lo acompañamos con algo más no hay duda que mejora, al menos eso es lo que opina mi gente menuda, y esta vez en lugar de hacer los clásicos emparedados (calabacín, queso, jamón y calabacín), les he hecho estos montaditos, hoy acompañados de cebolla caramelizada, pero con salsa de queso están también muy ricos.






calabacín
tomate de ensalada
patata
jamón cocido
queso en lonchas
cebolla pochada
salsa de queso
harina
huevo batido
aceite y sal












elaboración
Escogemos unos tomates carnosos, los limpiamos bien y los cortamos en rodajas, los salamos y los dejamos escurrir una media hora para que suelten el agua.
Mientras tanto ponemos a pochar una cebolla y a cocer las patatas con su piel en agua con sal, a fuego suave, para que no revienten, durante unos 20 minutos. Las escurrimos y las dejamos templar bien tapadas en la misma cazuela donde las hemos cocido, y cuando las podamos manipular las pelamos y cortamos en rodajas.

















Cortamos el calabacín en rodajas, que salamos y vamos pasando por harina y por huevo batido, para freirlas por tandas en una sartén con aceite bien caliente. A medida que las sacamos de la sartén las dejamos escurrir sobre un papel de cocina, sin amontonarlas.
Secamos las rodajas de tomate que tenemos escurriendo, las pasamos por pan rallado y las vamos friendo. También las podemos pasar por harina, huevo batido y por pan rallado y freirlas.

Una vez todos los ingredientes listos preparamos los montaditos. Si queremos los podemos rematar con un poco de queso rallado y meterlos al horno a gratinar unos minutos.




No hay comentarios: