13 may. 2015

empanada de lomo con pimientos


Hay empanadas para todos los gustos y ocasiones y esta que he preparado hoy además de ser una cena estupenda, es un plato perfecto para llevar y comer fuera de casa por lo fácil de transportar que es y lo fácil que es de comer.



ingredientes
lomo adobado en filetes
pimientos rojos asados confitados
queso en lonchas
masa de empanada














elaboración

Lo primero de todo será hacer la masa de empanada siguiendo esta receta, y confitar los pimientos, para ello ponemos en una sartén un poco de aceite y unos dientes de ajo picados en láminas, añadimos las tiras de pimiento, echamos un poco de sal y azúcar y dejamos hacer a fuego suave durante 5–8 minutos. Dejamos enfriar.
Una vez preparada la masa, yo he hecho la que utilizo para hacer pizzas, la dividimos en dos partes, una parte algo mayor que otra. También podemos comprar masa lista para hornear.
Estiramos con el rodillo la porción más grande hasta dejarla del tamaño y forma deseado, con ayuda del rodillo la colocamos sobre la bandeja de horno ligeramente engrasada o forrada con papel de hornear. A continuación distribuimos sin llegar a los bordes las lonchas de queso, encima colocamos los filetes de lomo en crudo y por último los pimientos asados y confitados.

También podemos poner los filetes de lomo una vez pasados por la sartén, pero sin hacerlos mucho. Cubrimos con el otro trozo de masa estirada, enroscamos los bordes, sellando bien, hacemos un agujero en el centro a modo de chimenea, adornamos con restos de masa si queremos y metemos la bandeja en el horno precalentado a 200 ºC unos 25-30 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla.







11 may. 2015

calabacin relleno de bacalao ajoarriero


El calabacín es un ingrediente muy habitual en nuestra cocina y con el que podemos preparar una gran variedad de platos. Si lo preparamos rebozado es un acompañamiento excelente para carnes y pescados pero podemos incluirlo en bizcochos, cremas o purés, tortillas, canelones, empanadas, tartas saladas... y por supuesto lo podemos rellenar de carne, verdura, pescado... Hoy va cortado en tiras que envuelven el relleno, bacalao, pero podemos cortarlo en barquitas, en pequeños cubos y una vez vaciada la pulpa rellenarlo como he dicho: al gusto.



ingredientes
250 g de migas de bacalao
4-5 dientes de ajo
1 cebolla
1/2 pimiento verde
la pulpa de 2 pimientos choriceros
4-5 cucharadas de salsa de tomate
1 guindilla cayena
4 cucharadas de aceite y sal
1-2 calabacines













elaboración
Desalamos las migas de bacalao durante 24 horas en abundante agua fría, cambiándola cada 8 horas, y en la nevera. Si usas bacalao en trozo, el tiempo será mayor y si no quieres correr el riesgo de desalarlo poco o demasiado, en el mercado existe bacalao ya desmigado y desalado que es comodísimo.
Una vez desalado, lo dejamos escurrir bien y lo secamos. Si hay trozos grandes los hacemos más pequeños.
Remojamos los pimientos choriceros en agua caliente, hasta que se ablanden y una vez que estén hidratados sacamos la pulpa con ayuda de un cuchillo, no tirar el agua de remojarlos ya que nos servirá para aligerar la salsa si es necesario. Si quieres simplificar este paso, compra pulpa de pimiento choricero y listo.





En una cazuela amplia ponemos aceite a calentar a fuego suave y añadimos los ajos picados, la cebolla troceada, la guindilla cayena entera, (para poder retirarla después) y por último el pimiento verde también picado. En cuanto la cebolla esté tierna, sin dejar que coja mucho color, colocamos los trozos de bacalao y rehogamos todo un par de minutos. A esto añadimos la pulpa de los pimientos choriceros y la salsa de tomate, y dejamos hervir a fuego suave otros 5 minutos más, moviendo la cazuela hasta obtener la consistencia adecuada, si se nos seca mucho podemos añadir un poco de agua del remojado de los pimientos. Lo podemos comer tal cual acompañado de unos pimientos asados en tiras, pero hoy este bacalao nos va a servir para rellenar calabacines.
Cortamos con una mandolina el calabacín en tiras finas y alargadas, las salamos y las vamos pasando un par de minutos por la sartén o plancha ligeramente engrasada, lo justo para que se ablanden un poco. Colocamos dos tiras en forma de cruz y en su centro ponemos un poco de bacalao al ajoarriero, recogemos los extremos de las láminas sobre sí mismas formando un fardelito o ravioli. Así hasta terminar con todas las tiras. Para calentarlas las pasamos de nuevo por la plancha o sartén bien caliente durante un par de minutos o las ponemos en una bandeja de horno ya caliente durante 8-10 minutos o hasta que se calienten bien. Los servimos acompañados de unas patatas fritas en láminas, unos pimientos rojos asados y una salsa de calabacín hecha con los recortes.
También podemos rebozar los paquetitos una vez hechos y freírlos.






7 may. 2015

pastel de carne picada con mahonesa de anchoas


Este pastel es una manera sencilla y distinta de preparar la carne picada, un modo nuevo de comer lo de siempre. Es un plato muy socorrido y que tiene como ventaja añadida que se puede preparar con antelación regalándonos tiempo.
Si os gusta hacer este tipo de preparaciones veréis que la fórmula es la misma que para preparar los pasteles de pescado (cabracho, merluza...) o de verdura.
En esta ocasión lo acompañamos con una mahonesa sabor a anchoa, pero también servirá una mahonesa básica o una salsa de tomate.



ingredientes
5 huevos tamaño "L"
500 g de carne picada
200 g de salsa de tomate
200 ml de nata líquida
sal y pimienta
un poco de aceite
pan rallado y mantequilla para el molde
mahonesa de anchoas









elaboración
Salpimentamos la carne picada, a mí me gusta que sea mezcla de ternera y cerdo. Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite, cuando esté caliente salteamos la carne y la retiramos del fuego en cuanto cambie de color.
Cascamos los huevos en un bol, los batimos y añadimos la nata y la carne picada rehogada, mezclamos y batimos (opcional) un poco con la batidora, pero sin hacer un puré. Rectificamos de sal y pimienta, añadimos el tomate y mezclamos. El color de la salsa de tomate cambia mucho si la ponemos antes y la batimos.




Engrasamos ligeramente con mantequilla un molde rectangular tipo plum-cake y lo espolvoreamos con pan rallado. Si no usamos molde de silicona es mejor forrar el fondo del molde con papel de hornear dejando que este sobresalga por dos de los laterales y luego untarlo con mantequilla y pan rallado. Esto nos facilitará la tarea del desmoldado.

Una vez preparado el molde vertemos la mezcla y lo metemos en el horno al baño maría a 180 ºC durante unos 45-60 minutos o hasta que esté cuajado. También lo podemos hornear de manera directa. Antes de sacarlo comprobamos si está hecho pinchándolo con una aguja, si esta no sale limpia lo tendremos un poco más de tiempo. Si vemos que la superficie empieza a coger mucho color, lo cubrimos con papel de aluminio.




Dejamos enfriar y desmoldamos. Lo servimos frío o caliente, sobre pan tostado, sólo o acompañado como ya os he dicho de salsa de tomate o con mahonesa con sabor a anchoas...




4 may. 2015

rosquillas de anís fritas III


De nuevo otra receta de rosquillas, un dulce de masa frita muy popular (de ahí la cantidad de fórmulas que hay para hacerlo) y muy rico para hacer en cualquier época del año.
Estas de hoy las he hecho con ayuda de mi pinche pequeño, de esta manera es más divertido hacerlas.

ingredientes
2 huevos
100 g de azúcar
80 ml de leche
80 ml de aceite
50 ml de anís
ralladura de 1/2 limón
400-420 g de harina
1 cucharadita de levadura
azúcar para rebozar
aceite de girasol para freír









elaboración

Batimos ligeramente los huevos con el azúcar y añadimos poco a poco la leche, el aceite, el anís y la ralladura de limón. Para terminar vamos incorporando la harina con la levadura, lo mejor es añadir de entrada unos 300 g y una vez bien mezclada ver como está la masa, esta debe quedar compacta pero tirando a blanda y ligeramente pegajosa. La cantidad de harina variará según la marca que usemos ya que no todas absorben lo mismo, de ahí que en muchas recetas aparezca eso tan temido de "harina la que admita". También variará la cantidad según sea el peso de los huevos que pongamos.
Una vez que tenemos lista la masa, la dejamos reposar bien tapada unos minutos.




Tras este reposo nos engrasamos las manos con un poco de aceite y vamos cogiendo porciones de masa del tamaño de una pelota de golf, unos 15-20 gramos, hacemos bolitas y las dejamos sobre la encimera 
ligeramente untada con aceite o sobre un papel de cocina.
Mientras, ponemos a calentar abundante aceite de girasol en una sartén honda y cuando esté caliente, sin que llegue a humear, vamos cogiendo bolitas de masa y con el dedo hacemos un agujero en su centro, a medida que formemos las rosquillas las freímos en tandas hasta que estén doradas por ambos lados. El fuego no tiene que estar muy alto para que se hagan bien por dentro.
Cuando estén doraditas, las sacamos y colocamos sobre papel de cocina absorbente para eliminar el exceso de aceite y antes de que se enfríen las rebozamos en azúcar.



Fuente: del blog El monstruo de las galletas