17 jul. 2011

solomillo de cerdo con naranja y canela



De nuevo otro guiso sencillo con cerdo, y como se suele decir: del cerdo me gustan hasta los andares, y no hablemos ya de los productos que de el se obtienen.He utilizado solomillo y zumo de naranja aromatizado con especies, consiguiendo una salsa llena de sabor y con un aroma exquisito, pero se puede hacer también con lomo, ambas piezas dan mucho juego en la cocina. 
El cerdo combina con cualquier tipo de alimento, y las frutas le van de maravilla.



Esta receta es mi aportación al concurso "estimulando los sentidos" que Marisa del blog Thermofan ha organizado para celebrar sus primeros 100 seguidores, en este concurso hay varios apartados, a cual más sugerente y yo me he decidido por "acción y pasión", en el que hay que preparar una receta de un plato principal utilizando al menos dos de los ingredientes de la lista que nos facilita. Al principio pensé en hacer una receta dulce, pero al final elegí este plato que espero que os guste.




ingredientes 
800 gr de solomillo de cerdo
2 zanahorias grandes
1 cebolla grande
2 dientes de ajo
1 vasito de vino blanco
zumo de 2 naranjas
una pizca de canela molida
clavo, laurel, sal y pimienta
aceite y una cucharada de mantequilla


elaboración

Sazonamos los solomillos con sal y pimienta y si es necesario los bridamos con una liz para darles buena forma y poder filetearlos después uniformemente.
En una cazuela baja y amplia ponemos a calentar un poco de aceite y la mantequilla y ponemos a dorar los solomillos, dejando que se sofrían por todos sus lados. Los retiramos y los ponemos en una fuente.
En la misma sartén sofreimos las zanahorias cortadas en rodajas, la cebolla cortada en aros y los dientes de ajo picados.
Cuando estén todos estos ingredientes dorados, unos 10-15 minutos, añadimos el vino blanco, que dejaremos hervir unos minutos, seguimos con el zumo de las 2 naranjas (a mi me salieron 200 ml de zumo), el clavo, una pizca de canela, sal, unos granos de pimienta y la hoja de laurel, damos unas vueltas a la mezcla, añadimos los solomillos enteros y los cubrimos con caldo de carne, también sirve poner sólo agua.


Dejamos que se guise a fuego suave hasta que estén tiernos, pero hechos, la carne de cerdo al contrario que la de ternera o cordero no debe tomarse poco hecha, pues resultará más indigesta, una vez hechos los dejamos templar.

Sacamos los solomillos y los cortamos, volviéndolos a poner de nuevo en la salsa. Como guarnición una ensalada de rúcula y canónigos con una naranja troceada y limpia de pieles y unas nueces aliñada con una vinagreta de aceite y vinagre.

22 comentarios: