14 jul. 2014

tarta de galletas con queso y cuajada



La cuajada, aquí conocida como "mamia", es uno de los postres lácteos por excelencia, en muchas ocasiones la comemos tal cual, regada con miel, mermelada o espolvoreada con un poco de azúcar o canela... pero como muchos ya sabéis también la podemos emplear para hacer otros postres y prueba de ello son los batidos, cremastartas o pastelitos.
El postre de hoy es una tarta de queso, otra receta de siempre pero que al llevar galletas parece otro postre diferente al que estamos acostumbrados hacer en casa, y eso es precisamente lo que me llamó la atención cuando vi esta receta en el blog de Lidia, "Atrapada en mi cocina", así que el pasado fin de semana me puse a ello y el resultado nos encantó por lo que ya tenemos otra receta de cuajada para añadir a nuestra lista de favoritos.


ingredientes
galletas de canela
500 ml de leche entera
250 g de queso crema
1 sobre de cuajada
5 cucharadas de azúcar
1 trozo de canela en rama
canela molida











elaboración
Del medio litro de leche, separamos un vaso en el cual batimos el contenido del sobre de cuajada y el queso crema.
Calentamos el resto de la leche con el trozo de canela en rama y el azúcar, cuando esté bien caliente, añadimos el contenido del vaso, removemos hasta que veamos que quiere hervir, lo retiramos unos segundos del fuego y sin dejar de remover lo colocamos de nuevo en el fuego hasta que comience a hervir. Retiramos del fuego, quitamos la canela y sin dejarla enfriar, pues nos interesa que se mantenga líquida, empezamos a montar la tarta.





Cogemos un molde rectangular, ya que al ser las galletas rectangulares las acomodaremos mejor, lo engrasamos ligeramente para facilitar el desmoldado y ponemos una capa de galletas en la base del molde, unas 9-10 galletas, que cubriremos con un cuarto de la crema de queso y cuajada, colocamos encima una segunda capa de galletas y repetimos el proceso hasta tener 4 capas de cada. Una vez montada la tarta la cubrimos con film transparente y la dejamos enfriar en la nevera hasta que quede bien cuajada, unas cuatro horas, también se puede hacer de víspera.





Una vez que esté lista para servir, pasamos un cuchillo humedecido por todo su contorno y desmoldamos (la capa de crema quedará arriba), espolvoreamos por toda la superficie canela molida y lista para servir. 



No hay comentarios: