30 jul. 2013

helado de limón


Seguimos con los helados, y uno que no podía dejar de hacer es este, pues si el helado de avellanas es mi preferido, y el de mi gente menuda es el de chocolate, este de limón es el preferido del aitatxo, y para hacerlo he elegido esta receta del blog "Magia en mi cocina", yo lo he hecho en heladera con la mitad de los ingredientes y he sustituido un 25% del azúcar por azúcar invertido.

ingredientes
62 ml de agua
cáscara de medio limón
92 g de azúcar
cucharada y media de azúcar invertido
125 ml de zumo de limón
250 ml de leche entera
100 ml de nata montada
1 clara de huevo










elaboración

En un molinillo de café, molemos una cucharada de azúcar y la cáscara de medio limón (sólo la parte amarilla).
En un cazo a fuego suave, preparamos un almíbar con el agua y el resto del azúcar, dejándolo hervir unos 10 minutos. Pasado este tiempo lo dejamos templar.
Una vez templado añadimos la cáscara de limón triturada con el azúcar, el zumo de limón y el azúcar invertido, y todo ello lo volvemos a poner a fuego suave durante otros 10 minutos aproximadamente, no hace falta que hierva, tan solo que se disuelvan los ingredientes. A continuación incorporamos la leche y sin dejar de batir lo mantenemos al fuego 5 minutos más, tras los cuales retiramos el cazo del fuego y dejamos enfriar por completo.
Una vez que la mezcla esté bien fría, incorporamos la nata montada con movimientos envolventes hasta conseguir una mezcla homogénea.

Ponemos la mezcla en la heladera y la dejamos girar hasta obtener la consistencia deseada, el tiempo será de unos 30-40 minutos. Transcurrida la mitad de este tiempo, añadimos la clara montada a punto de nieve y dejamos finalizar el tiempo.
Una vez esté listo el helado lo guardamos en el congelador en un recipiente bien tapado. 



Para hacerlo sin heladera, ponemos la mezcla en un recipiente, mejor si es metálico, la metemos en el congelador, y cada cierto tiempo, lo sacamos y lo batimos  hasta lograr que quede cremoso (unas 4-6 veces). Y para darle mayor cremosidad añadimos una clara de huevo montada a punto de nieve después de batirlo por última vez.





No hay comentarios: