14 dic. 2016

crema dulce de castañas


Las castañas que recogemos cada año, las tenemos que comer enseguida, porque se estropean rápido, así que este año he congelado unas cuantas bolsas, y he hecho unos cuantos botes de crema dulce, ya sé que se pueden secar pero eso por el momento no me compensa.
La crema es una pasada de rica, y viendo lo que cuesta comprarla en el super, me 
compensa el trabajo de pelar las castañas. Por el momento la crema la comemos como si se tratara de mermelada, untada en el pan o en las galletas del desayuno, o añadida a los yogures, pero como en repostería se usa mucho, ya tengo para hacer unas cuantas recetas.


ingredientes
500 g de castañas peladas
500 ml de leche
200-250 g de azúcar
1 cucharadita de esencia de vainilla
agua y sal














elaboración

Lo primero de todo hacemos un corte en la cáscara de cada castaña y las escaldamos en agua hirviendo para así poder pelarlas con facilidad.
Una vez que hemos quitado la cáscara exterior, las cocemos en agua con sal durante 5-7 minutos, las escurrimos y antes de que se enfríen del todo, les retiramos la piel fina.
Cuando estén peladas todas las castañas, las volvemos a poner a cocer en la leche con el azúcar y la esencia de vainilla durante 15-20 minutos, hasta que estén bien tiernas. Quitamos un poco de leche, para no pasarnos en la textura, y las trituramos hasta tener una crema espesa, fina y homogénea, si queda demasiado espesa vamos añadiendo la leche reservada e incluso más leche si se prefiere la crema más ligera.
Llenamos los botes de cristal con la crema de castañas, los cerramos inmediatamente y les damos la vuelta para que se haga el vacío.







No hay comentarios: