7 jul. 2011

costilla de cerdo guisada



Hoy un guiso fácil, rico y barato, que quedará aún mas sabroso si lo preparamos el día anterior y lo calentamos a fuego suave en el momento de servir. Esta manera de hacer las carnes es una de las primeras recetas que aprendemos, al menos yo, y que luego dependiendo de las verduras y hortalizas e incluso del vino que usemos, nos quedará con una u otra apariencia y sabor.


ingredientes
1 ½ kg de costilla de cerdo troceada
4 dientes de ajo
2 puerros
2 cebolletas
salsa de tomate
1 vaso de vino blanco
aceite y sal
500 ml de caldo








elaboración 
Ponemos aceite a calentar en una cazuela amplia y doramos en él, a fuego medio, los pedazos de costilla previamente sazonados, dejando que se doren por todos los lados.




Añadimos las cebolletas, los puerros y los ajos, todo ello troceado, dejamos que se rehogue a fuego lento para que se haga poco a poco durante 10-15 minutos. Echamos el vaso de vino blanco, dejamos que se evapore e incorporamos 8 cucharadas de salsa de tomate, removemos todo bien y añadimos el caldo, dejando que se cocine lentamente unos 50 minutos, hasta que veamos que la carne esté hecha, se desprenderá facilmente del hueso. Si vemos que el guiso se queda sin caldo y la costilla aún no está guisada echamos más agua.




Como guarnición podemos preparar unas patatas fritas, unos champiñones o un puré de patatas

12 comentarios: