15 ene. 2017

pastel de zanahoria


Las zanahorias forman parte de una gran variedad de recetas; ingrediente de ensaladas, zumos, cocidas solas o con otras verduras a modo de menestra, son deliciosas como guarnición de platos de carne o pescado. Además de consumirse en cremas o purés, esta hortaliza de sabor dulzón, tiene numerosas aplicaciones a la hora de preparar postres o repostería; galletas, magdalenas, bizcochos, tartas... El pastel de hoy es una muestra, la crema esta hecha con zanahoria y coco, ingredientes que casan a la perfección. La receta original usa bollos suizos pero como veis con un bizcocho partido en tres discos queda también muy bien y para que quede bien compacta y rica es mejor hacerlo de un día para otro.

ingredientes
3 bases de bizcocho esponjoso
500 g de zanahorias
200 g de azúcar
125 g de coco rallado
200 ml de agua de la cocción













elaboración

Pelamos las zanahorias, las troceamos en rodajas y las ponemos a cocer en una cazuela bien cubiertas de agua hasta que estén tiernas; entonces las escurrimos bien reservando el agua, y aún calientes las trituramos con el pasador hasta tener un puré, al que añadimos el azúcar, 100 g de coco y un vaso del agua de la cocción. Mezclamos todo. El usar este líquido es para que el bizcocho quede bien empapado.
Colocamos una base de bizcocho en un molde desmontable y cubrimos con la mitad de la mezcla de zanahorias, ponemos encima otra base de bizcocho, extendemos encima el resto de la mezcla de zanahorias y cubrimos con la tercera base de bizcocho.




Tapamos el bizcocho con film transparente, sobre él ponemos un plato y encima de este colocamos un peso. Dejamos reposar el pastel durante toda la noche, para que compacte. Poco antes de servir retiramos el peso, el plato y lo desmoldamos. Espolvoreamos la superficie y si se quiere también los laterales con el resto del coco.
Si hacemos el pastel con bollos, serán necesarios unos seis, después cortamos cada uno en rodajas finas, 4 en sentido longitudinal, y las vamos colocando en el molde hasta cubrirlo, procurando que la parte de brillo de los bollos quede pegando al fondo del molde (al desmoldar será lo que quede arriba).






No hay comentarios: