29 nov. 2013

streusel de café y almendra



En repostería, el término streusel 
(palabra alemana que significa "algo esparcido o espolvoreado") es una cobertura de mantequilla, harina y azúcar que se pone a magdalenas, panes y pasteles. En algunas recetas se añaden diversas especias y ocasionalmente almendra picada. Aunque esta cobertura es de origen alemán, a veces se considera danesa o sueca.


ingredientes
275 g de harina
1 cucharada de levadura en polvo
75 g de azúcar glas
150 ml de leche
2 huevos tamaño "L"
100 g de mantequilla derretida y enfriada
2 cucharadas de café soluble
1 cucharada de agua hirviendo
50 g de almendras o nueces picadas
azúcar glas para espolvorear

para la cobertura
75 g de harina de fuerza
75 g de azúcar moreno
25 g de mantequilla troceada
1 cucharadita de una mezcla de especies dulces
una cucharadita de agua

elaboración
Precalentamos el horno a 190 ºC, engrasamos ligeramente un molde redondo de 23 cm de diámetro y lo forramos con papel vegetal.
En un bol ponemos la harina tamizada con la levadura y el azúcar.
En una jarra batimos la leche con los huevos, la mantequilla y el café disuelto en la cucharada de agua hirviendo. Vertemos esta mezcla sobre los ingredientes secos, agregamos las almendras y mezclamos todo con suavidad.
Cuando lo tengamos todo bien integrado lo echamos en el molde.



Para hacer la cobertura, en un bol mezclamos la harina con el azúcar, añadimos la mantequilla y amasamos con los dedos hasta conseguir una consistencia de pan rallado. Agregamos las especies (yo he puesto canela y una pizca de nuez moscada) y el agua, y seguimos mezclando hasta conseguir migas. Espolvoreamos con esta mezcla la superficie de la masa del molde y lo horneamos unos 50-60 minutos. Si vemos que la superficie empieza a dorarse demasiado pronto, lo cubrimos holgadamente con papel de aluminio.
Una vez hecho, lo sacamos del horno y esta vez lo dejamos enfriar por completo dentro del molde. Podemos espolvorear azúcar glas antes de servirlo.



Fuente: bizcocho del libro "Delicias al horno". 


27 nov. 2013

tortilla de patata con espinacas


Como veis seguimos con recetas de espinacas, y es que hemos tenido muy buena cosecha de ellas, y aunque hemos congelado, hemos aprovechado a comerlas en fresco, por lo que tenemos unas cuantas recetas más a la espera de ser publicadas.



ingredientes
175 g de espinacas frescas
500 g de patatas
100 g de cebolla
3-4 dientes de ajo
50 g de queso tipo feta o emmental
6 huevos
aceite y sal











elaboración

Pelamos las patatas, las lavamos, secamos y picamos, aquí cada uno a su gusto, yo las lamino procurando que sean del mismo tamaño. Partimos en trozos finos la cebolla y en una sartén con aceite de girasol, ponemos las patatas y la cebolla, salamos y las dejamos a fuego fuerte al principio, para que la patata coja color, tiene que quedar ni frita ni cocida, luego bajamos el fuego hasta que termine de hacerse. Una vez hechas las escurrimos bien. Lavamos las espinacas quitando los tallos, las escurrimos y las picamos un poco.




En una sartén con una cucharada de aceite de oliva ponemos los dientes de ajo picaditos, y en el momento que comiencen a dorarse añadimos las espinacas, removemos, y dejamos que vayan mermando de volumen y se cocinen, soltarán un poco de agua que dejaremos evaporar.
Añadimos el queso, mezclamos hasta incorporarlo y rehogamos todo unos 4-5 minutos hasta que esté bien ligado. Con el queso tipo feta no es necesario poner sal, pero eso ya al gusto del consumidor.
Batimos ligeramente los huevos en un bol, añadimos las patatas con la cebolla y lo mezclamos todo bien.





Ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén de 22 cm de diámetro, y cuando esté bien caliente echamos la mitad de la mezcla del bol. Ponemos las espinacas por encima para terminar con el resto de la patata y huevo. Cuando veamos que la tortilla está cuajada por debajo, le damos la vuelta, la volvemos a poner en la sartén y la dejamos cuajar por el otro lado, con ayuda de una espumadera vamos redondeando los bordes, por supuesto la podemos dejar más o menos cuajada según el gusto de cada uno.







26 nov. 2013

pimientos rojos rellenos de carne con salsa de cebolla



Los pimientos rojos o morrones al ser carnosos también son estupendos para rellenar, y se pueden hacer bien en crudo (enteros o partidos por la mitad) o bien una vez asados. Otra opción a los pimientos del piquillo.




ingredientes
3-4 pimientos rojos asados
200 g de carne picada
1 cebolla
3-4 cucharadas de salsa de tomate
1 cucharada de vino blanco
1 huevo tamaño "L"
150 ml de nata líquida
orégano y pimienta
harina y huevo batido para rebozar
sal y aceite

para la salsa de cebolla

125 g de cebolla
1 cucharadita de coñac o vino blanco
1 cucharadita de harina
10 cucharadas del agua de los pimientos
8 cucharadas de agua







elaboración
Lavamos los pimientos y los asamos enteros en el horno. Los dejamos reposar bien tapados para que suden, los pelamos con cuidado de no romperlos, eliminamos las semillas y los filamentos blancos de dentro y los cortamos en tiras anchas.
Para hacer el relleno, ponemos a calentar un poco de aceite en una sartén y sofreimos la cebolla bien picadita hasta que esté tierna, pero sin dejar que coja color. Añadimos la carne, salpimentamos, removemos y la rehogamos. Cuando tome color añadimos el tomate, el vino blanco y el orégano. Retiramos del fuego y añadimos el huevo batido y la nata, acercamos de nuevo al fuego y dejamos que cueza hasta que espese. Dejamos enfriar. Tambien podemos optar por hacer este otro relleno también de carne.


Repartimos la preparación sobre las tiras de pimiento y las enrollamos sobre sí mismas. Una vez rellenos los rebozamos, pasados por harina y por huevo, y los freímos en aceite caliente a fuego moderado. Los escurrimos y los vamos colocando en una cazuela. El rebozar los pimientos va en gustos, yo siempre lo hago con los de carne.
Para hacer la salsa de cebolla podemos aprovechar el aceite de freir los pimientos si no está muy quemado, dejando solo el necesario. Sofreímos la cebolla cortada hasta que esté tierna, que no se dore mucho. Agregamos la harina, la rehogamos y añadimos el coñac (o el vino), el caldo poco a poco, y ponemos sal. Lo dejamos cocer todo unos 15 minutos, trituramos y lo vertemos encima de los pimientos. Damos un hervor a la cazuela y listo para comer.



Salsa que podemos cambiar por una salsa de setas, o por una salsa de tomate y pimientos...



24 nov. 2013

quiché de espinacas y gambas







ingredientes
230 g de masa quebrada
400 g de espinacas frescas
250 g de gambas limpias
3 huevos

queso rallado
175 g de cebolla
2 dientes de ajo
200 ml de nata para cocinar
3-4 cucharadas de aceite
sal y pimienta










elaboración
En un molde de tarta, colocamos la masa quebrada estirada sin retirar el papel para hornear. Presionamos la masa por los lados y cortamos la masa sobrante y el papel para hornear que sobresalga.
Pinchamos varias veces la base con un tenedor, ponemos papel de aluminio con unas legumbres secas encima y horneamos durante 15-20 minutos a 200 ºC con el horno precalentado. Pasado este tiempo sacamos el molde del horno retiramos la legumbre, que guardamos para posteriores usos, y dejamos enfriar.





Mientras tanto pelamos y troceamos menudita la cebolla y el diente de ajo, limpiamos bien las espinacas, las retiramos el tallo, las escurrimos bien y las troceamos.
En una sartén con el aceite caliente, ponemos la cebolla y el ajo con un poco de sal, y lo dejamos pochar a fuego suave hasta que esté tierno, sin dejar que tomen color. Añadimos las espinacas, dejamos que reduzcan y las cocinamos durante 3-4 minutos. Cuando se hayan secado echamos las gambas, y en cuanto cambien de color retiramos la sartén del fuego y dejamos enfriar ligeramente.



Cascamos los huevos en un bol y los batimos, añadimos la nata, el sofrito de cebolla, ajo, gambas y espinacas, salpimentamos y mezclamos bien todo.
Ponemos la mezcla sobre la base de masa quebrada horneada, espolvoreamos un poco de queso rallado y lo metemos en el horno precalentado a 180 ºC unos 30-35 minutos.

En lugar de hacer una tarta grande, también podemos hacer tartaletas individuales.



22 nov. 2013

flan de manzana y coco


El flan bien sea el clásico de huevo como cualquiera de sus variaciones es siempre un postre perfecto para rematar una buena comida, y como las manzanas están ahora buenísimas, pues flan de manzana y para darle un punto crujiente le añadimos coco. Un postre delicioso, fácil de preparar y que se ajusta muy bien al bolsillo.



ingredientes
caramelo para el molde
3 manzanas reinetas
50 g de coco rallado
un bote pequeño de leche condensada
5 huevos tamaño "L"














elaboración
Lo primero que haremos será caramelizar el molde y asar las manzanas.
Para hacer el caramelo ponemos en un cazo 3 cucharadas de azúcar con una cucharadita de agua y unas gotas de zumo de limón. Con el calor el azúcar empezará a fundirse, cuando esté líquida y empiece a coger un bonito color dorado, cuidado de que no coja demasiado ya que amargará, lo retiramos del fuego y lo echamos en el molde, repartiéndolo para que el fondo y las paredes queden bien impregnadas. Lo dejamos enfriar.





Para asar las manzanas, las descorazonamos, las hacemos un corte en la piel y las metemos en el microondas durante 5 minutos a máxima potencia, este tiempo es orientativo, dependerá de la potencia de cada aparato. Una vez asadas las sacamos, retiramos la piel y hacemos un puré espeso. Las dejamos enfriar ya que si las añadimos calientes nos cuajará el huevo.
Batimos los huevos ligeramente, si nos quedan con espuma los colamos, así la crema nos quedará más fina. Los mezclamos con la leche condensada y con el coco rallado. Vertemos la mezcla en el molde y lo colocamos en una fuente con agua y un cartón en el fondo, y los cocemos al baño María en el horno precalentado a 150-160 ºC durante 50-60 minutos, tiempo que dependerá de cada horno. Antes de sacarlo comprobamos que está cuajado introduciendo un palillo de brocheta.






Dejamos enfriar a temperatura ambiente fuera del agua y no lo desmoldamos hasta que esté completamente frío, de lo contrario podemos encontrarnos con una desagradable sorpresa. Para desmoldarlo, pasamos un cuchillo o una espátula por todo el borde.

En lugar de un flan grande también podemos hacer flanes individuales, en este caso hay que tener en cuenta que el tiempo de cocción será menor.



Fuente: receta de M.ª Jesús Gil de Antuñano en la revista Semana.


21 nov. 2013

canelones rellenos de coliflor



Estaba cantado que detrás de la receta de como hacer pasta fresca de espinacas tocaba la receta de cómo la habíamos preparado, pues ya veis una receta de camuflaje en toda regla, perfecta para los que son poco amigos de la verdura y en especial de la coliflor, al ir con besamel y queso su sabor queda muy suavizado. En casa la coliflor así gusta mucho, pero al ir con la pasta verde no las tenía todas conmigo, sabía que alguna protesta iba a tener pero pasó todo lo contrario, mi hijo pequeño no paró de decir: anda pero si está muy rico...
Eso sí, hacer la pasta de los canelones lleva su tiempo, así que merece la pena hacer cantidad y congelar, ahorraremos tiempo y dinero.



ingredientes
500 g de coliflor
60 g de mantequilla
60 g de harina
750 ml de leche
325 g de pasta fresca de espinacas
queso emmental rallado
1-2 cucharaditas de perejil fresco picado
16 lonchas de jamón cocido
aceite y sal








elaboración
Dividimos la coliflor en ramilletes, la cocemos al vapor durante 10 minutos y una vez cocida, la trituramos con un tenedor.
Cocemos por tandas las placas de canelones durante 2-3 minutos en abundante agua hirviendo con sal, las escurrimos y las estiramos, sin superponerlas, para que se sequen sobre un trapo de cocina.






Para hacer la besamel fundimos la mantequilla en una cazuela, añadimos la harina que rehogamos durante unos minutos, para que pierda su sabor a crudo, pero sin dejar que tome color. A continuación vamos echando poco a poco la leche, sin dejar de remover, importante para que nos quede una besamel rica y sin grumos, así hasta terminar la leche, ponemos una pizca de sal y cocinamos la besamel a fuego suave durante unos 15 minutos, con cuidado de que no se pegue al fondo de la cazuela. Retiramos la mitad a un bol y reservamos, a la otra mitad añadimos unos 25 g de queso, el perejil y la coliflor. Mezclamos bien.







Sobre cada canelón ponemos una loncha de jamón, una porción de la besamel de coliflor con queso y formamos rollitos.
Ponemos un poco de la salsa besamel que tenemos reservada sobre el fondo de una fuente que pueda ir al horno y colocamos encima los canelones uno al lado del otro y los cubrimos con el resto de la salsa. Espolvoreamos con queso rallado y los horneamos a unos 200 ºC durante 20 minutos o hasta que veamos que el queso ha fundido y esté doradito. Hemos comido 8 canelones, el resto ha ido al congelador.




Fuente: la cocina es... astucia, de Paola Loaldi.



19 nov. 2013

pasta fresca de espinacas


ingredientes
200 g de harina
1 huevo pequeño
60 g de espinacas frescas
1 cucharadita de sal
harina para estirar la masa

elaboración

Cocemos las espinacas durante 2-3 minutos, las refrescamos, escurrimos muy bien y trituramos, guardamos un poco del líquido por si nos hace falta añadir a la masa.
Hacemos un volcán con la harina, ponemos sal por todo el contorno y en el centro el huevo ligeramente batido junto con el puré de espinacas. Lo trabajamos todo hasta obtener una masa de color uniforme, lisa, brillante y fácil de manipular. Si
 vemos que nos queda seca y se nos quiebra, no todas las harinas absorben lo mismo, añadimos un poco más de huevo o un poco del líquido que hemos reservado. Si nos queda pegajosa añadimos un poco más de harina. Envolvemos la masa con film de cocina para que no se seque y la dejamos reposar 30 minutos.
Con estos ingredientes obtendremos unos 325 g de pasta. 

Para hacer placas de canelones o lasaña, cogemos una porción de masa, (el resto lo dejamos envuelto en el film de cocina para que no se reseque), la enharinamos un poco, pero sin usar demasiada harina para que no nos quede pesada y dura, y empezamos a estirarla, en mi caso con el rodillo, hasta dejarla de unos 3 mm de grosor, le damos la vuelta y seguimos estirando en sentido contrario hasta tener una hoja tan fina como el papel y de la que sacamos rectángulos, en mi caso de 14x10 cm. Imagino que este trabajo se simplificará mucho con la máquina para pasta. 
Una vez cortados los rectángulos, los vamos cociendo por tandas, unos pocos cada vez durante 2-4 minutos en abundante agua hirviendo salada, los escurrimos y los estiramos sin superponerlos sobre un trapo de cocina para que se sequen, y ya los tenemos listos para rellenar. 
Con esta cantidad de ingredientes me han salido 16 canelones hermosos. 




Para hacer ñoquis, cogemos pequeñas porciones y formamos churros de 1 cm de grosor, enharinamos un poco la mesa para evitar que la masa se nos pegue, pero sin usar demasiada harina para que la pasta no quede pesada y dura.
Cortamos los churros en pequeños trocitos de unos 2 cm de largo, y uno a uno les damos forma con ayuda de los dientes de un tenedor apretando con el pulgar ligeramente, los colocamos de nuevo en la mesa enharinada hasta terminar con todos, y ya solo queda cocerlos en abundante agua hirviendo con sal hasta que el ñoqui flote, los sacamos, escurrimos y colocamos en la salsa elegida.




Fuente de la pasta fresca verde: La cocina es... astucia, de Paola Loaldi.



18 nov. 2013

arroz con vegetales al curry





ingredientes
3 tacitas de arroz, 400 g
750 ml de caldo vegetal
calabacín
berenjena
200 champiñón laminado
1 pimiento troceado
1 cebolla
1 diente de ajo
2 tomates
perejil fresco picado
3 cucharadas de aceite
1-2 cucharaditas de curry
sal y pimienta





elaboración

Limpiamos y loncheamos la berenjena, la salamos y la dejamos escurrir unos 30 minutos.
Pelamos el calabacín (también podemos no hacerlo) y lo troceamos en lonchitas. Pelamos y picamos la cebolla y el ajo. Limpiamos los champiñones y los troceamos. Escaldamos l
os tomates, les quitamos la piel y los picamos.
Secamos la berenjena y la troceamos en daditos que ponemos a dorar en una cazuela con aceite bien caliente. Retiramos los dados de la sartén y los ponemos a escurrir.
Echamos un poco más de aceite en la sartén y ponemos a dorar la cebolla y el ajo. Una vez que estén tiernos añadimos el pimiento y el calabacín, y lo sofreímos unos minutos. Incorporamos los champiñones, salamos y cocemos durante unos 2-3 minutos a fuego vivo, sin parar de remover.




Añadimos el tomate, el curry y un poco de pimienta. Dejamos cocer otro par de minutos. Incorporamos el arroz, removemos un poco, añadimos el caldo bien caliente y proseguimos la cocción unos 18-20 minutos. Cuando falten unos 5 minutos para que el arroz esté cocido, agregamos las berenjenas. Espolvoreamos el perejil y servimos. Para enriquecer el plato y hacerlo plato único podemos añadir pollo.














16 nov. 2013

budin de sobaos y pasas


Un postre primo hermano del pastel de frutas, que tanto gusta en casa, digamos que este es una versión más económica, y para el que podemos utilizar en lugar de sobaos, restos de algún bizcocho, magdalenas... e incluso pan. 
Un postre sencillo y fácil, pero si lo queremos hacer más casero todavía, en lugar de hacerlo con preparado para flan, podemos hacerlo con huevos, leche ...



ingredientes
80 g de pasas remojadas en agua o licor
sobaos pasiegos
6 cucharadas de azúcar
2 sobres de flan clásico "mandarín"
1 litro de leche entera
caramelo líquido











elaboración
Caramelizamos un molde de cake, bien con caramelo líquido, que ya viene preparado, o bien lo hacemos nosotros, yo he optado por el comprado.
Ponemos la mitad de la leche a calentar junto con el azúcar. En una taza ponemos el contenido de los sobres de preparado de flan y el resto de la leche y lo removemos hasta su completa disolución.
Cuando la leche que tenemos al fuego hierva, añadimos la mezcla anterior sin dejar de remover. Cuando empiece a hervir de nuevo lo retiramos del fuego y reservamos. Con esta marca de flan no hay que esperar a que espese, lo hará al enfriarse.




En el molde que hemos preparado vamos colocando una capa de sobaos y esparcimos encima unas pasas, lo cubrimos con el flan preparado y de nuevo colocamos otra capa de sobaos, pasas y más flan. Acabamos con una capa de sobaos y echamos el flan que nos quede. Damos unos golpecitos para que el flan se distribuya bien y dejamos enfriar. Desmoldamos y servimos.








14 nov. 2013

coliflor en tempura con salsa de queso roquefort


La coliflor es una de las variedades de col que más consumimos en casa, ya que las tenemos en la huerta y son muchas las formas de cocinarla, y aunque la más habitual es hacerla al ajillo, al ajo arriero, con mahonesa o gratinada, comerla en forma de pudines, croquetas, en tortilla o frita como hoy en forma de buñuelos, (también la podemos rebozar o empanar). Así frita es una buena opción para ocasiones especiales.





ingredientes
1 coliflor pequeña
200 ml de nata líquida
50 g de queso roquefort
aceite y sal

para la tempura

100 g de harina
150 ml +/- de caldo o de agua helada
media cucharadita de levadura royal
cebollino picado
una pizca de sal







elaboración
Retiramos las hojas verdes y separamos la coliflor en ramilletes pequeños, los limpiamos y los ponemos a cocer en abundante agua hirviendo con sal, durante unos 10-15 minutos a fuego suave. Cuidado de no sobrecocerla, nos tiene que quedar cocida pero entera.
Sacamos la coliflor del agua (que no tiramos, parte la enfriamos para hacer la tempura). Colocamos los ramilletes de coliflor sobre papel absorbente para que estén bien secos antes de freirlos.
Para preparar la tempura, mezclamos en un bol todos los ingredientes hasta que nos quede una masa ligeramente espesa y la dejamos reposar unos minutos en la nevera.




Cuando esté bien seca y fría la coliflor, la rebozamos y freimos por tandas en aceite bien caliente, y la dejamos escurrir. En el momento de servir la acompañamos con la crema de queso, que podemos presentar en el mismo plato que la coliflor o en un cuenco aparte para que cada comensal se sirva a su gusto.
Hacer la salsa de queso es bien fácil, ponemos en un cazo los 200 ml de nata, añadimos queso azul al gusto y dejamos reducir, si nos espesa demasiado lo aligeramos con un poco de caldo o leche.




13 nov. 2013

embotar pimientos morrones




Otra conserva que no falta en el fondo de mi despensa. 



ingredientes
pimientos rojos para asar

elaboración
Asamos los pimientos con piel en el horno a temperatura media o bien de forma más tradicional, sobre las brasas de un fuego de leña. Una vez asados, los dejamos enfriar, bien tapados para que suden, los pelamos y les quitamos las semillas, guardando el líquido que sueltan.




Troceamos los pimientos en tiras más o menos gruesas y los vamos metiendo en los tarros. Rellenamos con el líquido que han soltado los pimientos.

Cerramos bien los tarros y los cocemos al baño María, para ello los colocamos en una cazuela, los cubrimos con agua templada y los dejamos hervir durante 20 minutos (contados desde que comienza a hervir el agua). Los dejamos enfriar en el mismo agua y no los sacamos hasta que estén totalmente fríos. Una vez fríos, los sacamos, los etiquetamos y ya los podemos guardar, boca abajo hasta el momento de consumirlos. 
Una guarnición perfecta para acompañar carnes, pescado o simplemente en ensalada son riquísimos.



Si son pocos los pimientos que queremos guardar, tener en cuenta que congelan de maravilla.



12 nov. 2013

salsa de tomate



El tomate es casi imprescindible en una ensalada, y también en multitud de preparaciones, se puede tomar crudo, en zumo, a la plancha, rebozado... podemos rellenarlos de arroz, verduras, atún... y sobre todo es el rey de los sofritos y de las salsas. Y como es una salsa que no falta nunca en mi nevera tampoco podía faltar de mi recetario.



ingredientes
1 cebolla grande
1 kg de tomate natural triturado casero
1 cucharadita de sal
3-4 cucharadas de azúcar
aceite












elaboración
Ponemos a calentar una cazuela alta (para minimizar las salpicaduras) con aceite, añadimos la cebolla picada con la sal y cuando empiece a tomar color, echamos el tomate y el azúcar. Dejamos cocer a fuego suave durante 45-60 minutos, sin olvidarnos de removerlo regularmente para que no se pegue. Probamos el punto de sal y de azúcar, y trituramos. Si lo hacemos con batidora perdera el color rojo y se tornará más naranja, pero poniéndolo a hervir cogerá de nuevo su color rojo.





10 nov. 2013

espirales de espinacas, beicon y queso


Unas espirales que me encantaron cuando se las vi a Pilar, me parecieron perfectas para camuflar las espinacas, ya que mis hijos parece que juegan a hoy me gustan, hoy no me gustan. Y han sido todo un éxito, les parecen mini pizzas, y no duran un asalto. Animaros a probarlas, son fáciles y muy rápidas de hacer.






ingredientes
225 g de harina
2 cucharaditas de levadura "royal"
1/2 cucharadita de sal
60 g de mantequilla fría troceada
125-135 ml de leche entera
1 cucharada de mostaza
90 g de emmental rallado
30 g de espinacas frescas picadas
90 g de beicon troceado









elaboración
Precalentamos el horno a 190 ºC.
En un bol mezclamos el queso, las espinacas y el beicon.
Ponemos en un bol la harina, la sal y la levadura. Pilar en su receta, usa harina con levadura incorporada y le añade 1 cucharadita de levadura, yo he usado harina normal a la que he añadido 2 cucharaditas de levadura. 

A continuación añadimos la mantequilla y lo trabajamos con las manos hasta obtener una consistencia de pan rallado. Agregamos la leche y mezclamos hasta obtener una masa blanda, pero manejable.
Extendemos la masa con el rodillo encima de papel de horno formando un rectángulo de unos 30x25 cm.







Extendemos la mostaza por toda la superficie, dejando un reborde de unos 2 cm, esparcimos la mezcla de queso, espinacas y beicon y enrollamos la masa empezando por el lado más ancho y presionando un poco el relleno.
Después cortamos con un buen cuchillo unas 14-15 rebanadas, que vamos colocando en la bandeja de hornear cubierta con papel de horno, dejando espacio entre ellas. Metemos al horno unos 15-20 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. 





Fuente: del blog de Pilar Mi Mesa para tres