25 ene. 2017

bizcocho borracho de calabaza


Unos borrachos que no son los auténticos, si es que hay una receta única, sé que se hacen a partir de un bizcocho de tamaño individual, remojados en almíbar mezclado con un licor y que se presenta en cajitas de papel o cápsulas (al menos los que yo conozco). Pues bien, a partir de ahí he hecho mis "borrachos" particulares, el bizcocho es de calabaza, el almíbar está mezclado con ron y como veis los he adornado con mermelada, nata y calabaza en almíbar. Las cantidades de la receta dan para unas dos docenas, claro está dependiendo del tamaño de nuestros moldes y de cuanto los llenemos. Yo tan sólo he horneado una docena y con el resto de la masa he hecho unas magdalenas.


ingredientes
250 g de calabaza asada o cocida
250 g de azúcar
250 g de harina
1 sobre de levadura química
una pizca de sal
3 huevos tamaño "L"

para el almíbar

400 ml de agua
200 g de azúcar
4-6 cucharadas de ron

para decorar

200 ml de nata montada azucarada
2-3 cucharadas de mermelada de albaricoque
bolitas de calabaza cocida en el almíbar


elaboración

Precalentamos el horno a 180 ºC, calor arriba-abajo y sin aire, preparamos dos moldes para rosquillas de 6 cavidades; engrasamos por completo cada hueco con mantequilla, después espolvoreamos un poco de harina y eliminamos el exceso de ésta dándoles la vuelta y pegando unos golpecitos al molde. Podemos usar también moldes de tartaletas.
Aplastamos la calabaza con un tenedor y la mezclamos con tres cucharadas de azúcar.
Con ayuda de unas varillas eléctricas batimos los huevos junto con el resto del azúcar hasta conseguir que blanqueen, a continuación añadimos el aceite, consiguiendo una mezcla cremosa. Dejamos de batir y con una cuchara de madera o espátula incorporamos
, removiendo suavemente, la calabaza y la harina tamizada junto con la levadura y la sal. Mezclamos bien hasta que la mezcla quede homogénea.



Llenamos los moldes y metemos en el horno durante 15 minutos, como siempre el tiempo es orientativo.
Mientras se cuecen preparamos la calabaza en almíbar, para ello ponemos el agua, el azúcar y el ron en un cazo, cuando hierva echamos las bolitas de calabaza y las dejamos cocer hasta que estén tiernas. Las retiramos y dejamos escurrir, y el almíbar lo reservamos.
Una vez cocidos los bizcochitos, los sacamos del horno y los dejamos enfriar un poco antes de desmoldarlos para que no se rompan. Desmoldados y fríos, los metemos ligeramente en el almíbar y los ponemos a escurrir en una rejilla. A continuación los pintamos con la mermelada de albaricoque que habremos aligerado en un cacito con un poco de agua caliente. Por último los ponemos en cápsulas de papel y los decoramos con la nata montada y las bolitas de calabaza.






No hay comentarios: