31 jul. 2012

guindillas en tempura


Estamos ya en la nueva temporada de guindillas, de la cual ya hemos empezado a disfrutar, es una auténtica gozada verlas crecer día a día en la mata para después tenerlas en el plato ya sean fritas o como hoy, en tempura, mas adelante ya las pondremos en vinagre ya que es una conserva que no puede faltar en casa.
Estas guindillas normalmente no pican, asi que sea como sea la manera como las preparemos desaparecerán del plato en un santiamén, menos mal que también se preparan en un plis plas.


ingredientes
250 g de guindillas
75 g de harina
125 ml de agua +/-
media cucharadita de levadura royal
sal
aceite para freír












elaboración
Para preparar la tempura, mezclamos en un bol todos los ingredientes hasta que nos quede una masa ligeramente espesa y sin grumos, y la dejamos reposar unos minutos. En lugar de agua normal se puede emplear agua con gas o cerveza, en cualquier caso deben estar muy frías, es una buena alternativa para los que viven en una zona con agua dura.
Limpiamos las guindillas y las secamos bien. Calentamos el aceite, yo he usado de girasol, metemos las guindillas en la tempura de una en una y las vamos friendo, así hasta terminar con todas. A medida que las sacamos las ponemos a escurrir sobre papel absorbente.




Y a partir de aquí, como vosotros veáis… bien de guarnición o bien para picar con una cervecita o un refresco, se comen sin querer y duran lo que un caramelo a la puerta del colegio (y lo digo por experiencia en casa).

Si quereis hacerlas en vinagre aquí tenéis el enlace donde podeis ver como hacerlas.


guindillas en vinagre



30 jul. 2012

san jacobos de calabacín



Esta manera de preparar el calabacín tiene mucha aceptación en casa, es una de esas recetas que se incorporan al menú del día a día en cuanto se prueba.

ingredientes

calabacín
jamón cocido o serrano
queso en lonchas
aceite y sal
huevo batido para rebozar
harina para rebozar

elaboración
Cortamos el calabacín en rodajas no demasiado finas y salamos. Preparamos los emparedados o san jacobos colocando una rodaja de calabacín, un trozo de queso, otro de jamón y, por último, otra rodaja de calabacín.
Los pasamos por harina, huevo batido y los vamos friendo por tandas en abundante aceite. A medida que los sacamos de la sartén los dejamos escurrir sobre un papel de cocina.






28 jul. 2012

tortilla de patata con ajo y perejil



Aquí estamos de nuevo… con nuevos ánimos y nuevas recetas, hemos dejado descansar un poquito el blog por varios motivos… que como se suele decir: no vienen al caso, pero nosotros no hemos parado de cocinar, ya que lo que veis por aquí es lo que comemos en casa, así que hemos seguido haciendo platos nuevos y no tan nuevos con los que tenemos un buen puñado de recetas para enseñaros.
Así que vamos a dejarnos de cháchara… y al grano, empezamos con un buen amaiketako para estos días de playa o monte, tortilla de patata con ajo y perejil.

Cuando hice la tortilla de patata con champiñones, mi amiga Itzi que siempre me está pasando ideas y recetas, me dijo que probara la de patata con ajo y perejil fresco, así que me animé a hacerla y aquí la tenéis, otra variante más a la clásica tortilla de patatas, a la que le hemos quitado la cebolla, por lo que la eterna “pelea” que da este ingrediente no la vamos a tener, aunque en casa no tenemos ese problema, pues siempre va con cebolla. 
Una tortilla que esta muy muy rica, claro está, si os gusta el ajo. Y si sustituimos los ajos por ajetes está también muy bien. 


ingredientes
750 g de patatas
6 huevos
6-8 dientes de ajo
un buen manojo de perejil fresco
sal y aceite de girasol









elaboración
Pelamos las patatas, las lavamos, secamos y las partimos en lonchas finas, más o menos del mismo tamaño, asi las parto yo, cada cual tendrá su manera.
En una sartén (yo tengo una sólo para hacer tortillas) ponemos abundante aceite de girasol, y añadimos enteros y sin pelar tres dientes de ajo, los dejamos confitar a fuego muy suave hasta que estén blanditos pero sin que cojan color, momento en el que los retiramos. Los pelamos y los picamos.
En ese mismo aceite caliente echamos la patata y la sazonamos. Al principio ponemos a fuego fuerte para que la patata coja color, nos tiene que quedar, ni frita ni cocida, luego bajamos el fuego hasta que termine de hacerse y añadimos el resto de los dientes de ajo bien picaditos. Cuando estén hechas las patatas las escurrimos bien.


En un bol batimos los huevos ligeramente sin que se forme espuma así la tortilla nos quedará más jugosa. Añadimos las patatas con los ajos, el puré de ajos y el perejil fresco picado y lo mezclamos todo.
Ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y cuando esté bien caliente echamos la mezcla del bol. Vemos que los huevos comienzan a cuajarse por los bordes, por lo que iremos moviendo la mezcla de los bordes hacia dentro como si fuera un revuelto, hasta que veamos que el huevo no nos va a escurrir demasiado al darle la vuelta, con ayuda de una espumadera redondeamos los bordes y dejamos cuajar por ese lado, en cuanto la tortilla se mueva por la sartén la damos la vuelta. 


Se vuelve a poner la sartén al fuego, deslizamos de nuevo la tortilla y dejamos que se haga por ese lado, sacudiendo con frecuencia la sartén hasta que la tortilla esté cuajada, por supuesto la podemos dejar más o menos cuajada según el gusto de cada uno.