1 sept. 2013

pan relleno de beicon, queso, dátiles y pimientos verdes


Esta vez en lugar de hacer bocadillos con pan comprado, me he complicado un poco y he hecho estos dos panes rellenos, con la masa de pizza que hago habitualmente.



ingredientes
250 g de harina de panadería
125 ml de agua
6 g de levadura fresca
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar
3 cucharadas de aceite de girasol
10-12 lonchas de beicon
12-14 dátiles o ciruelas pasas
12 pimientitos verdes o guindillas verdes
queso curado en lascas









elaboración

Para hacer la masa, desmenuzamos la levadura en el agua y removemos hasta diluirla. Colocamos la harina en un bol junto con la sal y el azúcar, hacemos un agujero en el centro y añadimos el aceite y el agua con la levadura diluida; mezclamos hasta integrar la harina, momento en el que lo pasamos a la encimera y amasamos durante unos 10 minutos, girando y doblando la masa hasta que no se pegue a las manos, deberá quedar una masa lisa y elástica.

Ahora hay que dejar que la masa fermente, para ello, formamos una bola y la dejamos en un bol ligeramente engrasado, cubierta con film hasta que doble su volumen, en un lugar cálido tardará sobre una hora.

Mientras tanto freimos los pimientos verdes y pasamos un poco el beicon por la sartén para desgrasarlo.
Retiramos el hueso a los dátiles.





Una vez que ha levado la masa la ponemos de nuevo sobre una superficie ligeramente enharinada y la aplastamos un poco con los nudillos, la dividimos en dos trozos, formamos dos bolas y las dejamos reposar bien tapadas unos 10 minutos. Tras los cuales las extendemos dándoles forma rectangular. Repartimos el relleno sobre cada una sin llegar a los bordes, (lonchas de beicon, los dátiles, los pimientos y el queso) y enrollamos como si se tratara de un brazo gitano, sellando bien los extremos.
Si lo enrollamos desde el lado más corto nos quedará el corte con más vueltas.




Los colocamos en la bandeja de horno cubierta con papel de hornear y los dejamos levar bien tapados hasta que se caliente el horno a 200 ºC, unos 25-30 minutos.
Antes de meter los panes a hornear los pincelamos con aceite de oliva y les hacemos unos cortes no muy profundos. Los horneamos durante 20-25 minutos. Apagamos el horno y los dejamos 5 minutos más. Los sacamos y los dejamos enfriar sobre una rejilla. 





No hay comentarios: