29 mar. 2015

empanada de bacalao, espinacas y pasas


El bacalao es un pescado que en estas fechas cobra un gran protagonismo, son muchas las recetas que podemos preparar, y como con las espinacas hace buenas migas, aprovechando que las tenía recién cogidas, en lugar de preparar un potaje, he preparado esta empanada.
Otra opción sería preparar una riquísima tortilla tan solo tendríamos que añadir a la farsa, unos 5-6 huevos grandes. Una tortilla que para que nos quede de 10 no hay más secreto que dejarla jugosa o sea, no cuajarla mucho, pero eso ya al gusto de cada cual.


ingredientes
250 g de bacalao skrei
1 cebolla hermosa
125 g de espinacas frescas
aceite y sal
1 puñado de pasas
masa de empanada












elaboración

Quitamos las espinas al bacalao fresco, lo secamos bien, lo troceamos en cachos pequeños, salamos y reservamos. Si usamos bacalao en salazón, lo desalamos, después lo escaldamos y desmenuzamos bien.
La lavamos las espinacas, las escurrimos bien, las picamos un poco y también las reservamos.
Pelamos y picamos la cebolla, yo he puesto unos 350 g. Calentamos un poco de aceite en una sartén, lo justo para cubrir el fondo, cuando esté caliente echamos la cebolla y la ponemos a pochar a fuego suave, con un poco de sal. Removemos a menudo para que no se queme. En cuanto esté tierna y ligeramente dorada, la escurrimos un poco si vemos que tiene aceite en exceso y añadimos las espinacas, las salteamos, veremos que reducen, y en cuanto estén blanditas añadimos el bacalao, lo rehogamos y removemos para mezclar todos los ingredientes. Para terminar incorporamos unas uvas pasas remojadas. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.






Una vez preparada la masa, yo he hecho la que utilizo para hacer pizzas, la dividimos en dos partes, una parte algo mayor que otra. También podemos comprar masa lista para hornear.
Estiramos con el rodillo la porción más grande hasta dejarla del tamaño y forma deseado, con ayuda del rodillo la colocamos sobre la bandeja de horno ligeramente engrasada o forrada con papel de hornear. A continuación distribuimos sin llegar a los bordes la mezcla de bacalao, espinacas y cebolla, relleno que cubrimos con el otro trozo de masa estirada, enroscamos los bordes, sellando bien, hacemos un agujero en el centro a modo de chimenea, adornamos con restos de masa y metemos la bandeja en el horno precalentado a 200 ºC unos 25-30 minutos. Dejamos enfriar sobre una rejilla.




Esta empanada queda muy bien si al relleno agregamos también un puñado de piñones tostados, pero al precio que tienen...



23 mar. 2015

pastel de verdel con berenjenas al ajo


Una manera más de comer este estupendo pescado de temporada, sé que a muchos no os gusta por las espinas que tiene, pero quitarlas en fresco no es tan complicado. Una receta un poco entretenida, ya que hay que retirar bien las espinas, pero no más que la receta del pastel de cabracho.
Como guarnición he hecho unos tomates asados con salsa mery.



ingredientes
600 g de verdel cocido y desmigado
2 berenjenas asadas
5 huevos tamaño "L"
1 cacito y medio de salsa de tomate
75 g de queso crema
100 ml de leche entera
aceite sal y pimienta
3-4 dientes de ajo
mantequilla y pan rallado para el molde
tomates asados con salsa mery









elaboración

Precalentamos el horno a 180 ºC.
Limpiamos las berenjenas y las pinchamos con un tenedor para que no revienten, las colocamos en una bandeja de horno y las asamos durante 40-60 minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando. También las podemos hacer en el microondas. Las dejamos entibiar y una vez que las podamos manipular las cortamos por la mitad y retiramos la pulpa, yo he obtenido unos 300 g.
Ponemos una sartén al fuego con un poco de aceite y freímos ligeramente los dientes de ajo finamente picados. Una vez que hemos pasados los ajos por la sartén los añadimos a la pulpa de la berenjena y la aplastamos hasta convertirla en una pasta fina.




Limpiamos los verdeles, les quitamos la cabeza y los cocemos unos 15 minutos en un caldo corto hecho con agua, un poco de vino blanco y una juliana fina de cebolla, puerro, zanahoria, una ramita de perejil, sal y pimienta. Cuando veamos que la espina empieza a desprenderse los sacamos del caldo y los dejamos templar. Una vez que se puedan manipular limpiamos los verdeles quitando bien las espinas y las pieles, los desmenuzamos en trozos no muy grandes y reservamos.
En un bol cascamos los huevos, los batimos y añadimos el queso, el pescado bien desmigado, la leche, el tomate y la berenjena. Mezclamos bien. Rectificamos la sal y pimienta y vertemos la mezcla en un molde tipo plum-cake (o moldes individuales) previamente untado de mantequilla y pan rallado. Si no usamos molde de silicona es mejor 
forrar el fondo del molde con papel de hornear dejando que este sobresalga por dos de los laterales y luego untarlo con mantequilla y pan rallado. Esto nos facilitará la tarea del desmoldado.
Se cuece en el horno al baño maría a 200 ºC durante una hora. Antes de sacarlo comprobamos si está cuajado pinchándolo con una aguja, si esta no sale limpia lo tendremos un poco más de tiempo.



Una vez frío, lo desmoldamos y servimos en trozos acompañándolo con una salsa mahonesa, salsa rosa, salsa tártara... Yo esta vez lo he acompañado con una salsa mahonesa con sabor a pimientos del piquillos. Para hacerla he triturado 50 g de pimientos y el puré obtenido lo he mezclado con 100 g de salsa mahonesa.



22 mar. 2015

tomates al horno con salsa mery




Una guarnición estupenda y muy sencilla de preparar. 
La salsa mery o meri se emplea principalmente para rociar pescados o mariscos hechos a la plancha, asados o a la parrilla, además de otras preparaciones. 

ingredientes
2 tomates maduros
1 cucharadita de perejil fresco picado
1 diente de ajo
25 ml de aceite de oliva
1 cucharadita de zumo de limón
sal


elaboración
Para preparar la salsa mery mezclamos o batimos (eso al gusto) en un bol el perejil, el ajo, la sal, el aceite y el limón.
Según el tamaño de los tomates los partimos por la mitad o en rodajas gruesas, los colocamos en una fuente de horno y añadimos por encima la salsa preparada. Metemos la fuente en el horno a 180-190 ºC durante 25-30 minutos.




18 mar. 2015

rosquillas de anís fritas II


Recetas de rosquillas hay muchas, y siempre que veo una fórmula diferente a la que yo utilizo la guardo con intención de probarla, la lista crece pero reconozco que es un dulce que me da mucha pereza hacer, por lo que lo hago de ciento en viento.
Estas de hoy las hice durante las vacaciones de carnavales aprovechando que tenía manos ociosas dispuestas a colaborar, por lo que la tarea de darles forma resultó mas divertida, los niños participaron encantados. Eso sí, sólo puse la mitad de los ingredientes. 
Para las próximas vacaciones repetiremos con otra receta. 


ingredientes
4 huevos
1 Kg aproximado de harina

250 g de mantequilla derretida
100 ml de aceite de girasol
200 ml de licor de anís
100 ml de leche entera
ralladura de 1 limón
1 sobre de levadura química
una pizca de levadura fresca


para el baño
1/2 vaso de agua
5 cucharadas de azúcar
200 ml de anis

azúcar para rebozarlas



elaboración
Mezclamos la mitad de la harina con todos los ingredientes. Cuando la masa esté homogénea añadimos poco a poco la harina restante hasta formar una masa que no se pegue en las manos. Formamos una bola y la dejamos reposar bien tapada hora y media.
Transcurrido este tiempo estiramos la masa y formamos las rosquillas hasta terminar la masa.
Ponemos a calentar abundante aceite de
 girasol o de oliva suave en una sartén honda y cuando esté caliente, pero que no humee, empezamos a freír las rosquillas hasta que estén doradas por ambos lados. El fuego no tiene que estar muy alto para que se hagan bien por dentro. Las dejamos escurrir y una vez frías las bañamos en la mezcla del agua, anís y azúcar. Terminamos rebozándolas en el azúcar.







16 mar. 2015

pastel de crema de nueces


Y para terminar la semana un rico bizcocho con nueces, relleno con crema de nueces. Buenísimo, pero aviso a navegantes no es para nada light, pero se programa una comida ligera, un pequeño paseo y listo.


ingredientes
para el bizcocho
80 g de harina
80 g de azúcar
3 huevos tamaño "L"
40 g de mantequilla
50 g nueces peladas


además usaremos
crema de nueces para rellenar

azúcar glas para decorar
nueces para decorar
harina para el molde
mantequilla para el molde





elaboración
Troceamos las nueces en trocitos pequeños para que no se vayan al fondo del bizcocho. Fundimos la mantequilla al baño María y tamizamos la harina.
Precalentamos el horno a 200 ºC y engrasamos con mantequilla un molde de 22-24 cm de diámetro, lo espolvoreamos con harina y para quitar el sobrante lo ponemos boca abajo. Lo guardamos en la nevera mientras preparamos la mezcla.
En un bol batimos los huevos y el azúcar con la ayuda de unas varillas eléctricas, hasta que quede una mezcla espesa y espumosa, añadimos la harina, tamizándola por segunda vez, y las nueces picaditas, removiendo con cuidado con una cuchara de madera o espátula. Incorporamos la mantequilla fundida poco a poco. Vertemos la mezcla en el molde preparado y lo metemos en el horno, bajamos la temperatura a 180 ºC y lo dejamos cocer durante 30-35 minutos hasta que la superficie se dore ligeramente. Retiramos el bizcocho del horno, lo desmoldamos (para que el calor del molde no continue cociéndolo) y lo dejamos enfriar sobre una rejilla.




Como opción podemos preparar un almíbar para mojar el bizcocho, yo he prescindido de ello pero si lo queremos hacer se hace de la siguiente manera. Ponemos al fuego un cazo con 3 cucharadas de agua y 30 g de azúcar y dejamos que hierva unos 2-3 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que el azúcar se disuelva por completo. Retiramos el cazo del fuego, dejamos que el almíbar se enfríe un poco y añadimos 3 cucharadas de licor de nueces.




Preparamos la crema de nueces, pinchando en el enlace podéis ver como hacerlo.
Partimos el bizcocho por la mitad en sentido horizontal, colocamos el disco base sobre la fuente de servir, si decidimos poner el almíbar este es el momento de  untarlo, ponemos encima la crema de nueces y tapamos con el otro disco.
Espolvoreamos con azúcar glas y adornamos los bordes con mitades de nuez y el centro con nueces picaditas.






13 mar. 2015

crema de nueces para relleno


Esta crema es otra alternativa a la crema pastelera de siempre, con la que podemos rellenar también bizcochos, hojaldres, pasta choux, canutillos...
Para dar un cambio a esta crema, podemos sustituir las nueces por almendras, avellanas e incluso por turrón.
Pero si lo que quieres preparar es una crema de nueces para tomar como postre de cuchara, en este enlace, intxaursaltsa puedes ver como prepararla.



ingredientes
250 ml de leche entera
50 g de azúcar
2 yemas de huevo
100 g de nueces
un trozo de canela en rama
1 cucharada de harina refinada de maíz, 15 g











elaboración
Aplastamos las nueces con un mazo de madera o en un mortero, hasta conseguir una pasta fina para que no nos quede la crema con tropezones de nueces.
En un cazo ponemos a hervir la leche con el palito de canela, agregamos la pasta de nueces y la mitad del azúcar. Lo cocemos a fuego muy suave durante media hora, hasta que nos quede una crema ligera, removiéndola para que no se pegue. Retiramos el cazo del fuego y dejamos templar la mezcla.
En un bol, mezclamos las yemas de huevo con el azúcar restante y la harina, incorporamos poco a poco la leche con las nueces, volvemos a colocar la mezcla en un cazo y la cocemos a fuego suave, sin dejar de remover, hasta que la crema espese y con cuidado de que no hierva en ningún momento. Retiramos del fuego y del cazo para enfriarla cuanto antes, y para que no forme costra la cubrimos con film transparente, hasta el momento de utilizarla.







11 mar. 2015

pizza a la boloñesa


Una farsa que nos puede servir también para hacer canelones, lasaña, pastel de carne, rellenar verduras, pasta...
Además es una salsa que se conserva muy bien en el congelador, por lo que podemos tenerla ya preparada con mucha antelación. Como se ve en las fotos, la base de las pizzas son de color, la verde está hecha con espinacas y la naranja a base de calabaza.


ingredientes
225 g de masa de pizza
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
1/2 puerro
1 zanahoria
1 diente de ajo
200 g de carne picada
5-6 cucharadas de salsa de tomate
queso rallado al gusto
aceite, sal, pimienta y orégano








elaboración
Preparamos la masa de pizza siguiendo estas propuestas.
Para preparar el relleno, en una sartén con un poco de aceite, ponemos a pochar a fuego suave la cebolla, el puerro, el pimiento, los dientes de ajo y la zanahoria todo bien picadito, sazonamos y lo dejamos hacer por lo menos 20-30 minutos, hasta que las verduras cojan un ligero color. Cuando tengamos la verdura pochada, añadimos la carne picada salpimentada y dejamos que se rehogue bien mezclándola con las verduras. Lo escurrimos todo para quitar la grasa y de nuevo en la sartén añadimos la salsa de tomate y el orégano, lo cocinamos unos 5 minutos para que se mezclen los sabores y ya tenemos listo nuestro relleno. 



Una vez que hemos hecho la masa, la estiramos sobre una bandeja de horno ligeramente engrasada y repartimos la carne picada que hemos preparado. Espolvoreamos la pizza con el queso rallado, añadimos un hilillo de aceite de oliva y ponemos la pizza en el horno precalentado a 200 ºC, unos 15 o 20 minutos.






9 mar. 2015

tarta de calabaza con chocolate


Otro postre más en el que la calabaza es de nuevo protagonista, una tarta sencilla que al llevar la cobertura de chocolate crea un contraste dulce-amargo que es una delicia.
El molde lo he forrado con galletas y mantequilla mezcladas pero se puede forrar con pasta brick, hojaldre o masa quebrada.

ingredientes
para la base
200 g de galletas
100 g de mantequilla derretida

para el relleno
325 g de puré de calabaza
2 huevos tamaño "L"
350 g de leche condensada
50 g de azúcar
1 cucharadita de café de canela en polvo
una pizca de sal
una pizca de jengibre molido

para la cobertura de chocolate
100 g de chocolate de cobertura
75 g de nata líquida
20 g de mantequilla


elaboración

Para hacer la base de la tarta trituramos bien las galletas, las colocamos en un bol, añadimos la mantequilla fundida y mezclamos.
Con la masa obtenida forramos la base y las paredes de un molde, yo he usado uno desmontable de 26 cm de diámetro, una vez forrado el molde lo metemos al horno precalentado a 180 ºC unos 8-10 minutos para que la pasta de galletas se dore un poco. Lo sacamos y dejamos enfriar.




Para hacer el relleno batimos los huevos con el azúcar, una vez mezclado incorporamos poco a poco la leche condensada, añadimos el puré de calabaza, la sal, las especias y mezclamos.
Vertemos la mezcla en el molde y lo metemos al horno precalentado a 180 ºC durante 40-50 minutos o hasta que esté cuajada.
El momento de sacar la tarta será cuando veamos cuajado el borde y el interior aún esté tembloroso, con el calor del molde terminará de hacerse fuera del horno y evitaremos que se cuartee la superficie.
Sacamos del horno y, sin desmoldar, dejamos enfriar.
Si nos ha quedado muy cuajada, retiramos cuanto antes del molde para que no siga cocinándose.





Para hacer la cobertura de chocolate, derretimos el chocolate en un cazo a fuego muy suave o al baño María, añadimos la nata líquida, lo retiramos del fuego e incorporamos la mantequilla fría. También podemos hacerlo en el microondas pero con cuidado para que el chocolate no se queme.
Una vez hecha la cobertura la vertemos sobre la tarta, extendemos para que cubra bien toda la superficie y dejamos enfriar. Adornamos al gusto.





7 mar. 2015

paté de salmón fresco (sin horno)



Una terrina de paté que admite las más variadas combinaciones, podemos hacerlo con cualquier pescado cocinado, fresco o en conserva, cabracho, trucha, bonito, merluza o incluso marisco como mejillones...
También podemos sustituir los langostinos, por patas de cangrejo e incluso añadir un poco de salmón ahumado. Al llevar gelatina queda con cuerpo, manteniendo la forma del molde que usemos, pero también podemos reducirla e incluso prescindir de ella, en este caso nos quedará más estilo crema.
Receta en la que básicamente hay que pasar todos los ingredientes por la batidora y es estupenda para aprovechar ese pescado asado o cocido que nos haya sobrado. 


ingredientes
250 g de salmón fresco cocinado
200 g de queso de untar
100 g de colas de langostinos pelados
1-2 dientes de ajo
6 hojas de gelatina neutra
75 ml de nata para cocinar
2 huevos cocidos pequeños
agua
aceite, sal y pimienta








elaboración
Yo he usado un trozo de salmón al horno que me había quedado, si lo tienes que preparar lo salpimentas y lo haces a tu gusto. Ponemos sal a los langostinos y los salteamos en una sartén con un poco de aceite y los dientes de ajo picados. Hidratamos las láminas de gelatina en un poco de agua.



Colocamos la nata en un cazo y la calentamos, en cuanto rompa a hervir la retiramos del fuego y añadimos las láminas de gelatina bien escurridas y dejamos que se disuelvan.
En un vaso de batidora ponemos la nata aún caliente con la gelatina, los langostinos recién hechos y batimos todo. Después incorporamos el queso, los huevos cocidos pelados y partidos, el salmón desmigado (libre de espinas y piel) y el ajo. Batimos hasta que nos quede una crema. Probamos el punto de sal y damos un toque de pimienta. Repartimos la crema en recipientes y dejamos enfriar en la nevera hasta que coja cuerpo.








Fuente: María Martínez, recetas para Dukan y más



5 mar. 2015

mahonesa de anchoas


Una salsa de mahonesa básica hecha en casa con la batidora, a la que hemos dado un toque diferente al añadir anchoas, salsa que va genial para acompañar pescados, carnes y verduras que sean de consistencia y sabor fuerte.

ingredientes

1 huevo
1 yema
1 cucharada de vinagre
12 cucharadas de aceite de oliva suave o 

    de girasol
6 filetes de anchoas en aceite


elaboración

Para hacer la salsa mahonesa con éxito todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente.
En el vaso mezclador ponemos el huevo, la yema, el vinagre y el aceite. Sal no ponemos ya que las anchoas ya la aportarán. Introducimos el brazo de la batidora y lo llevamos al fondo, la ponemos en marcha y sin moverlo lo mantenemos hasta que espese, momento en el que vamos levantando y bajando el brazo de la batidora poco a poco hasta que veamos que la salsa comienza a engordar y a estar bien ligada. En el último momento se añaden los filetes de anchoas cortados en trozos y los mezclamos.
Una vez hecha la conservamos en el frigorífico hasta el momento de su consumo y no prolongando su conservación por un tiempo superior a 24 horas.




También podemos conseguir otras salsas derivadas de la mahonesa básica.
Si añadimos un diente de ajo crudo picado conseguimos un falso ali-oli.
Si añadimos dos cucharadas de ketchup, dos de zumo de naranja y una de coñac, conseguimos una salsa rosa.
Si añadimos un par de pepinillos en vinagre, una cucharada de alcaparras, cebolla y huevo duro, todo bien picado, tendremos una salsa tártara.
Y si añadimos gelatina conseguimos mahonesa encolada, que se utiliza para napar alguna preparación fría.


Fuente: revista XL semanal




3 mar. 2015

alubias blancas con romesco


El romesco además de ser la salsa del mismo nombre es también un guiso a base de pescados, lubina, rape... cocinados en una salsa compuesta de un majado o picada hecha con los mismos ingredientes con los que se hace la salsa romesco y que una vez hecha se vierte en una sartén o cazuela con aceite, se rehoga durante unos instantes, se moja con agua hirviendo o caldo de pescado y unos minutos después se añade el pescado hasta su cocción.
La receta de hoy solo lleva legumbre, pero podemos añadir al guiso un poco de bacalao, rape...
También podemos cambiar las alubias por garbanzos.


ingredientes
400 g de alubias blancas cocidas
3 dientes de ajo
una rebanada de pan frito
2-3 tomates maduros
2 pimientos choriceros
10 avellanas tostadas
10 almendras tostadas
400-500 g de caldo de pescado
aceite de oliva y sal










elaboración

Remojamos de víspera 4 raciones de alubias. Por la mañana, las escurrimos y colocamos en una cazuela. Las cubrimos con agua dos dedos por encima, salamos, tapamos la cazuela y ponemos a fuego muy suave. Cuando rompa a hervir el agua añadimos un poco de agua fría. Así hasta tres veces. Hay que procurar que no hiervan a borbotones para que los granos no revienten. Una vez cocidas las reservamos.
También podemos usar alubias cocidas en conserva que con sólo abrir el tarro, pasar la legumbre por agua y dejarla escurrir ya la tenemos lista.





Limpiamos los pimientos choriceros, los hidratamos y con la punta de un cuchillo retiramos su pulpa. Reservamos.
Partimos los tomates y los ajos en mitades los colocamos en un plato con un chorrito de aceite, lo cubrimos con film transparente, lo perforamos con un tenedor y horneamos en el microondas 5 minutos.
En un mortero machacamos el pan con los frutos secos, los ajos, los tomates pelados y la pulpa de los pimientos. Una vez hecha la picada la echamos en una sartén con un poco de aceite, la sofreímos y añadimos el caldo hirviendo. Dejamos cocer 10 minutos y salamos.
En una cazuela ponemos las alubias escurridas, vertemos el romesco por encima, removemos con cuidado y dejamos que todo junto dé un hervor.
Las alubias quedarán con la salsa espesa. Pero eso... al gusto de cada uno.








1 mar. 2015

flan de nueces


Un flan para los amantes de las nueces, un postre delicioso que para que nos quede perfecto hay que buscar el punto de cocción pues si se hacen demasiado los flanes se endurecen y no quedan tan ricos y si se cuecen poco se desmoronarán al desmoldarlos.
Para dar un cambio a este flan se puede preparar con almendras en lugar de con nueces, bastará con tostarlas en el horno a 180 ºC secarlas y triturarlas, y en lugar de canela aromatizamos la leche con vainilla. Para decorarlos pondremos almendras fileteadas.
Si no te quieres complicar tanto en lugar de flanes puedes preparar una crema de nueces, intxaursaltsa, y disfrutar igualmente de un postre 
riquísimo con nueces.


ingredientes
500 ml de leche entera
100 g de nueces peladas
150 g de azúcar
un trozo de canela en rama
3 huevos tamaño "L"
2 yemas de huevo tamaño"L"
caramelo para los moldes
nueces para adornar











elaboración
Trituramos las nueces con la mitad del azúcar. En un cazo ponemos a hervir la leche con el palito de canela y agregamos la pasta de nueces. Lo cocemos a fuego muy suave hasta que nos quede una crema ligera, removiéndola para que no se pegue. Retiramos el cazo del fuego y dejamos templar la mezcla. Retiramos toda la canela. Si queremos que quede una crema aún más fina, la pasamos a través de un colador, apretando bien para recoger la mayor cantidad de mezcla.
En un bol, mezclamos los huevos y las yemas junto con el resto del azúcar, pero sin llegar a montar la mezcla. Si se forma algo de espuma los colamos. A continuación incorporamos poco a poco la leche con las nueces, sin dejar de remover.





Caramelizamos 6 moldes individuales, vertemos la mezcla en ellos y los colocamos en una fuente con agua y con un cartón en el fondo. Los cocemos al baño María en el horno precalentado a 160-170 ºC durante 50-60 minutos, tiempo que dependerá de cada horno. Es importante que en ningún momento el agua del baño María hierva y aún menos la crema.
El momento de sacarlos será cuando veamos cuajados los bordes y el interior aún esté tembloroso, con el calor del molde terminarán de hacerse fuera del horno.





Dejamos enfriar a temperatura ambiente fuera del agua y no los desmoldamos hasta que estén completamente fríos, de lo contrario podemos encontrarnos con una desagradable sorpresa. Para desmoldarlos pasamos un cuchillo o una espátula por todo el borde. Para servirlos los volcamos sobre un plato de postre, vertemos encima el caramelo que pueda haber quedado en los moldes y decoramos la superficie con media nuez.
En lugar de flanes pequeños también podemos hacer un flan grande, en este caso hay que tener en cuenta que el tiempo de cocción será diferente.




Fuente: del libro La buena mesa.