11 may. 2017

canelones de verdel


No todos los días se pueden hacer canelones, es uno de esos platos que no tienen ninguna dificultad pero sí son un poco entretenidos de hacer. En casa, como todas las pastas, siempre son bien recibidos, sea el relleno de verdura, carne o como los de hoy de pescado, que por variar y salir del socorrido bonito los he hecho con verdel, y han quedado riquísimos. En las fotos de hoy no han quedado muy fotogénicos que digamos, pero aunque con la vista no se coman, coger cuchillo y tenedor que el plato bien lo merece.


ingredientes
200 g de verdel fresco
1 cebolleta
1-2 dientes de ajo
1 pimiento verde
12 canelones

2-3 cucharadas de salsa de tomate
besamel clarita 20-20-350












elaboración
Si tenemos un pescatero enrollado nos puede limpiar el verdel, si no es así, los limpiamos bien, retirando cabeza y tripas. Sacamos cuatro lomitos limpios de piel y espinas, los sazonamos y reservamos.
Picamos la cebolla, el pimiento y el diente de ajo finamente, lo rehogamos todo en una sartén con un chorrito de aceite de oliva, y sazonamos. Cuando las verduras cojan un poco de color incorporamos los lomos de verdel troceados que tenemos reservados, y los salteamos. Añadimos la salsa de tomate, mezclamos bien y retiramos la sartén del fuego.
Seguido ponemos las placas de canelones en remojo con agua caliente o los ponemos a cocer. Para hacer esto último ponemos abundante agua a calentar en una olla grande. Cuando empiece a hervir , la sazonamos y añadimos las placas de canelón de una en una. Las cocemos durante 10-12 minutos, y las escurrimos sobre un trapo de cocina limpio.
Para formar los canelones, ponemos un montoncito del relleno preparado en el centro de cada rectángulo de pasta, enrollamos y formamos rollitos. 

Ponemos un poco de salsa de tomate sobre el fondo de una fuente que pueda ir al horno, y colocamos encima los canelones uno al lado del otro y los cubrimos con la besamel. Espolvoreamos con queso rallado y metemos la fuente en el horno precalentado a 200 ºC durante unos 10-15 minutos. El queso tiene que quedar doradito, espolvoreamos con un poco de perejil picado y servimos.



Para hacer la besamel, ponemos a calentar 20 g de mantequilla en una cazuela y cuando se derrita agregamos los 20 g de harina, la rehogamos un poco para que pierda el sabor a crudo y echamos poco a poco los 350 ml de leche, mejor caliente, salpimentamos, rallamos un poco de nuez moscada si nos gusta y sin dejar de remover lo cocinamos a fuego suave durante unos 5 minutos, ya que luego va a ir al horno.
El relleno también nos puede servir para hacer huevos rellenos, una empanada, unas empanadillas...



Fuente: del libro "Egunero ondo jateko".



No hay comentarios: