5 de oct. de 2012

pastel de pencas de acelga con bonito


Rara es la semana que en casa no se comen acelgas, y si hay acelgas lo siguiente son las pencas, bien para cenar o bien para comer al día siguiente y para ir variando y no comerlas siempre de la misma manera, que terminarían por cansar, hoy toca hacerlas en pastel o lasaña al estilo de la cazuela de borrajas, (con bonito), pero también lo puedes preparar con jamón y queso, con morcilla, con carne picada... 

Lo podemos preparar también con calabacín en lonchas o con berenjena loncheada. 







ingredientes 
9-10 pencas de acelga 
2 latas de bonito
 pequeñas
200 gr de salsa de tomate

100 gr de cebolla

50 gr de pimiento verde

50 gr de pimiento rojo

30 gr de harina
30 gr de mantequilla

350 ml de leche
queso rallado
aceite y sal

para rebozar 
2 huevos batidos 
harina




elaboración
La cantidad de ingredientes variará según el molde que usemos, importante que pueda ir al horno, y lo anchas que sean las pencas de acelga, yo he utilizado un molde de 17x17 y en cada capa he usado unas 3 pencas de unos 18 cm cada una antes de cocer, pues una vez cocidas reducen un poco.
Separamos las pencas de las hojas verdes de las acelgas, las lavamos, las quitamos los hilos y las ponemos a cocer en agua hirviendo con sal. Una vez cocidas las escurrimos y dejamos templar. 


Para preparar el relleno, ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y sofreímos a fuego lento la cebolla finamente picada, tras unos minutos añadimos los pimientos picados en cuadraditos, salamos y dejamos que se hagan. Escurrimos, pasamos a un bol y lo unimos al bonito desmigado con 4 cucharadas de salsa de tomate casera (unos 100 gr) y mezclamos todo bien.
 


Para la besamel, fundimos la mantequilla, echamos la harina que cocinamos unos minutos, pero sin dejar que tome color. Vamos echando poco a poco la leche caliente sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, salamos y lo cocinamos unos minutos más hasta conseguir la consistencia adecuada, pero con cuidado de que no se nos queme.

Preparamos una salsa aurora mezclando 2-3 cucharadas de esta besamel (75 gr) con unas 3-4 cucharadas de salsa de tomate (100 gr). 


Para rebozar las pencas, las pasamos por harina y por huevo batido y las freímos en una sartén con aceite bien caliente. A medida que las sacamos de la sartén las dejamos escurrir sobre un papel de cocina. 

Para montar el plato, en un molde que pueda ir al horno, ponemos una capa de salsa aurora y encima las pencas de acelga rebozadas, las cubrimos con parte del relleno de bonito, cubrimos con besamel, y de nuevo pencas, capa de bonito, besamel... y terminamos con una capa de pencas de acelga que cubrimos con salsa aurora. Añadimos un poco de queso rallado y metemos a gratinar en el horno durante unos minutos. 


8 comentarios: